LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Ni siquiera hemos entrado a 2016, pero observarán que nos están bombardeando con anuncios de las campañas electorales para las elecciones primarias de junio.

Al parecer, la naturaleza de la política hace que los políticos se encuentren constantemente en modo de campaña, o por lo menos en un ciclo de recaudación de fondos.

El tiempo que tienen para gobernar se está reduciendo cada vez más.

Una cosa que he notado últimamente es la forma en que la gente recita sus listas de refrendos.

A nivel local tendría que darle el primer lugar de esto al Sr. y a la Sra. Alejo.

Karina Cervantez-Alejo y su esposo Luis Alejo, cuyo período en la asamblea por nuestro distrito 30 pronto llegará a su fin, no se han aguantado las ganas de decirle a todo el mundo cuán populares son en el proverbial terreno de juego de la política.

Cervantez-Alejo, quien es concejal de la Ciudad de Watsonville, está buscando tomar el puesto de su esposo en la Asamblea de California y se ha pasado los últimos seis meses recolectando refrendos políticos virtualmente en todos los puntos del estado.

Luis Alejo, un legislador estatal experimentado e inteligente, ha anunciado que intentará derrotar al veterano supervisor Fernando Armenta por su puesto en el distrito 1 del condado.

Al igual que su esposa, Alejo también ha estado ocupado recolectando refrendos, aunque no ha llegado a la misma cantidad que tiene su esposa.

Los refrendos tienen sus trucos, ya que en raras ocasiones logran modificar el resultado de las elecciones.

En el caso de Cervantez-Alejo, no estoy terriblemente impresionado por la enorme cantidad que ha recolectado. La mayoría de los votantes que de hecho tendrán la tarea de considerarla para las elecciones (competirá contra la antigua alcaldesa de Salinas Anna Caballero y contra Peter Leroe-Muñoz, concejal de Gilroy) ni siquiera conocen o están familiarizados con la tonelada de políticos que ha logrado colocar en su lista.

En el caso de Luis Alejo, su lista de refrendos hasta ahora es más pequeña pero de hecho más potente, en el sentido de que muchas de las personas que lo apoyan son locales y forman parte de lo que yo llamo el conjunto de los “influyentes”.

Al final es importante que usted sepa que los políticos compran y venden refrendos de la misma forma que dan la mano o le dan palmaditas en la espalda a la gente en sus presentaciones.

Durante el transcurso de mi carrera profesional como reportero de política estatal y local en California me he topado con políticos que le han dado su refrendo a dos candidatos en la misma contienda. ¡Habrase visto!

Así que mi consejo para los votantes es que no se dejen impresionar mucho con los candidatos que tienen una larga lista de refrendos. Considere esas listas con mucho escepticismo.

Por otro lado, si conoce bien a su concejal local o a su alcalde, y esa persona está refrendando a alguien, quizás valga la pena ponerle atención.

Pero a mí no me daría miedo preguntarle a esa persona qué es exactamente lo que ve en el candidato. Si no pueden articular una respuesta sólida, usted podrá suponer que su apoyo fue en respuesta a un favor, o peor aún, en pago a una deuda política.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1YrwH4O