LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Cuando George Grimm, residente de Salinas desde hace largo tiempo, estaba teniendo problemas de corazón y necesitaba una mano de ayuda, su amigo Freddie Fuentes se presentó a ayudar rápidamente.

Fuentes, quien también vive en Salinas, organizó de inmediato una recaudación de fondos con sus compañeros de trabajo, pero esta no dio muy buenos resultados, ya que logró recaudar unos $160 dólares en total.

“Acabé diciéndole que lamentaba no haberle recaudado mucho dinero”, dijo Fuentes. “Pero le dije que no se preocupara, que había algo que yo podría hacer por él en el futuro. No sabía qué era, pero yo iba a hacer algo”.

Cinco meses después, en febrero de 2014, gracias a una decisión de Fuentes y de su familia, pudieron proporcionarle a Grimm, de 62 años, un regalo que le salvó la vida: un corazón y un riñón.

Los órganos provenían de Sisto Fuentes, hermano de Freddie, de 31 años y nativo de Porterville, quien murió en lo que la familia Fuentes llamó “un desafortunado incidente”.

“No hubo ninguna duda, él fue la primera persona que se nos vino a la mente. Yo sé qué tipo de persona ha sido él en la comunidad. Es muy respetado y muy querido por muchos”, dijo Freddie Fuentes. “No había ninguna duda, y el hecho de que yo lo conocía simplemente me reforzó la idea. Podían haber dicho que querían dárselo a alguien más joven, pero yo creo que habría peleado con ellos por eso. No, este hombre se lo merece”.

Sisto Fuentes, quien salvó y sanó vidas a través de su donación de órganos, ojos y tejidos, fue honrado en el carro alegórico Donate Life (Dona la vida) del Desfile del Torneo de las Rosas en Año Nuevo en Pasadena.

“Es un gran honor. Nuestra familia está feliz por el hecho de que lo (honraron). Nos enfocamos en celebrar su vida y la gente a la que salvó”, dijo Freddie Fuentes.

Donación de vida y de la vista

Si le pregunta a Freddie Fuentes acerca de su hermano Sisto, se lo describirá como un artista, rapero y hombre orquesta.

Sisto se consideraba incluso empresario.

“Es divertido cuando pienso en esto. Cuando me dijo que era empresario le dije que era tan sólo una forma elegante de decir que no tenía trabajo. Pero él me enseñó algo, ya que ahora yo soy empresario”, dijo Freddie Fuentes. “... Comencé mi propio negocio”.

Cuando era adolescente, Sisto les dijo a sus hermanos que quería ser donante de órganos y tejidos. Así que, si algún día le sucedía algo, sus hermanos sabrían qué hacer.

Años después, Freddie Fuentes escuchó la noticia que ningún hermano quiere escuchar jamás. Su hermano más joven estaba en el hospital y las cosas no iban bien.

“Nos dijeron que no tenía función cerebral”, informó Fuentes. “Le estaban haciendo análisis, pero no sabían cómo le iba a ir, no sabían si iba a estar bien o no”.

Cuando le informaron a la familia que Sisto no sobreviviría, los hermanos supieron qué hacer. Freddie Fuentes también supo con quién debía comunicarse, con su amigo George Grimm.

Lo único que se necesitaba era que Grimm fuera compatible.

“Nos dijeron que aunque queríamos hacer esto por él, tenía que ser compatible”, dijo Fuentes. “Si no es compatible, se le tendrá que donar a alguien más”.

De acuerdo con Donor Network West (DNW) – red de donantes oeste-, un donante de órganos puede salvarle la vida a hasta ocho personas. Los donantes de tejidos pueden ayudar a sanar a 50 más. Con esta donación, dijo el vocero de DNW Noel Sánchez, Sisto salvó a seis personas y ayudó a muchas más.

Una de las personas a las que salvó fue Grimm.

“Una de las mejores cosas acerca de todo esto es que no ha tenido el más mínimo rechazo. Incluso ha dejado algunos de sus medicamentos, y tomaba muchos”, agregó. “Está aprovechando su segunda oportunidad. Está entrenando de nuevo y caminando todos los días”.

Segunda oportunidad de Grimm

Freddie Fuentes y Grimm se conocieron en 2010 a través del programa de fútbol americano juvenil Alvarez Titan, y no tardaron mucho en crear lazos.

En esa época, el nieto de Grimm jugaba con el hijo de Fuentes. Sisto vivía en Porterville y nunca tuvo la oportunidad de conocer a Grimm.

“La primera vez que conocí a George supe que éramos almas afines. Realmente me cayó bien”, dijo Fuentes. “No era el tipo de persona que tan sólo decía hola. De hecho platicaba, te preguntaba acerca de lo que habías hecho ese día y cómo iban las cosas. Realmente le importaba la gente y eso verdaderamente me llamó la atención”.

Antes de recibir el regalo que le salvó la vida, Grimm había padecido de cardiopatía durante 21 años y también había comenzado a tener problemas con los riñones. Hace más de 20 años tuvo su primer infarto.

