CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

- Vivían en distintas partes del mundo y tras más de un año y medio de no verse las tres hermanas peruanas iban a reunirse al fin con sus familias en Nueva York.

Pero los atentados ocurridos el martes en Bruselas truncaron la tan esperada reunión al cobrarse la vida de una de ellas, Adelma Tapia Ruiz, madre de dos gemelas de cuatro años.

“Nos íbamos a ver todos. Siempre escogemos un lugar, para reunirnos”, dijo a la AP un familiar que prefirió no identificarse por motivos de privacidad.

Tapia, de 37 año, iba a viajar a Nueva York para reunirse allí con su hermana Milenka, que vive en Nueva Jersey, y su hermana Celia, que vive entre Miami y Perú, dijo el pariente durante una entrevista telefónica en Nueva York.

La peruana junto a su marido, Christopher Delcambe, e hijas, Maureen y Alondra, esperaba el martes en el mostrador de la aerolínea American Airlines una conexión aérea hacia la ciudad estadounidense.

Los atentados, sin embargo, destrozaron los planes de muchos: 34 personas murieron y otras 200 resultaron heridas. El grupo Estado Islámico, que estuvo detrás de los atentados que dejaron 130 muertos en la capital francesa hace cuatro meses, reivindicó la responsabilidad por las bombas.

Delcambe y las gemelas se salvaron de morir porque en el momento de los atentados habían ido a otra zona del aeropuerto.

“Ella era una mujer feliz. Todos la conocían, estaba siempre dispuesta a ayudar y a promover Perú en Bélgica”, dijo el familiar. “Aspiraba a ser chef y era una buena madre, una buena hermana”.

Tapia se casó con Delcambe en Lima hace nueve años y la pareja se trasladó al cabo de poco a Bruselas.

Instalados en Tubize, a 33 kilómetros al suroeste de Bruselas, Tapia se dedicó a la crianza de sus niñas y les enseñó español para que no olviden sus raíces maternas, pero también comenzó a soñar con tener un restaurante de comida peruana.

La madre de familia, nacida en la amazónica región sureste de Ucayali, gustaba cocinar platos de la gastronomía peruana y en 2015 había participado en un festival gastronómico organizado por el consulado peruano en Bruselas.

Dos semanas antes de morir había participado junto a centenares de mujeres de diversas nacionalidades en una marcha en reclamo de mayor atención para las refugiadas y bailó frente a la estación central de trenes de Bruselas.

Su breve vida quedó retratada en 45 fotos que subió a su cuenta de Facebook, donde en la mayoría se la ve junto a su familia. En una fotografía de noviembre en la que su esposo la abraza mientras carga a sus dos hijas comentó: “Simplemente mi hermosa familia que he formado al lado de mi compañero y esposito”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2016 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1MNkyC0