CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Con cinco homicidios en una semana y habiendo empatado el récord anual de homicidios de 2009, los líderes y los residentes de la ciudad están buscando soluciones para detener la violencia.

El concejal del distrito 2 de la ciudad Tony Barrera citó la frustración de la comunidad y dijo que piensa que la solución yace en contar con “oficiales de policía en los vecindarios”, en las áreas más afectadas por los delitos violentos.

Con un oficial de policía en el vecindario, los residentes podrían conocerlo por su nombre, crear confianza con él, y estarían más dispuestos a proporcionar información acerca de los problemas, dijo Barrera en una conferencia de prensa el lunes.

“La única forma en que vamos a cambiar los vecindarios y haremos que la gente venga y nos diga lo que vieron, es que participen una vez que establecen esa relación con la policía”, explicó.

Sin esos oficiales, la ciudad tan sólo está reaccionando en lugar de actuar de manera proactiva”, agregó.

Como el Departamento de Policía de Salinas está contratando a más oficiales a través de los fondos de la medida G, ya no se trata de un problema de dinero, informó Barrera.

El jefe Kelly McMillin estuvo de acuerdo.

Sin embargo, encontrar a oficiales a quienes contratar es parte del desafío, informó McMillin.

“Simplemente necesitamos personas. He dejado bien claro mi compromiso de vigilar la comunidad y restaurarla en cuanto podamos contar con un nivel razonable de personal en el departamento de policía”, dijo.

El Departamento de Policía de Salinas fue reestructurado a principios de este año, y durante esa reestructuración todas las asignaciones especiales, como la fuerza de tareas antipandillas y los oficiales de los vecindarios asignados a Hebbron Heights, fueron enviados de vuelta al patrullaje.

McMillin informó que todas las asignaciones especiales estaban funcionando y eran efectivas, pero el departamento no lograba cumplir su función básica de responder a las llamadas de servicio.

Además, aunque el departamento está contratando de manera activa, con varios oficiales nuevos que se acaban de unir, varios más que van a la mitad de la academia de policía y otro grupo que acaba de comenzar, también está perdiendo oficiales a un paso acelerado.

Algunos oficiales se están yendo al sector privado y “tenemos a muchos otros que se van a otros departamentos donde pagan más y no tienen la carga laboral que tenemos nosotros”, explicó McMillin.

El patrullaje de la comunidad es fundamental, pero “no puedo proporcionarle a la comunidad lo que no tengo”, dijo.

McMillin agregó que le pide a la gente que busque a hombres y mujeres que pudieran convertirse en buenos servidores públicos. Muchas de las nuevas contrataciones no tienen experiencia en justicia criminal, sino que simplemente solicitan con “buena ética laboral y un deseo de ayudar a su comunidad”, informó.

Dos días después del triple homicidio del 28 de septiembre, el concejal José Castañeda del distrito 1 de la ciudad también tuvo una conferencia de prensa acerca de la violencia, y anunció su plan de “crear una política de intervención contra pandillas que sea completa, efectiva y basada en la comunidad para la ciudad de Salinas”, según informó en una declaración preparada.

Castañeda piensa que la ciudad ha fracasado en proporcionarles alternativas saludables a los jóvenes, en particular a los del este de Salinas.

“La ciudad ha contribuido con miles de dólares para programas de ‘intervención contra pandillas’ que no han funcionado. Necesitamos emprender una evaluación completa y aplicar un programa verdaderamente basado en la comunidad, que no esté dominado por el departamento de policía o el fiscal de distrito, una política que ataque el problema en sus raíces”, dijo Castañeda.

Castañeda planea modelar su plan sobre una política que se utiliza en la ciudad de Los Ángeles; se espera que uno de los autores principales de esa política, Luis J. Rodríguez, venga a la ciudad esta semana para ayudar. Castañeda agregó que sus esfuerzos anteriores por resolver la violencia de las pandillas han sido bloqueados por el “sistema de colegas” que requiere que dos o más concejales estén de acuerdo en un asunto antes de considerarlo formalmente.

El homicidio del sábado aumentó el total de homicidios en lo que va del año en Salinas a 29.

Delia Alvarado, integrante de la comunidad, forma parte de “100 Madres”, una organización que organiza vigilias de paz en memoria de las víctimas por todo Salinas y en el condado de Monterey.

Alvarado dijo que piensa que depende de los padres ayudar a reducir los homicidios al enseñarles a sus hijos respeto y responsabilidad.

“Necesitan hablar con sus hijos. Los pandilleros están hablando con sus hijos... Los padres necesitamos comenzar a recuperar a nuestros hijos porque si no lo hacemos, los perderemos en más tiroteos”, dijo Alvarado.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1RzEUlE