CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El Valle del Silicio y el Valle de Salinas están aproximadamente a una hora de distancia, pero no tienen que estar en mundos diferentes.

Se ha creado otro programa nuevo para abrir la denominada “cortina de la lechuga” que divide a los dos centros industriales. El primer hackatón Apps for Ag se llevó a cabo el pasado fin de semana en el campus de la universidad comunitaria Cabrillo en Watsonville, y ahí se unieron codificadores y agricultores comerciales.

“Es bueno ver que la industria agrícola planta semillas, por así decirlo, de ideas y nos dice qué es lo que necesita”, dijo Michael Matera, instructor de computación e informática de Cabrillo que ayudó a organizar el evento.

Los representantes del Departamento de Agricultura de EE. UU., Driscolls y Lakeside Organics hablaron ante estudiantes y profesionistas acerca de los tipos de tecnología que les gustaría que se creara para aliviar las presiones que enfrentan los agricultores, incluida la demanda de alimentos, la sustentabilidad, los reglamentos y la escasez de agua y mano de obra.

“Necesitamos una visión externa de la agricultura”, dijo Juan González, gerente de operaciones de Lakeside Organics.

González les dijo a los participantes que le gustaría un programa que pueda ayudar con los planes de siembra.

“Es fácil dividir el porcentaje de las cosechas cuando la parcela es cuadrada”, explicó. “¿Pero qué pasa cuando el terreno tiene una forma como la del estado de Virginia?”

Lesley Amezcua de King City y Emily García de Salinas son estudiantes de primer año en el programa CSin3 de la universidad comunitaria Hartnell y en la Universidad Estatal de California de la Bahía de Monterey. Esperan graduarse con títulos de computación en tres años.

“Estamos pensando en crear una aplicación para rastrear alimentos”, dijo García. “Esta les dirá a los consumidores de dónde proviene el alimento, y si está contaminado ayudará a los agricultores a saber de dónde provino”.

Jessica González y Patrick Zelaya de Salinas tuvieron una lluvia de ideas acerca de una plataforma de programación para los agricultores vecinos que tienen que comunicarse y negociar entre sí acerca de tareas como quién debe fumigar o cuándo deben regar.

“Si el campo vecino al mío está fumigando yo no puedo tener a mi gente ahí, así que tendré que sacarlos”, dijo Juan González. “Si este agricultor quiere regar al mismo tiempo que yo, tenemos que hablar al respecto porque compartimos el mismo pozo”.

Más de una docena de hackers se pusieron a trabajar durante el evento, sembrando soluciones para los campos. Al final del evento el pasado domingo por la noche, los diferentes equipos tendrán que finalizar su producto y vendérselo a los inversionistas en un ejercicio simulado de comercialización. La universidad comunitaria Cabrillo, Universidades Comunitarias de California, Digital Nest, el Buró Agrícola y el Centro para el Desarrollo de Pequeños Negocios de la Costa Central organizaron el hackatón.

(c)2016 the Santa Cruz Sentinel

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1pG27dJ