Iguala busca cambiar de página tras desapariciones

POR CHRISTOPHER SHERMAN | AP

IGUALA – - El anterior alcalde está en la cárcel y el nuevo quiere “dar vuelta a la página” del peor capítulo en la historia de esta ciudad del sur de México.

Hace 15 meses, cuando los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa desaparecieron a manos de la policía local y de miembros de un cartel de las drogas, Iguala se convirtió en el símbolo de la brutalidad del narcotráfico en México.

Ahora, la policía federal está a cargo de la seguridad, el oficialista Partido Revolucionario Institucional gobierna la ciudad y el alcalde Esteban Albarrán Mendoza sólo quiere ver hacia adelante.

“Yo quisiera que preguntaras a los comerciantes, que le preguntaras a los taxistas, a lo que hacen las amas de casa, a los que hacen de manera cotidiana su vida aquí en el municipio lo que está padeciendo en este momento”, dijo Albarrán. “Hay zozobra. No hay tranquilidad. No hay seguridad. A todo este tipo de cosa queremos dar vuelta a la página”.

Las desapariciones continúan y la mayoría de los desaparecidos no han sido localizados. Para cientos de familias de alrededor de Iguala no hay ninguna posibilidad de cambiar la página mientras no tengan una prueba de que sus seres queridos murieron o que tengan un cuerpo para rendirle luto.

Si los habitantes de Iguala llegan a hablar de violencia, lo hacen sobre todo en privado. Y si preguntas su nombre, prefieren no darlo “por seguridad”.

A diferencia de muchos en Iguala, los padres de los 43 estudiantes no permanecen en silencio. Continúan sus protestas en demanda de saber qué pasó con sus hijos. Y los familiares de los otros desaparecidos aún están en busca de respuestas.