CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Ya sea que se trate de un homicidio, un robo o un asalto, Salinas nunca ganará su batalla constante contra la criminalidad sin la ayuda de testigos, informaron la policía y los líderes de la comunidad.

No importa qué tan importante o pequeña sea la información, la cooperación de los testigos bien puede ser fundamental para resolver un caso, informó Terry L. Gerhardstein, asistente del jefe del Departamento de Policía de Salinas.

“Puede ser fundamental para resolver un caso y llevar a la identificación de los sospechosos”, agregó.

Hace semanas, la información de unos testigos ayudó a la policía de Salinas a detener a tres personas que se piensa que están involucradas en dos robos a mano armada, incluido uno en el que amagaron a un niño a punta de pistola, en las tiendas de la joyería Don Roberto este verano. Es un estupendo ejemplo de la forma en que la participación de la comunidad puede ayudar a reducir la criminalidad, dijo Gerhardstein.

“En realidad, esta ciudad nunca va a ver un futuro tan brillante como el que podría tener a menos que los ciudadanos se involucren”, agregó.

Gerhardstein dijo que el temor a las represalias es “una excusa muy frecuente para no darnos información”.

Además explicó que aunque entiende que la gente con frecuencia necesita vivir en los mismos vecindarios que los criminales a quienes están reportando, pueden hacerlo de manera segura en la línea de denuncia anónima de delitos que también tiene un sistema de mensajes de texto.

El Departamento de Policía de Salinas ofrece varias formas de hacer denuncias anónimas, incluido un sistema de mensajes de texto, una línea de denuncias atendida en vivo por un operador las 24 horas del día y una línea de denuncias que no son de emergencia, en la que las personas que llaman pueden dejar un mensaje si no desean hablar con un operador en vivo.

El investigador Allen Rowe ha trabajado en las fuerzas de la ley durante 38 años, 15 de ellos con la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Monterey; recientemente, ha estado revisando casos de homicidio que se han enfriado en el Departamento de Policía de King City.

La violencia de las pandillas contra los testigos de delitos es mucho menos frecuente que lo que la gente piensa, informó. “Los pandilleros normalmente reconocen que ejercer represalias contra alguien que no es pandillero realmente puede atraer a gran cantidad de fuerzas de la ley y ejercer presión contra ellos”, explicó Rowe.

“Verdaderamente es bastante raro que un acusado trate de hacerle algo a quien lo denunció”, agregó. “A veces pienso que es una excusa conveniente para no participar. En una comunidad pequeña, uno de los problemas que tenemos es precisamente que se trata de una comunidad pequeña, todo el mundo se conoce”.

A veces las cosas se complican aún más cuando hay un familiar involucrado en las pandillas, y ese elemento familiar a veces crea otra dinámica para los testigos al considerar cuándo reportar un delito, observó.

Algunos testigos dejan pasar años sin decir nada hasta que algo les cambia en la vida, o a veces se encuentran en problemas legales y buscan clemencia para sus cargos, y entonces se ven obligados a presentarse con información.

Rowe recordó claramente el caso del horroroso apuñalamiento en el que murió Kristopher Olinger, estudiante de la preparatoria Monterey High, en 1997. Después de que el caso se enfrió durante años, un testigo finalmente se presentó en 2005 y permitió resolverlo por completo, dijo Rowe. En ese caso en particular, el testigo entró al programa de protección de testigos del condado, y su testimonio contribuyó a la condena en 2013 de dos hermanos involucrados en el homicidio.

“La ironía es que las pandillas temen a los ciudadanos, quizás por diferentes razones, pero sin embargo les temen tanto como los ciudadanos temen a las pandillas. La gente les tiene miedo a las pandillas debido a su violencia, y las pandillas les tienen miedo a los ciudadanos porque pueden reportar esa violencia”, dijo Rowe. “La realidad es que si no tenemos la ayuda del público, de alguien que se presente, algunos de estos delitos nunca serán resueltos”.

En los casos de homicidio, los familiares y amigos sobrevivientes merecen esa conclusión, agregó.

Además, los pandilleros y otros criminales involucrados en un tipo de delito también están involucrados en otros delitos que en general afectan la calidad de vida de la comunidad. Por ejemplo, un pandillero que es buscado por un homicidio también podría ser responsable de la venta de drogas, robos a casas y robos de autos.

Los grupos de vigilancia de los vecindarios de Salinas, que con frecuencia tienen foros en línea para proporcionarse información mutuamente acerca de la denuncia de delitos, se han vuelto cada vez más activos a lo largo de los años.

Salinas Neighbors United proporciona información detallada acerca de cómo reportar delitos y actividades sospechosas; además, resuelve las dudas que las personas que reportan delitos puedan tener en su sitio web www.salinasneighborsunited.org.

El concejal Steve McShane de Salinas fundó Salinas Neighbors United después de ver cómo se reducían los presupuestos de los gobiernos locales a medida que los problemas de la criminalidad aumentaban.

“Los vecindarios de Salinas están más organizados que nunca antes en la historia de esta ciudad, y la razón de esto son los recortes presupuestarios... Todo proviene de esta curiosidad de qué hacemos cuando vemos algo”, dijo McShane.

Hace años, McShane también coordinó un esfuerzo para establecer la primera aplicación telefónica de la ciudad, “MySalinas”, la cual permite que los residentes reporten de manera anónima una gran variedad de problemas que incluyen delitos violentos, aplicación del código, graffitis y más.

Este tipo de tecnología, aunada a la participación de los grupos de vigilancia de los vecindarios, proporciona otro par de ojos fundamentales para la ciudad, explicó.

Los grupos de vigilancia de los vecindarios permiten que la gente proteja su comunidad en una forma colectiva que le da al individuo un mayor sentido de comunidad, dijo Rowe.

Además, el mensaje que transmite la denuncia de delitos puede ser tan importante como la acción misma.

“Si ellos no lo hacen, su vecindario, su comunidad nunca mejorarán. Solo continuarán empeorando”, dijo Rowe. “Si la comunidad no se enfrenta a la violencia en su comunidad, no hay incentivo para que la gente se comprometa a detener esa violencia. Es su responsabilidad como miembros de la comunidad decir: ‘Ya me cansé de que la gente sea asesinada sin otra razón además del color de la ropa que lleva’. Me doy cuenta de que la gente tiene miedo, pero ¿cuál es la alternativa? No hacer nada ni decir nada, y el problema continúa”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1Uz5hb8