CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Las autoridades mexicanas abrieron el martes una investigación por los daños sufridos por un conjunto de petrograbados prehispánicos en una cueva del centro del país.

La Procuraduría General de la República informó en un comunicado de que la investigación es por Violación a la Ley Federal sobre monumentos y zonas arqueológicas en la Cueva del Diablo, ubicada al pie de un escarpe rocoso conocido como “La Peña”, al noreste de la población de Totolac, próxima a Tlaxcala.

“Sin temor a equivocarnos podría ser una cueva de chamanes”, dijo a The Associated Press el antropólogo Guadalupe Reyes, Director de Comunicación Social San Juan Totolac, municipio en el que se encuentran los petrograbados dañados.

“Los vándalos repitieron los patrones geométricos de los grabados con un spray rojo”, denunció el antropólogo.

Dijo que “es el testimonio fiel de una bóveda celeste, tiene una luna creciente y un sol…acompañados de 24 personajes danzantes que son mitad animal y mitad humanos, felinos de manos extendidas como garras y yelmo en un calendario lunar con 28 puntos y figuras cánidas que solían acompañar a estos personajes durante las ofrendas”.

Explicó que se trata de la alegoría de un rito agrícola lunar y que la bóveda de piedra está orientada hacia donde sale el sol, en un punto desde el que se divisan en posición de media luna los cuatro volcanes: Orizaba, Malinche, Popocatépetl e Iztaccíhuatl. En los alrededores crecen plantas alucinógenas como el “collar del zopilote” que los chamanes utilizaban en sus ceremonias.

Copyright 2015 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1Nw7XEo