CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Maurilio Bautista, nacido en México, es ciudadano estadounidense, pero no puede hacer nada para regularizar el estatus migratorio de su esposa. Excepto rezar.

Por esto, el inmigrante se ha unido a un grupo de 18 latinos que irán a la costa este de Estados Unidos a tratar de ver al papa Francisco con la esperanza de escucharlo pronunciarse en favor de los 11 millones de inmigrantes que viven en el país sin autorización.

“Nuestra fe es alcanzar al papa y que aunque sea con una palabra ponga el tema de la cuestión migratoria sobre la mesa. Creemos que si lo dice, lo van a escuchar los políticos, toda la gente”, manifestó el miércoles el comerciante oaxaqueño.

El grupo de seis niños y 13 adultos incluye a una niña del área de Oxnard, cuyos padres son campesinos y también viven sin autorización, de acuerdo con Alicia Flores, directora ejecutiva de Hermandad Mexicana Transnacional, con sede en Oxnard, una de las organizadoras del viaje.

Ninguno de ellos tiene boleto para entrar a uno de los eventos donde hablará Francisco, pero esto no les preocupa porque lo importante es resaltar la necesidad de una reforma migratoria, agregó Flores.

“Vamos con un espíritu de lucha, con el objetivo de enviar un mensaje”, puntualizó Flores.

Francisco llegará a Filadelfia el 26 de septiembre, cuando se espera que hable sobre libertades religiosas e inmigración en el marco del 8vo Encuentro Mundial de Familias. Al día siguiente celebrará una misa como parte de la misma conferencia.

Su visita a Estados Unidos iniciará el 22 de septiembre, cuando llegue procedente de Cuba. Al día siguiente se reunirá con el presidente Barack Obama y ofrecerá una misa para canonizar al misionero español Junípero Serra, fundador de ocho de 21 misiones católicas en California.

Copyright 2015 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1F4qvfg