CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Salinas no tendrá un arca, pero con las imponentes predicciones de un invierno con un fuerte El Niño este año, los funcionarios de la ciudad están trabajando para preparar la ciudad de la mejor manera posible para inundaciones graves.

“Nos hemos inundado en el pasado. No hay garantía de que nos inundaremos en el futuro, pero siempre he pensado que las personas que no aprenden de la historia están condenadas a repetirla”, dijo el jefe de bomberos de Salinas Ed Rodríguez al presentar los preparativos de respuesta a inundaciones de la ciudad durante una conferencia de prensa el lunes.

En diciembre de 1862, California sufrió daños devastadores por inundaciones, después de que llovió durante 45 días y varias áreas del estado se convirtieron en lagos. California quedó en bancarrota debido a los daños causados ese año.

En años más recientes, el Condado de Monterey experimentó inundaciones graves en 1995, cuando el río Salinas rebasó los cuatro pies por encima de su nivel histórico de inundación de 1862; miles de personas fueron desplazadas de sus hogares y se generaron daños por $230 millones de dólares. El Río Salinas registró su nivel más alto, con 30.29 pies ese año.

En 1997 hubo 30 pulgadas de lluvia en 12 días, lo cual provocó inundaciones en el lago Carr, los campos que están en el centro de Salinas, así como en los arroyos Gabilan, Santa Rita y Natividad. Un parque de casas móviles que se encontraba en la calle Kern de Salinas estuvo inundado durante 11 días, y el río Salinas registró su nivel más alto con 24.54 pies.

En 1998, las inundaciones dañaron 29,000 acres en el condado de Monterey y causaron $45 millones de dólares en pérdidas en edificios y la agricultura.

Las inundaciones podrían ser peores este invierno

Los meteorólogos piensan que este año podría registrarse un fuerte fenómeno de El Niño en invierno. Ha habido cinco inviernos con fuertes fenómenos de El Niño desde 1951, y durante ellos, la precipitación aumentó en un 140 por ciento.

El Niño, un calentamiento en la temperatura de la superficie del Océano Pacífico, puede causar más lluvia y mal tiempo en California, en el suroeste del país y en Sudamérica. En la temporada de El Niño de 1997-1998, se registraron temperaturas 2.7 grados por encima de lo normal; este año se encuentran 3.78 grados por encima de lo normal.

Las inundaciones también podrían ser peores este año debido al estado actual del río Salinas, informaron los funcionarios de la ciudad.

La acumulación de sedimento y maleza ha aumentado las probabilidades de inundaciones, ya que la capacidad actual de flujo durante una inundación se encuentra en menos de la mitad de lo que tenía en 1997, dijo Rodríguez.

“¿A dónde va a ir esa agua? Tiene que ir a alguna parte”, agregó.

Hay áreas del Río Salinas y de los diques actuales que durante años no han recibido mantenimiento de conformidad con las normas para inundaciones, y los últimos cuatro años de sequía han hecho que el suelo pierda su capacidad natural para absorber agua, lo cual hace que los escurrimientos se conviertan en un problema, dijo Rodríguez. Además, las cosechas cubiertas como la fresa, donde el suelo se cubre con plástico, han contribuido a los problemas de escurrimiento.

Las pérdidas potenciales para las principales bases económicas del área, como son la agricultura y el turismo, podrían ser significativas.

Los caminos inundados y la pérdida de puentes podrían representar un fuerte impacto para la industria del turismo en la Península, mientras que las pérdidas agrícolas se calculan en más de $1,000 millones de dólares y podrían afectar a 90,000 acres de tierras agrícolas de la mejor calidad.

Dada la función del Valle de Salinas como una fuente clave de suministro de alimentos para el país, el problema podría ir mucho más allá del condado de Monterey en sí, agregó Rodríguez.

Además, la recuperación también podría ser prolongada a consecuencia del Acuerdo para la Comercialización de Verduras de Hojas Verdes de California, el cual requiere un mínimo de 90 días después de una inundación en campos de frutas y verduras para realizar pruebas de detección de posibles contaminantes del suelo.

No hay necesidad de alarmarse, solo de prepararse

Gunter y Rodríguez subrayaron que no desean crear pánico en el área, y que las predicciones son tan sólo eso, predicciones. Sin embargo, dijeron que desean explicar que la ciudad se está preparando de la mejor manera posible y motivar a los ciudadanos a que se preparen personalmente también.

En este momento, las dependencias de seguridad pública de Salinas no están preparadas para una respuesta de emergencia a inundaciones, agregó. Durante las pasadas inundaciones, los bomberos de Salinas acudían a situaciones donde había agua de inundación con su equipo normal de bomberos que hace que se hundan como una roca en agua, y usando herramientas inadecuadas para tratar de efectuar rescates en el agua.

Sin embargo, hay esperanzas en el horizonte, ya que el administrador de la ciudad aprobó un desembolso de $100,000 dólares el mes pasado para ayudar en los preparativos.

Este nuevo financiamiento permitirá obtener el equipo protector adecuado para el personal de emergencias, así como proporcionar capacitación de botes y rescate para el personal de los departamentos de bomberos y policía de Salinas.

La ciudad también está en proceso de localizar bolsas de arena que se puedan destinar al uso privado, identificar posibles albergues, mejorar la capacidad de respuesta a emergencias en general, e implementar medidas pro activas para reducir las probabilidades de inundación, como despejar el canal del Río Salinas y limpiar el drenaje de tormentas.

También se enfocará en conscientizar al público con sugerencias de seguridad en caso de inundación que se proporcionarán en español y en inglés en carteles, a través de los medios locales y en visitas a las escuelas locales en los próximos meses.

Rodríguez enfatizó el peligro que puede representar el agua en movimiento y les pidió a los residentes que evacuen cuando se les ordene. Seis pulgadas de agua en movimiento pueden derribar a una persona, y los automóviles pueden ser arrastrados en dos pies de agua, informó.

Aproximadamente la mitad de las muertes en inundaciones son de rescatistas o personas que intentan rescatar a alguien.

“El agua es la mayor fuerza de la tierra después del viento en términos de daños y probabilidades de causar daños”, dijo Rodríguez.

Suscríbase a ‘Alert Monterey’

Rodríguez invitó a los residentes a suscribirse a “Alert Monterey” en el sitio web www.alertmontereycounty.org para recibir actualizaciones telefónicas en vivo en caso de emergencia.

“Lo importante es que tenemos un historial de inundaciones en California”, dijo Rodríguez. “Necesitamos estar preparados”.

Para ayudar a prepararse para posibles inundaciones, Salinas está colaborando con una multitud de dependencias que incluyen el Buró Agrícola del Condado de Monterey, la Unidad Estatal de Bomberos de Monterey y San Benito, la Oficina de Servicios de Emergencia del Condado de Monterey y otras.

También se están comunicando con los residentes que tienen un promedio de 75 años de edad, lo cual incluye motivar a las personas a compartir sus números de contacto de emergencia e implementar un plan de evacuación.

DeLoe dijo que espera que la ciudad tenga planes de evacuación para las poblaciones de alto riesgo como los ancianos. Realmente no está preocupado acerca de las posibles inundaciones, agregó, pero quiere asegurarse de que sus vecinos y él estén preparados de la mejor manera posible.

“Nos vamos a mojar”, dijo. “Lo necesitamos de cualquier forma, pero probablemente recibamos más de lo que queremos”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1RmqtBb