Necesitamos Pensar Antes de Comer

CONSUELO ALBA-SPEYER

Trabajamos muy duro, nos levantamos tempranísimo y nos vamos a dormir agotados. Nos sacrificamos todos los días para que nuestros hijos tengan un mejor futuro, ¿cierto? A eso venimos a ese país, a vivir mejor y a triunfar. Pero con tantas prisas y presiones no nos damos cuenta de algo que ha cambiado de raíz: la comida que consumimos.

Cuando crecimos en nuestros países solíamos ir al mercado todos los días, era lo más normal comer alimentos naturales y frescos. En esa dieta tradicional muy pocos alimentos eran procesados.

Desde que llegamos a este país todo cambió. Aquí las rutinas son diferentes, muchas veces no hay tiempo de ir al supermercado a comprar víveres y cocinarlos. Lo que sí tenemos por todas partes son restaurantes de comida rápida y tiendas ofreciendo alimentos empaquetados que ofrecen satisfacer nuestra hambre de manera fácil y conveniente.

Es una gran tentación, especialmente para los niños. Las compañías gastan millones de dólares para vendernos productos que tienen más color y sabor que nutrición.

Por eso el Festival de Cine de Watsonville decidió presentar un programa especial para educar a la comunidad sobre los riegos de estos productos que están diseñados para gustar, para causar adicción y para durar mucho tiempo sin echarse a perder.

Nuestra meta es informar a la gente sobre los riesgos de esta “comida” altamente procesada, ya que tiene altos contenidos de sal, azúcar, grasas y aditivos artificiales que nos está haciendo engordar más de la cuenta y puede aumentar nuestro riesgo a padecer enfermedades del corazón, cáncer, diabetes, infartos o enfermedades crónicas.

Por eso durante las próximas semanas vamos a compartir videos en español en nuestra página de Facebook (búsquenos como Watsonville Film Festival) sobre este tema. Por favor ayúdenos a compartirlos. Y es que, ¿cuántos de sus familiares y amigos, incluyendo niños, padecen sobrepeso y diabetes? Las estadísticas oficiales en Estados Unidos confirman que el 60% de los latinos tienen sobrepeso o son obesos. La diabetes afecta a 1 de cada 10 latinos. Los mexicoamericanos son el grupo más afectado.

Los expertos en salud pública llaman a esto una epidemia. Es el momento de que todos tomemos cartas en el asunto. Es el momento de pensar antes de comer y alimentar a la familia. Es el momento de volver a las raíces, de valorar la comida sana y nutritiva que nos cocinaban nuestras madres y abuelas. Es el momento de volver a preparar comidas frescas con abundancia de verduras, legumbres y granos para dar respuesta a la situación crítica que enfrentamos. Su salud y la de su familia están en sus manos.