CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

- Los arqueólogos descubrieron una enorme lápida funeraria de piedra que cubre la tumba de uno de los primeros sacerdotes católicos en México tras la conquista española de 1521, una sepultura hundida en lo que parece ser un templo azteca.

El hallazgo muestra hasta qué punto los españoles reutilizaron los templos de la capital azteca en los primeros años después de conquistarla.

La enorme lápida funeraria fue descubierta en días recientes en el sitio de la ahora desaparecida primera catedral de la Ciudad de México, a unos metros de la actual catedral que la reemplazó en la década de 1620.

La lápida de casi 2 metros de largo fue hallada hundida al mismo nivel del piso de estuco de lo que parece ser un templo azteca. La catedral simplemente se construyó sobre el templo y aparentemente utilizaron el mismo piso. Al parecer los españoles sólo colocaron al piso un recubrimiento delgado de cal antes de utilizarlo para su iglesia.

“Los españoles, Hernán Cortés y los que lo acompañaban, se adecúan a los mismos espacios prehispánicos, a los templos, a los basamentos, y los reutilizan”, dijo Raúl Barrera, un arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, perteneciente al gobierno. “Incluso reutilizan los muros, los espacios, los pisos. Ellos no todo lo pueden destruir de inmediato”.

El nombre del sacerdote Miguel de Palomares fue encontrado tallado sobre la lápida. Los arqueólogos aún tienen que confirmar que se trate de su sepultura, y esperan hallar sus restos cuando levanten la losa en las próximas semanas. De Palomares fue un sacerdote prominente que murió en 1542 y fue sepultado dentro de la antigua catedral, al parecer cerca del altar. Barrera dijo que piedras ubicadas cerca de un extremo de la losa parecen ser parte de ese altar.

Copyright 2016 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1NdZXwi