CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Bernardo Camacho, de 24 años, pasará el resto de su vida en prisión por matar a Azahel Cruz, de seis años de edad, durante un tiroteo en coche de pandillas en el 2010.

Camacho fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional el miércoles por la tarde, trayendo un sentido de resolución a un largo y difícil camino de tragedia para los seres queridos de Cruz.

Durante la sentencia el miércoles, el fiscal de distrito Jimmy Panetta leyó una carta de Alcantar a la corte.

En esa carta, Alcantar dijo que cuando Camacho disparó a su hijo, él también "me disparó en el alma" y destruyó a su familia. Sus hijas todavía sufren el trauma de lo ocurrido y viven en constante miedo, a veces se despiertan con pesadillas de ver a su hermano en un charco de sangre.

Sin embargo, Alcantar dijo que se siente "tranquila" sabiendo que los que lastimaron a su familia se enfrenta a la justicia y agradeció a aquellos que ayudaron con el caso.

La Juez de la Corte Superior del Condado de Monterey Pamela Butler presidió el juicio con jurado que duro dos semanas en diciembre, y el miércoles, dijo que mientras ella no cree que Camacho pretendió disparar el niño esa noche, la muerte era un "ejemplo típico de lo que sucede en esta comunidad con la guerra de pandillas y su impacto, no sólo en los miembros de pandillas, pero en personas inocentes”.

Read or Share this story: http://bit.ly/1RDPife