LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Mientras funcionarios federales se preparan para un posible desastre de El Niño este invierno, la Agencia Federal para la Gestión de Urgencias, o FEMA (por sus siglas en inglés), ha establecido un grupo de trabajo y dio a conocer su plan de respuesta a desastres.

El Servicio Meteorológico Nacional pronostica un fuerte temporal debido al fenómeno climático conocido como El Niño para este invierno, con probabilidad de lluvias torrenciales, inundaciones y posibles fallos de diques.

El más fuerte evento de El Niño en el registro fue en la temporada de invierno de 1997-1998 con $883 millones de dólares en daños en todo el estado, 40 condados declarados zonas de desastre federal, y hubo 17 muertes relacionadas con la tormenta. Los funcionarios están utilizando ese año para planificar sus expectativas.

Durante ese tiempo, California tuvo el febrero más lluvioso registrado, con marcas de precipitación establecidas en todo el estado. Las lluvias no eran pesadas sino muy persistentes, en San Francisco llovió por 24 días en enero y 22 días de lluvia en febrero de 1998.

Salinas tuvo inundaciones en el Lago Carr, Gabilan, Santa Rita y Natividad Arroyos. Esa temporada, también hubo inundaciones en el Río Salinas, y el terreno de casas móviles en la Calle Kern se inundó por 11 días.

Las temperaturas del océano eran 2.7 grados superior a la normal antes de la temporada 1997-1998, mientras que recientemente, los océanos están 3.78 grados más cálidos, según una presentación por parte de funcionarios de seguridad pública en Salinas este otoño.

Estas temperaturas más cálidas del océano son una fuerte indicación del clima que se avecina relacionado con El Niño, y los residentes pueden esperar ver más de esta actividad entre diciembre y marzo, según FEMA.

El grupo de trabajo FEMA ha evaluado lo que se necesita para la preparación, respuesta, recuperación y mitigación de cualquier incidente relacionado con El Niño en California, Arizona y Nevada.

Identifica lugares en riesgo, impactos potenciales, poblaciones en riesgo, instalaciones de importancia que pueden estar en peligro y recursos. También se supone que debe identificar las brechas en las capacidades necesarias para superar las amenazas mientras ayuda a los socios estatales y locales a prepararse y actuar.

El miércoles, la Oficina de la Región 9 de FEMA participó en un ejercicio con sus socios de respuesta a desastres para revisar sus herramientas del plan de respuesta y apoyo a las decisiones de inundaciones. El ejercicio está destinado a ayudar a identificar posibles problemas en el plan. También se dio a conocer su guía de ayuda a la decisión ejecutiva para la preparación de El Niño.

En esa guía, se explica cómo la sequía puede afectar también a las fuertes lluvias. En esencia, puede disminuir inundaciones en el río, pero también puede causar inundaciones con las primeras lluvias fuertes.

"La falta de humedad en la tierra ha provocado que la tierra se endurezca y actúe como cemento, por lo que es difícil absorber la lluvia, aumentando las probabilidades de inundación", así es como se explica en la guía de apoyo. "Esta situación es una gran preocupación para los valles y las zonas urbanas, llamado inundaciones en la tierra".

Los fuertes vientos también podrían causar cortes de energía generalizados y podrían traer desecho adicional que obstruya calles, desagües pluviales y afluentes.

Las temporadas anteriores de El Niño han visto oleada costera con extensas inundaciones, deslizamientos, erosión costera y daños a las estructuras costeras.

Algunas de las mareas más altas de las zonas costeras del Condado de Monterey se cree que se produzca cerca de los días festivos, entre el 21 de diciembre y 26, según la Comisión Costera de California.

La guía de apoyo también menciona problemas de salud pública durante catástrofes como la seguridad del suministro de agua, los alimentos y enfermedades ocasionadas por las inundaciones, la exposición a contaminantes y más. Se espera que impacte la agricultura y negociones relacionados con la agricultura, con daños económicos considerables.

FEMA quiere que los residentes entiendan los riesgos y estén preparados, dijo el administrador de la Región 9 de FEMA, Bob Fenton. Instó a la gente a visitar floodsmart.gov para obtener información sobre las zonas de riesgo, para desarrollar un plan en cualquier caso o un equipo de emergencia y desastre, y si es necesario, seguro de inundaciones, algunas de las cuales pueden tardar hasta 30 días para entrar en efecto.

Si se le pide evacuar, se les pide a las personas no esperar y prestar atención a las advertencias de los funcionarios.

"Todo puede ser reemplazado, pero su vida no... Es importante mantenerse preparados", dijo Mark Ghilarducci, director de la Oficina de Servicios de Emergencia del Gobernador.

Residentes de Salinas pueden visitar cualquiera de las bibliotecas públicas de Salinas para acceder a mapas de FEMA, y si se localiza en una zona "A", "AE", o "AH", su propiedad se encuentra dentro de un Área Especial de Riesgo de Inundación con potencial de inundaciones.

A petición, el Centro de Permisos Salinas también puede ayudar con determinaciones de zonas de inundación. El Centro puede ser contactado en 831-758-7251.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1QCnTZ8