Fiscalía brasileña: Sobornos en los Juegos de Río 2016

POR STEPHEN WADE Y MAURICIO SAVARESE | AP

RÍO DE JANEIRO – - El fiscal general de Brasil investiga las acusaciones de que un poderoso legislador recibió sobornos para ayudar a que se otorgaran contratos para la construcción de sedes y otras obras para los Juegos Olímpicos del próximo año en Río de Janeiro.

En documentos obtenidos por The Associated Press, el fiscal general Rodrigo Janot acusa a Eduardo Cunha, portavoz de la mayoría en la cámara de diputados de Brasil, de recibir 1.9 millones de reales ($475,000 dólares) de la compañía de construcción OAS para redactar legislación favorable a la empresa.

Cunha ha dicho a medios locales que las acusaciones son “ridículas”. OAS rehusó comentar.

La investigación es la primera sobre corrupción en los proyectos olímpicos, que han costado al país miles de millones de dólares.

Según el sistema legal brasileño, el fiscal es más que nada un investigador y depende de un tribunal —en este caso la Corte Suprema— aceptar el caso.

En el informe de 190 páginas, Janot dice que Cunha “manejó la cámara de diputados como un centro para intercambiar legislación por sobornos”.

El informe señala que Cunha promovió legislación aprobada en 2012 que otorgó exenciones contributivas a todas las obras de construcción relacionadas con los Juegos, y que eximió de contribuciones a algunos bienes importados necesarios para los Juegos.

En los documentos obtenidos por la AP, Cunha es citado diciendo a un ejecutivo de OAS que el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, estaba “contento” con la legislación que él redactó porque “abarca todos los proyectos de construcción en Río”.