CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El nombre de Joaquín Ávila es casi sinónimo de los derechos de votación. El abogado educado en la Universidad de Harvard, quien construyó su carrera en base a la defensa de los derechos de votación y dirigió la cruzada para cambiar nuestro sistema electoral local de elecciones generales a elecciones de distrito, se encuentra en Salinas esta semana en una gira de discursos y pláticas informales en celebración del 50° aniversario de la Ley de Derechos de Votación de 1965.

Dos de las más famosas victorias legales de Ávila están basadas en Watsonville y Salinas; estas ciudades se vieron obligadas a cambiar de elecciones generales a elecciones de distrito, lo cual le dio poder al voto latino después de décadas de estar privados del derecho de representación.

En la actualidad, Ávila continúa trabajando en proyectos relacionados con los derechos de votación. Vive en Seattle Washington y llegó a Salinas el lunes por tren.

The Salinas Californian se reunió con él el martes para una sesión de preguntas y respuestas.

Pregunta: Pasó un tiempo de calidad en Salinas y Watsonville. ¿Cuándo fue la última vez que estuvo aquí?

Respuesta: Debe haber sido entre los años 2000 y 2010. La ciudad de Salinas me contrató para ayudar con la forma en que los límites del consejo de supervisores del condado estaban entrando a la ciudad. Pensé que (el condado) había violado la sección 5 de la Ley federal de Derechos de Votación, así que les di asesoría acerca de eso... la comunidad latina va a ser un factor significativo en la elección del siguiente consejo de supervisores de los cinco distritos.

P: Su carrera profesional relacionada con los derechos de votación comenzó cuando el poder político latino se conocía como el “Gigante dormido”. ¿Qué piensa ahora de esa etiqueta?

R: Pienso que esta década, de 2010 a 2020, será la década del poder político latino. Vemos que hay mucha defensa de los derechos de votación. Las legislaturas estatales están aprobando leyes de derechos de votación como la que tenemos en California. A nivel local, existen esfuerzos de defensa a nivel de las bases para hacer que las jurisdicciones cambien sus elecciones de toda la ciudad a distritales... si combinamos todo eso, esta década es diferente. Hay impulso, y se percibe que es bueno y fuerte.

P: ¿Cuál es la situación del movimiento de derechos de votación?

A. Creo que está ganando terreno. Hay algunos abogados que han estado atacando de manera agresiva las elecciones generales. Como resultado, las jurisdicciones vecinas no quieren tener ninguno de los dolores de cabeza que acompañan al litigio, y se están convirtiendo de manera voluntaria (a elecciones distritales)... en comunidades como Hollister, Visalia, Tulare, San Bernardino, veo brotes de activismo político latino que tendrán el efecto de una onda expansiva a nivel estatal... pienso que se están dando cuenta. California se está convirtiendo en un estado de gente de color, mientras que antes lo veían como algo que estaba en el futuro distante. Ahora es una realidad... la discriminación en los derechos de votación está muy viva. Tengo una pasión profunda y amplia. Estoy seguro de que la llevaré conmigo hasta el día de mi muerte. Espero que para entonces haya más gente dedicada a la aplicación de los derechos de votación.

P: Dicho esto, ¿por qué se requieren elecciones distritales?

R: Porque continúa existiendo la votación racialmente polarizada. No somos muy buenos para eliminar esa votación racialmente polarizada. Es un reflejo de una sociedad racialmente polarizada. Cuando tenemos candidatos que se están postulando para puestos de elección y que despotrican contra los inmigrantes, eso se traduce en una agresión contra los latinos... las elecciones distritales no son solo para elegir latinos. La idea es darle el poder a la comunidad, representación a los vecindarios. Son para la gente que está interesada en asegurarse de que la distribución de los recursos públicos se lleve a cabo de manera equitativa.

P: ¿Ejerce influencia su trabajo en las elecciones nacionales?

R: De manera indirecta. Una vez que comenzamos a darles el poder a las comunidades a nivel local, aquí comenzamos con las elecciones de la ciudad, después el consejo de supervisores y las elecciones judiciales. Esto creó una infraestructura. Creó un impacto en las elecciones estatales, y de esa forma tiene un impacto directo en las elecciones presidenciales.

P: ¿A quién apoyará en las elecciones presidenciales?

R: A nadie. Hace muchos años me di cuenta de que mi trabajo era no involucrarme directamente en la política.

P: Una vez se refirió a la votación racialmente polarizada como el corazón de la bestia. ¿Dónde está latiendo?

R: Observamos el nivel de retórica entre los candidatos presidenciales para las primarias republicanas, especialmente a Trump, que despotrica contra la población de inmigrantes. Él dice que solo está hablando acerca de los inmigrantes ilegales. Pero lo que hace ese tipo de retórica es crear un clima de hostilidad... hace surgir el voto de los reaccionarios. Lo que está sucediendo con las primarias republicanas es alarmante.

P. ¿Con todos los republicanos?

R: No todos los republicanos piensan así. Lindsey Graham y otros piensan que el partido republicano necesita apelar más a los votantes latinos; de lo contrario, simplemente se van a volver irrelevantes.

P: ¿Piensa que veremos a un presidente latino en nuestra vida?

R: Probablemente en el siguiente par de ciclos electorales.

P: ¿Está retirado, continúa activo? (Ávila sufrió un accidente cerebrovascular en 2010 que lo dejó paralizado del lado izquierdo.)

Continúo muy involucrado en los asuntos relacionados con los derechos de votación. La facultad de leyes de la Universidad de Seattle (donde trabajaba) creó la Iniciativa Nacional de los Derechos de Votación y me puso a cargo de ella. Así que mi trabajo ahora es recaudar fondos para ella. Queremos servir como un centro de recursos para inspirar a los estudiantes a participar en el litigio en favor de los derechos de votación... y ayudar a los abogados que han presentado casos de derechos de votación en todo el país.

P: ¿Dónde, por ejemplo?

R: En el este de Washington. Acabamos de ganar un caso en Yakima contra las elecciones generales, y tuvieron que convertirse a elecciones distritales. Apelaron el dictamen. Ahora vamos a defender la apelación y esperamos ganar. Será como el caso de Watsonville.

P: ¿Qué hay acerca de California?

R: Lo que me viene a la mente son casos en Palmdale, el Condado de Fresno, el Condado de Tulare y el área de Dinuba.

P: Uno pensaría que las comunidades ven caer las fichas de dominó y cambian voluntariamente.

R: No, el poder político nunca se da. Uno tiene que tomarlo.

P: ¿Cuál es su punto de vista acerca del voto latino en la actualidad?

R: Está más solidificado, más poderoso, pero aún tenemos camino que recorrer. Cuando podamos crear nuestras propias iniciativas a nivel estatal, entonces sabremos que hemos llegado.

P: ¿Qué piensa ahora de ese gigante dormido?

R: Ya no está dormido... ya se levantó de la hamaca.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1JbN1RW