CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Las historias de jóvenes hispanos que mueren a causa de la violencia armada es conocida para los residentes locales, y representa una tragedia que también se lleva a cabo a nivel nacional.

Desde el 1° de enero de 2013, 177 hispanos han muerto en el condado de Monterey, y 117 de ellos han sido víctimas de heridas de bala.

Tan solo esta semana en Salinas, Emmanuel Serrano de 26 años murió a tiros el lunes por la tarde y Carlos Robles de 16 murió el martes por la noche.

La tasa nacional de vícti mas de homicidio entre los hispanos, de 4.75 por cada 100,000 habitantes, continúa siendo mucho menor que la tasa correspondiente para negros, de 19.48 por cada 100,000 habitantes, pero representa más del doble que la de los blancos, de 2.50 por cada 100,000 habitantes, según un estudio publicado esta semana por el Centro de Políticas contra la Violencia.

De los más de 47,000 hispanos que han muerto a causa de las armas en Estados Unidos entre 1999 y 2013, aproximadamente el 67 por ciento de ellos fueron víctimas de homicidio, según el estudio.

El estudio acerca de la violencia mortal a causa de las armas que sufren los hispanos en EE. UU. se basa en datos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), así como en información no publicada del informe complementario de homicidios del Buró Federal de Investigaciones.

Aproximadamente el 75 por ciento de la población de Salinas es hispana, según la actualización de 2014 del censo de EE. UU. En el informe del Centro de Políticas contra la Violencia se observó que desde 2013, los hispanos representan el 17.1 por ciento del total de la población del país, y California tiene el porcentaje más alto de población con un 38.4 por ciento.

Los homicidios no son solo algo que aflige a los hispanos con mayor frecuencia, sino que de manera específica aflige a los hispanos jóvenes de sexo masculino.

Entre 2009 y 2012, 89 jóvenes fueron asesinados en el condado de Monterey. El 92 por ciento de esas muertes fueron de hispanos y el 93 por ciento fueron hombres, según las cifras del Centro de Políticas contra la Violencia.

Las cifras recientes a nivel nacional han determinado que los homicidios son la segunda causa de muerte de los hispanos en edades de 15 a 24 años.

Un análisis de la violencia con armas de fuego en Salinas entre los años 2000 y 2013 determinó que la población de Salinas que se encuentra en mayor riesgo son los hombres hispanos de 15 a 24 años que participan en actividades de pandillas y tienen antecedentes criminales, según el Departamento de Policía y lo citado por el Consejo Nacional de Delitos y Delincuencia.

Un abrumador 90 por ciento de los homicidios de Salinas están relacionados con pandillas.

A nivel nacional, las víctimas hispanas también tienen mayores probabilidades de morir a manos de un extraño, con un 36 por ciento, que el promedio nacional del 26 por ciento.

En el estudio se observa que estos números pueden estar muy por debajo de la realidad y se hacen recomendaciones para que las dependencias gubernamentales mejoren la forma en que recolectan y reportan datos acerca de los hispanos que son víctimas de la violencia armada y de otros tipos de violencia mortal.

“Se necesitan datos completos, confiables y continuos acerca de salud pública y justicia criminal para implementar políticas eficaces de prevención de la violencia con el fin de salvar vidas, proteger a familias y asegurar comunidades saludables”, se lee en el estudio. “Esto es cierto no solo para las poblaciones hispanas, sino para todos los americanos”.

George Baldwin es un sociólogo que da clases, algunas de ellas enfocadas en la violencia y los delitos, en la Universidad Estatal de California en la Bahía de Monterey. Baldwin ha vivido en el área durante 20 años, y sus estudiantes con frecuencia recolectan y revisan datos de delitos locales como estos para sus proyectos.

Con el alto porcentaje de hispanos de Salinas, tiene sentido lógico que sean las víctimas de la mayor parte de la violencia armada mortal aquí también, dijo Baldwin.

Sin embargo, agregó que es extraño que las recomendaciones no analicen el hecho de que no solo la violencia armada mortal afecta a los hispanos, sino que afecta mucho más a los hombres.

El 87 por ciento de las víctimas hispanas de homicidio por arma de fuego son hombres, según el estudio del Centro de Políticas contra la Violencia.

“Existe una abrumadora sensación de tragedia acerca de los jóvenes hombres, y eso es lo que concluí después de analizar los datos y los argumentos de la política, aunque en ningún lugar de ella decía nada acerca de los hombres”, dijo Baldwin. “Todos entendemos que cualquier persona que muere por homicidio representa una tragedia, pero cuando uno tiene un conjunto de datos tan masivo... es fascinante que... la política no diga nada acerca de los hombres”.

Cuando la gente habla acerca de que Salinas es una ciudad violenta, con frecuencia se sorprenden al enterarse de que las víctimas que mueren por la violencia armada son jóvenes hispanos desde adolescentes hasta 29 años de edad, dijo Baldwin.

“Si no estás en ese grupo, no es probable que acabes siendo víctima”, agregó. “Los delitos violentos han estado sucediendo (en Salinas), pero cuando analizamos los delitos violentos, los jóvenes hispanos de sexo masculino están sobrerrepresentados en los datos acerca de la criminalidad”.

Baldwin espera que al enfocarse en esa población, y en particular teniendo en cuenta el sexo más afectado, los programas resulten positivamente influenciados por lo que él denomina una “política social compasiva”.

“Se trata de que la política dirija la prevención”, agregó. “Podemos vacunar a nuestras poblaciones contra ese tipo de delitos violentos, y lo hacemos con números para saber de qué se trata y qué es lo que lo está causando”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1KB931p