LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

En una sala llena de socios del Club Rotario se escucharon gritos ahogados en diferentes momentos del martes, mientras el jefe de bomberos de Salinas revelaba detalles adicionales acerca del enorme incendio que acabó con el edificio histórico Dick Bruhn el 13 de febrero, y daba una explicación de por qué hay un retraso significativo en la generación del informe para las autoridades.

La causa exacta del incendio aún no se ha determinado, pero el jefe de bomberos de Salinas Ed Rodríguez dijo que parece haber tenido un origen eléctrico y comenzó en el segundo piso. Durante la investigación inicial, que incluyó la ayuda de los investigadores del Departamento de Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, ATF) se descartó que el incendio haya sido provocado.

En un video de seguridad de un negocio que se encuentra frente al edificio Dick Bruhn, y que ha sido ampliamente compartido, es posible ver a un hombre que sale del edificio al mismo tiempo que empieza el humo del incendio, lo cual ha generado gran especulación entre el público acerca de la participación de esa persona.

Después de que en el pasado el propietario Gerry Kehoe hizo trabajos en el edificio sin obtener permisos, la ciudad prohibió que se llevara a cabo cualquier trabajo adicional, y Kehoe dijo que mientras tanto estaba usando el lugar para almacenamiento.

El martes, Rodríguez aclaró que el hombre, un empleado de Kehoe que no fue identificado, le había pedido a su esposa que se reuniera con él ahí para poderle dar a su familia un tour del edificio, que data de la década de 1920.

Como no había luces en el edificio, el empleado salió por la puerta de atrás para encender los interruptores de circuito. Uno de ellos se desconectó, y mientras la familia se encontraba en el piso superior del edificio, que tiene dos pisos y una entreplanta, comenzaron a oler humo.

Fueron a la entreplanta y vieron que ya había un incendio considerable. En ese momento, explicó Rodríguez, la familia se separó: la esposa y dos niños se dirigieron hacia la parte de atrás del edificio, mientras que el hombre fue hacia la puerta del frente y la mantuvo abierta para que su familia saliera.

Una vez que la familia le dio la vuelta al edificio hasta donde se encontraba el hombre, este llamó al 911 aproximadamente al mismo tiempo que el propietario de un negocio cercano llamaba también.

A pesar de que múltiples vehículos y personas pasaron por el lugar en el momento en que el humo negro salía del edificio, nadie más llamó a las autoridades para reportar el incendio, dijo Rodríguez.

Hubo un retraso de aproximadamente 10 a 15 minutos para reportar el siniestro; como los incendios normalmente duplican su tamaño cada minuto, este ya se encontraba bastante avanzado cuando llegaron los bomberos, explicó.

“No puedo enfatizar suficiente la importancia de que si usted ve un incendio, debe hacer que la ayuda se dirija al lugar de inmediato”, agregó.

Las goteras del techo, los tragaluces quebrados y descubiertos, la puerta frontal abierta e incluso una abertura en la sección de envoltura de regalos del segundo piso que se utilizaba para dejar caer los regalos, fueron elementos que complicaron el asunto, ya que aceleraron el flujo de aire al incendio.

Los bomberos tardaron tres días en extinguir el incendio de cinco alarmas, y el humo se podía ver a millas de distancia. Durante las primeras 18 horas se utilizaron de 11,000 a 12,000 galones de agua por minuto para apagar el incendio.

Este siniestro permitió poner de relieve el sistema de ayuda mutua de la zona, ya que contaron con 42 equipos adicionales para combatir el incendio, y también acudieron otras 15 dependencias de bomberos de tres condados, incluidos Santa Cruz y San Benito, y todo el personal disponible fuera de servicio del Departamento de Bomberos de Salinas.

Rodríguez se encontraba en Portland al momento del incendio, pero rápidamente tomó un vuelo de regreso.

Otros cinco negocios sufrieron daños a causa de humo, agua o fuego, mientras que el tráfico de la zona estuvo restringido durante seis días.

Rodríguez observó que había sido un “milagro” que nadie hubiera resultado lesionado en el enorme incendio que rápidamente hizo que los bomberos se pusieran a la defensiva, ya que el fuego del segundo piso se salió de control.

