LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

- Cientos de miles de peregrinos irán a la frontera a escuchar hablar al papa, y es probable que la clase política de Estados Unidos lo escuche también. La misa se realizará el 17 de febrero en Ciudad Juárez y ocurre ocho días después de que se celebren las elecciones primarias de New Hampshire, y tres antes de las primarias de Carolina del Sur y Nevada.

La visita del papa también se produce en momentos en que en Estados Unidos arrecia una retórica contra los inmigrantes que no tienen autorización para permanecer en el país de parte de aspirantes a la presidencia como Donald Trump, quien lidera las encuestas entre los republicanos, y que ha prometido deportar a los más de 11 millones de inmigrantes que se cree que viven en el país sin permiso, o de Ted Cruz, que busca privar de la ciudadanía a los hijos de migrantes nacidos en ese país.

La inmigración es un tema que toca el corazón de Francisco, y aunque los analistas dudan de que el pontífice vaya a hacer un pronunciamiento político o se inmiscuya en la política estadounidense, se espera que su mensaje sea escuchado a ambos lados de la frontera por millones de personas.

Francisco habló de la inmigración ilegal en el pasado, incluso durante su visita a Estados Unidos en 2015 cuando le dijo al Congreso que “no debemos ser tomados desprevenidos por su número, sino verlos como personas”.

Copyright 2016 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1WTa362