CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La mejor manera de hacer reír a Johnny Depp es citar a aquellos que califican su escalofriante interpretación como el gánster de Boston Whitey Bulger en “Black Mass” como un regreso.

“¡Mi regreso!”, exclama Depp irónicamente mientras se le encienden los ojos detrás de sus lentes azules entintados.

Como actor que siempre ha disfrutado la transformación total, interpretar el papel de la supestrella en recuperación no le atrae, no le queda bien. Su fama siempre ha estado demostrada por sus metamorfosis.

“No veo películas así que no sé qué está haciendo otra gente porque no me importa lo que está haciendo otra gente”, dijo. “Quiero hacer lo que quiero hacer y si funciona bien y si no a la (grosería) con eso, puedo volver a poner gasolina”.

“Black Mass” de Scott Cooper, que se estrena el viernes en Estados Unidos, es una mirada completa a los lazos de las lealtades en los barrios que fomentaron la desastrosa protección del FBI a la pandilla Winter Hill de Bulger, con la que se erradicó la mafia italiana de Boston pero se remplazó con el control de los irlandeses-católicos asesinos.

La cinta está basada en el libro de los reporteros del Boston Globe Dick Lehr y Gerard O’Neill, y es la primera basada en hechos reales sobre el importante jefe de la mafia e informante del FBI (la inspiración al gánster de Jack Nicholson en “The Departed”), desde que Bulger fue arrestado en California en 2011 tras años en la fuga. Bulger obtuvo dos sentencias sin posibilidad de obtener la libertad condicional por, entre otras cosas, su involucramiento en 11 asesinatos.

“Black Mass” tiene un gran elenco, incluyendo a Joel Edgerton, Benedict Cumberbatch y Julianne Nicholson. Pero el Bulger de Depp es la pieza central de la película y ha llevado a que suenen predicciones de Depp para los Oscar.

Copyright 2015 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1F8qQxW