CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El Fiscal de Distrito del Condado de Monterey Dean Flippo anunció el viernes que no presentarán cargos contra los oficiales de la policía de Salinas que estuvieron involucrados en la muerte de Carlos Mejía Gómez, la cual ocurrió durante un tiroteo el año pasado.

La muerte de Mejía, que fue la tercera de una racha de tiroteos en los que estuvo involucrada la policía en 2014, fue la última en ser revisada por la oficina del fiscal de distrito. Los fiscales determinaron que todos los tiroteos estuvieron justificados.

La muerte de Mejía suscitó la atención de toda la comunidad, después de que un video del incidente se volvió viral en Internet. Mejía murió a tiros cerca de la ocupada esquina de las calles Del Monte y Sanborn en el este de Salinas, a plena luz del día, en la tarde del 20 de mayo de 2014. Su muerte produjo un pequeño disturbio al día siguiente, durante el cual un hombre que estaba en el lugar murió a causa de un disparo, y un oficial de policía que trató de ayudarle fue golpeado en la cabeza con una botella.

El incidente comenzó cuando, alrededor del mediodía del 20 de mayo, una mujer a la que se han referido como Jane Doe escuchó que tocaban a su puerta; cuando abrió, Mejía, a quien no conocía, entró y le exigió comida, según el relato del fiscal de distrito.

Ella lo empujó fuera de su casa, pero Mejía comenzó entonces a ahorcar a su perro poodle que se encontraba atado a un árbol afuera. Cuando la mujer le dijo que dejara ir al perro, Mejía supuestamente lo arrojó y sacó de su mochila unas tijeras de podar de 22 pulgadas de largo con cuchillas de 7 pulgadas.

Mientras abría y cerraba las tijeras al caminar, Mejía dijo que le iba a cortar la cabeza al perro y que mataría a la mujer, según la oficina del fiscal de distrito. Entonces procedió a enseñarle el pene a la mujer.

La mujer llamó al 911, y los oficiales de la policía de Salinas Danny Warner y Josh Lynd respondieron y le dieron múltiples órdenes a Mejía para que se detuviera y soltara las tijeras.

Mejía, originario de El Salvador, estaba completamente ebrio en el momento del evento, con un nivel de alcohol en la sangre de 0.27, más de tres veces por encima del límite legal para conducir; además, se encontraba bajo la influencia de metanfetaminas, según los informes de toxicología que citó la oficina del fiscal de distrito.

Mejía ignoró las órdenes y los oficiales lo siguieron durante más de 100 yardas; de manera intermitente blandía las tijeras contra los oficiales, “usándolas como un arma para impedir ser detenido”, informó la oficina del fiscal de distrito.

Los oficiales trataron de desplegar sus Tasers contra él, pero uno falló debido al “bajo voltaje de la batería”, mientras que el otro solo disparó una punta contra Mejía, por lo cual no surtió efecto.

Mejía comenzó a acercarse a la intersección de las calles Del Monte y Sanborn, una esquina con mucho tráfico donde se encuentra una panadería.

Cuando se encontraba a unos 25 pies de la esquina, Lynd se acercó a unos nueve pies de distancia para tratar de “patearlo o derribarlo” al suelo y desarmarlo, informó la oficina del fiscal de distrito. Entonces, Mejía supuestamente se dio la vuelta hacia él mientras apuntaba las tijeras. En este momento crucial, el teléfono en el que se grabó el video viral se le resbaló de la mano a la mujer que lo sostenía y una cámara de vigilancia que estaba en la esquina tampoco logró capturar las acciones de Mejía en el momento en que los oficiales dispararon.

Ambos oficiales dispararon y Mejía murió en el lugar de los hechos. Le dispararon un total de seis veces, incluida una herida tipo rozón en la parte izquierda de la frente, una herida de bala que penetró por la mejilla derecha y cuatro disparos en el tórax.

Warner le disparó tres veces a Mejía y Lynd le disparó cuatro veces. Ambos oficiales son veteranos del departamento.

