CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El tomar pasos simples hacia la prevención de la enfermedad, las familias pueden asegurarse de que estén bien. Tener un resfriado o la gripe puede afectar presupuestos familiares debido a perdida de trabajo, visitas al doctor, y compras de medicamentos recetados. Y lo más importante, ningún padre quiere ver a su hijo enfermo. Los Primeros 5 del Condado de Monterey ofrece estos consejos para ayudar a los padres y a los niños a que se mantengan saludables en el invierno.

Lávese las manos con frecuencia. Los virus del resfriado y la gripe se transmiten por contacto directo. Al lavarse las manos bien, usted puede ayudar a detener la propagación de gérmenes. Lavarse las manos bien con agua y jabón requiere de 20 segundos. Cante una canción favorita para que el proceso sea divertido para su hijo. También enfatíceles a los niños que no se toquen sus ojos, nariz y boca, y si lo hacen, que se laven las manos. Esto ayudará a detener la propagación de gérmenes. La mejor manera de enseñar el hábito de lavarse las manos es hacerlo usted mismo. Por ejemplo, si se rasca el ojo o va al baño, asegúrese de lavarse las manos. Su hijo aprende mucho observándolo a usted.

Cubra su tos o destornudo. Si es posible, utilice un papel higiénico para cubrirse la nariz y la boca al toser o destornudar y luego inmediatamente tire el papel higiénico y lávese las manos. Puesto que los niños suelen estar ocupados jugando y tocando las cosas, enfatíceles que no utilicen sus manos para cubrir su boca cuando tosen o destornudan. Por el contrario, dígale a los niños que se giren y destornuden o tosan en la parte interior de su brazo justo donde se dobla el codo. Luego proceda con lavarse las manos. Para que el niño aprenda esto tomara tiempo y la mejor manera de enseñarle es que el observe que usted destornuda en el interior de su codo.

Mantenga los juguetes limpios. Una de las maneras en la que los niños aprenden es al tocar y sentir las cosas — y a veces se meten objetos en su boca. Limpiar artículos que son utilizados regularmente como juguetes, perillas de las puertas, y la mesa que se usa para comer ayuda a limitar la propagación de gérmenes a otros miembros de la familia. También es una buena idea eliminar el intercambio de vasos para beber y utensilios.

Coma bien. Al comer una variedad de frutas y vegetales rojos, verde oscuro, amarillo y color naranja, los niños reciben las vitaminas y nutrientes que ayudan a su cuerpo a funcionar bien.

Hable con su médico sobre el cuidado de la salud contra la gripe. Los Centros para el Control de Enfermedades y la Academia Americana de Pediatría recomiendan una vacuna anual contra la gripe para los niños a la edad de seis meses. Llame a su médico o clínica para preguntar si la vacuna contra la gripe es adecuada para sus hijos. Si necesita ayuda para encontrar vacunas gratis o de bajo costo, llame a los servicios de las clínicas del Departamento de Salud del Condado de Monterey (Clinica de Alisal) al 831-769-8800.

Evite los medicamentos para la tos y resfriados. Ningún padre quiere ver a su hijo enfermo y va a hacer lo que sea necesario para ayudar a su hijo a sentirse mejor. Es importante señalar que la Academia Americana de Pediatría no recomienda el uso de medicamentos para la tos y el resfrío para niños pequeños ya que pueden causar efectos secundarios innecesarios y posiblemente peligrosos. Aún más importante se ha encontrado que estos medicamentos caros no ayudan a los niños menores de 6 años a sentirse mejor. Consulte con su proveedor de atención de salud o farmacia antes de dar a los niños pequeños cualquier medicamento para la tos o los resfriados.

Quédese en casa si está enfermo para evitar propagar la enfermedad. Si es posible, los niños y adultos enfermos deben quedarse en casa al menos 24 horas después de que éstos ya no tengan fiebre que sea (más de 100° F) ni estén tomando medicamentos para reducir la fiebre. Al cuidar de su niño enfermo, lávese las manos frecuentemente esto es importante para ayudar a detener la propagación de gérmenes en su hogar. No permita que un niño enfermo juegue con sus hermanos o amigos para evitar la propagación de gérmenes y permita que descanse lo suficiente para mejorar.

Recuerde, cuando se trata de prevenir la enfermedad, los padres son el ejemplo para sus hijos-ellos ven y aprenden de lo que usted hace. Al lavarse las manos, comer sano, y cubrir su destornudo, sus niños descubrirán maneras que los ayudaran a mantenerse saludables esta temporada de resfriados y la gripe. Para obtener más información sobre los programas de niños pequeños y sus familias de LosPrimeros 5 del Condado de Monterey, visite www.First5Monterey.org

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1OZ3B7u