En 1995 le dio insuficiencia cardíaca, que lo llevó a una cirugía de derivación y a la colocación de un marcapasos y un desfibrilador implantado. Durante ese tiempo también tuvo cinco paros cardíacos.

A Grimm también le implantaron un dispositivo de ayuda para el ventrículo izquierdo hace unos dos años.

Actualmente, Grimm tiene buenas perspectivas; hace dos semanas visitó el Centro Médico de Stanford para que le hicieran una biopsia del corazón y del riñón, y le dijeron que todo parece ir bien.

“En cierto momento probablemente llegué a tomar de 60 a 65 píldoras diarias. Ahora tomo unas 20”, dijo Grimm. “Lo único que realmente estoy tomando son los medicamentos antirrechazo y eso es todo”.

Según la familia de Grimm, el Dr. Philip Oyer, cirujano de trasplantes de Stanford, dijo que en la historia de esta institución nunca habían tenido a un donante de corazón designado. Es muy raro que haya donaciones directas con corazones, dijo Sánchez.

En general, los donantes de órganos y tejidos ayudan a los miembros de su comunidad. Los órganos permanecen en el lugar debido a la necesidad. En el Condado de Monterey hay 400 personas que están esperando trasplantes.

“Yo siempre veía a Freddie Fuentes, hablábamos y éramos buenos conocidos durante el fútbol americano. Era agradable hablar con él, siempre era amigable”, dijo Grimm. “Cuando todo esto sucedió, la relación se volvió aún más sólida. Hablamos con regularidad. Nos vemos y nos abrazamos. Es muy bueno”.

Cuando Fuentes extraña a su hermano, sabe a quién llamar. Si necesita un abrazo, Grimm siempre está ahí.

“Cuando abrazo a George puedo escuchar el latido del corazón de mi hermano y eso es increíble”, dijo Fuentes. “Nos consideramos hermanos. Es una de esas cosas; puedo pasar una semana o un mes sin hablar con él, y cuando nos reunimos es como si hubiéramos hablado el día anterior, es increíble”.

Grimm no está dando por sentada su segunda oportunidad.

El entrenador y presidente de Pony Baseball, Inc., y asistente del entrenador de béisbol de la preparatoria Everett Alvarez anda por ahí generando una diferencia en la comunidad.

Cuando no está ayudando al deporte juvenil en cualquier forma posible, se le puede encontrar hablando con la gente local acerca de la importancia de convertirse en donantes de órganos.

“Necesitamos honrar (a los donantes de órganos) y es por eso que hago lo que hago. Yo no creía en la donación de órganos porque me asustaba, pero después de esto soy un firme creyente”, dijo. “Tengo que explicarle a la gente que después de todo no es tan malo porque uno no se lleva nada al morir. Así que bien podemos salvar algunas vidas”.

En honor a Sisto Fuentes

Sisto Fuentes, el hombre que le salvó la vida a Grimm, fue honrado el 5 de diciembre en el Complejo Deportivo de Salinas.

Gracias a una contribución de Tissue Banks International (Banco Internacional de Tejidos, TBI por sus siglas en inglés) se creó un retrato floral de Fuentes en Pasadena que fue completado por sus familiares y por miembros de la comunidad de Salinas. Este fue colocado en el carro alegórico Treasure Life’s Journey de Donate Life durante el desfile.

“Salió realmente bien. Quedamos verdaderamente complacidos con él”, dijo Freddie Fuentes. “Normalmente, en un evento como ese participan sólo los receptores y la familia del donante; el hecho de que hayamos tenido buena cobertura fue realmente bueno. Esta historia es un poco diferente”.

Sánchez dijo que DNW y TBI decidieron honrar a Fuentes debido a su conexión con la comunidad.

“Tuvo una bella historia. No sólo fue capaz de salvar a seis personas a través de la donación de órganos, sino que también logró sanar a otros con sus donaciones de tejidos y córneas”, dijo Sánchez. “...La familia decidió donar los órganos, lo cual es algo muy hermoso”.

Mientras Grimm desfiló en el carro alegórico en memoria de Sisto, junto con otros 23 receptores de órganos, los cuatro hermanos Fuentes lo vieron desde las gradas gracias a un patrocinio de TBI.

“El evento (en el Complejo Deportivo de Salinas) fue muy emotivo porque nunca he conocido a algunos de los miembros de la familia Fuentes además de Freddie”, dijo Grimm. “Cuando conocí al resto de la familia, esto significó mucho para mí. Fue muy emotivo conocer a John (hermano de Sisto) y hablar con él. Que él hablara conmigo, me abrazara y abrazara a Sisto, eso es lo que Freddie y yo hacemos, él siente mi corazón”.

Fuentes, al igual que Grimm, está honrando a su hermano al convertirse en un embajador de Donate Life. Fuentes trabaja como voluntario para fomentar las donaciones de órganos y tejidos en los departamentos de vehículos motorizados de Salinas, Seaside y Watsonville.

“Hago mucho por tratar de honrar a mi hermano. Espero que esté feliz al verme desde donde está. Fue un ser humano fenomenal. Fue increíble”, dijo. “Para mí es importante que su hijo sepa la estupenda persona que fue su padre”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1R3vW2P