“Todos sufren aquí”, dijo Flippo el viernes. “Esto lesiona a todos, ciertamente a la familia de la víctima, pero realmente afecta a los oficiales que, en su propia opinión, se ven forzados a utilizar acción mortal y a cobrar una vida, así que es importante hablar con la comunidad para que entiendan lo que es la ley”.

La defensa propia no requiere evidencia de que Mejía haya intentado apuñalar a Lynd con las tijeras, escribieron en sus hallazgos Flippo y el asistente del fiscal de distrito Rolando Mazariegos.

“Cualquier persona, incluido un oficial de policía, tiene permitido utilizar fuerza mortal en defensa propia o de otros, si esa persona cree de una manera razonable que el uso inmediato de la fuerza mortal es necesario para defenderse contra un peligro inminente de sufrir lesiones graves o de morir”, escribieron los dos fiscales en una carta al jefe de la policía de Salinas Kelly McMillin. “El peligro no necesita haber existido en realidad, siempre que la persona haya creído de una manera razonable que sí existía”.

“Los oficiales de policía pueden utilizar la fuerza mortal legalmente, aunque después del hecho se determine que existían otras opciones factibles, e incluso menos peligrosas”, agregaron.

La revisión del fiscal de distrito incluyó videos de cuatro fuentes: una cámara que está arriba de la panadería, una cámara de seguridad y los teléfonos celulares de dos testigos. Sin embargo, no todos esos videos capturaron imágenes del tiroteo.

Dos detectives de la policía de Salinas también entrevistaron a testigos, algunos de los cuales dijeron que Mejía no llevaba tijeras de podar ni había actuado agresivamente contra los oficiales. Sin embargo, “estas narraciones no coinciden con los eventos capturados en video, con las declaraciones de la mayoría de los testigos civiles ni con las declaraciones de los oficiales involucrados”, según se explicó en el resumen de los hechos del fiscal de distrito.

Flippo dijo que no es raro que los testigos del mismo hecho reporten detalles diferentes. El resumen de hechos también incluye detalles de la cadena de eventos según lo que reportaron aproximadamente una docena de otros testigos.

Además de una demanda por homicidio culposo contra la ciudad de Salinas, también se presentó una demanda en el tribunal de distrito de EE. UU. a nombre de la familia de Mejía, que solicita el pago de $75,000 dólares en daños.

En la demanda federal se alega que Mejía obedeció las órdenes de los oficiales y no se encontraba a una distancia que le permitiera atacar a ninguno de ellos antes del tiroteo, según informes publicados en el pasado. Además, John Burris, el abogado de derechos civiles que representa a la familia, dijo que Mejía simplemente estaba buscando trabajo el día del incidente.

El caso permanece bajo revisión por parte del Departamento de Justicia de EE. UU. por posibles violaciones a los derechos civiles, una revisión que fue solicitada por McMillin, y el FBI está revisando la investigación del fiscal de distrito.

McMillin también respondió a los hallazgos en una conferencia de prensa el viernes 4 de septiembre por la tarde.

Aunque reconoció la tragedia, observó que “independientemente de que su muerte haya estado legalmente justificada, hemos buscado, y continuamos haciéndolo, formas de reducir la violencia y la pérdida de vida, sin importar las circunstancias”.

McMillin enfatizó que el uso de la fuerza por parte de la policía no tiene la intención de castigar a la gente “porque se lo merezcan”, sino más bien de resolver una amenaza seria al público y a los oficiales.

Además, al reconocer que muchos podrían alegar que los oficiales no debieron utilizar la fuerza mortal contra Mejía porque estaba ebrio o padecía una enfermedad mental, McMillin declaró que “los oficiales de la policía de Salinas entran en contacto con gente ebria y mentalmente enferma todos los días, y es muy raro que utilicen algún tipo de fuerza”.

Si hubiera sido posible establecer un perímetro seguro alrededor de él, los oficiales habrían hablado con él durante todo el tiempo necesario para detenerlo en paz, agregó.

McMillin dijo que le da la bienvenida a cualquier protesta por los hallazgos del fiscal de distrito, siempre y cuando se lleve a cabo en paz y calma.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1F4A1iq