El Club Rotario del Centro de Salinas invitó a Rodríguez a hablar durante su reunión almuerzo del martes, no sólo para que proporcionara una actualización directa del incendio, sino también para permitir que los socios hicieran preguntas, informó Vickie Dixon, presidente del Club Rotario del Centro de Salinas.

Muchos socios del Club Rotario del Centro de Salinas también son propietarios de negocios o edificios en el área de Oldtown.

“Nuestro club ha establecido un compromiso significativo para ayudar con el área del centro, su embellecimiento y revitalización, así que cuando esto sucedió en el edificio Dick Bruhn, uno de los monumentos del área de Oldtown, pensamos que sería algo que les interesaría mucho a los socios de nuestro club”, agregó.

Sólo dos personas de la concurrida junta de Rotarios del martes nunca habían estado en el edificio Dick Bruhn, el cual ha estado vacante durante años; después de que Rodríguez hizo su presentación, los socios del club también escucharon a Dick Arentz, quien trabajó en el edificio en la década de 1970.

Él estuvo ahí durante un terremoto en 1979, cuando los pilares del edificio se merecieron al sacudirse el suelo, y también fue testigo de la boda de una cajera en jefe que se casó un día en la escalera principal del edificio.

Arentz dijo que sintió como que había perdido un capítulo personal de su historia en el Valle de Salinas cuando el edificio se quemó.

Dixon informó que el incendio fue “una pérdida definitiva para el área del centro”, y que espera que por lo menos la fachada del edificio se pueda rescatar.

Se calcula que los daños al edificio y su contenido suman un total de entre $2 y $3 millones de dólares, dijo Rodríguez, y Kehoe ha dicho que el seguro del edificio era mínimo.

El inmueble continúa siendo estructuralmente sólido, pero el callejón y la acera que lo rodean permanecen cerrados, ya que Kehoe tiene que efectuar una cantidad sustancial de trabajo. En este momento el futuro del edificio no está claro, pero Kehoe dijo que estaría abierto a la posibilidad de restaurarlo.

Los funcionarios de edificios de la ciudad le enviaron una carta a Kehoe la semana pasada con detalles acerca de lo que queda por hacer en el edificio, como mantenerlo seguro, seguir el proceso de limpieza de escombros, obtener un informe final de integridad estructural y limpiar los vidrios y los materiales que se han estado cayendo del edificio. Kehoe tiene hasta mayo para completar esas tareas.

Aunque la ciudad y Kehoe han tenido una relación difícil en el pasado, se reportó que la ciudad está trabajando para acelerar la expedición de cualquier permiso que pueda necesitar ahora para el edificio.

Rodríguez también expresó su agradecimiento al Departamento de Bomberos de Los Ángeles por proporcionar un perro detector de incendios provocados durante la investigación, a la Oficina de Servicios de Emergencia de California por proporcionar dos perros detectores de cadáveres, y a la oficina de la ATF en San José por enviar ocho investigadores del “principal equipo de detección de incendios provocados de la Costa Oeste”.

Los miembros del público también fueron esenciales al proporcionar videos de sus teléfonos celulares acerca del incendio a los investigadores y por apoyar al personal de emergencia en los días posteriores al incendio.

Antes del siniestro había asbesto en el edificio, pero cualquier residuo de este material en la propiedad “es mínimo” y no representa ninguna preocupación de seguridad”, dijo Rodríguez.

En las semanas anteriores al incendio, la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado comenzó las etapas iniciales de una investigación acerca de supuestas violaciones relacionadas con el asbesto en el edificio, pero hasta ahora no se han presentado cargos en ese caso. Rodríguez informó que espera una actualización de la investigación preliminar la próxima semana. y felicitó a las numerosas dependencias que participaron en el la respuesta al incendio, incluidos los departamentos de policía y bomberos que fueron puestos a prueba en los días posteriores, y agradeció a la ciudad y al público por invertir en personal y equipo para el departamento.

A pesar de que una tercera parte del personal del Departamento de Bomberos de Salinas es nuevo, los bomberos han recibido una experiencia sustancial al trabajar en Salinas y actuaron con mucha calma en su respuesta inicial al incendio, en particular con los bomberos de otras dependencias que no han experimentado tanta actividad, observó.

“Estoy orgulloso del trabajo que hicieron”, dijo Rodríguez.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1oWCPHw