CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Cientos de hispanos desafiaron el calor el martes para poder ver a Don Francisco, quien fue homenajeado por la ciudad de Nueva York en una pequeña plaza del barrio dominicano de Washington Heights, en Manhattan.

Con una sonrisa, el querido presentador chileno de televisión saludó a la exaltada multitud, que le tomaba fotografías con sus celulares y gritaba su nombre. “Don Francisco gracias! Por tantos años de sonrisas y buen humor”, rezaba una de las pancartas del público.

“Hasta de Birmania han venido”, dijo el presentador en referencia a los colombianos, puertorriqueños, guatemaltecos y salvadoreños, entre otros, que se congregaron en Mitchel Square, algunos desde las seis de la mañana.

“Es un alto honor para mí poder estar en este lugar”, dijo Don Francisco.

El 19 de septiembre se transmitirá en Univision la última emisión de su programa “Sábado Gigante”, tras 53 años en el aire.

El concejal dominicano Ydanis Rodríguez entregó al presentador, cuyo verdadero nombre es Mario Kreutzberger, una proclamación. Los funcionarios también develaron entre los vítores de admiradores el nuevo letrero de la esquina de la avenida Saint Nicholas con la calle 167 y que decía “Don Francisco Blvd”. La avenida se llamará así durante un día, en honor al presentador.

La escena fue televisada por el programa “Despierta América” de Univision. El chileno explicó brevemente su visita de dos años a Nueva York en 1959, cuando llegó para realizar estudios de técnico modelista. Dijo que en la habitación del hotel Stanford, en la calle 32 y la avenida Broadway, vio por primera vez un televisor.

“Lo confundí. Pensé que era una radio. Y cuando lo encendí me di cuenta que era una radio que se escuchaba y se veía y ahí me di cuenta que ese era el futuro”, dijo luego a la AP.

Amparo Sánchez Franco, una colombiana de 55 años que lleva 30 en Estados Unidos, llegó a la plaza a las 6:15 de la mañana para saludar al presentador. Dijo que en el 2007 participó en “Sábado Gigante” y se ganó un auto en el programa porque su perrita cantó música mexicana. Los productores le preguntaron después si quería el vehículo o unos 17,500 dólares. Sánchez optó por lo último y se compró una casa en Palmira, Colombia, con el dinero.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2015 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1F4sccE