CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Un reo en Utah condenado a la pena máxima que está apelando su sentencia de muerte por fusilamiento dijo que el método de ejecución es un castigo cruel e inusual.

El estado aprobó recientemente el uso de un pelotón de fusilamiento como alternativa cuando no hay disponibilidad de fármacos para una inyección letal.

Ron Lafferty, de 74 años, argumentó en documentos presentados en la corte que el fusilamiento le ocasionará una muerte lenta e innecesariamente dolorosa. En un principio él escogió este tipo de ejecución cuando fue sentenciado hace 30 años y tal posibilidad estaba disponible. Sus abogados argumentan ahora que él no era jurídicamente competente para haber hecho eso.

El caso podría poner a prueba si el pelotón de fusilamiento es constitucional, dijo Kent Hart, de la Asociación de Abogados Penalistas de Utah.

“Es una muerte atroz”, señaló el martes.

Utah se convirtió en el único estado que lo permite cuando no hay disponibilidad de fármacos para inyección letal. Legisladores estatales dijeron que la aprobación fue una manera práctica de seleccionar un plan de respaldo a los fármacos, los cuales han estado bajo un creciente escrutinio.

Sin embargo, los opositores dicen que los pelotones de fusilamiento son algo bárbaro.

Lafferty es el reo del pabellón de la muerte de Utah con más tiempo en espera de ser ejecutado y uno de los prisioneros que está más cerca de una posible fecha de ejecución. Fue declarado culpable por los asesinatos en 1984 de su cuñada Brenda Lafferty y del bebé de ella. Él argumentó que Dios ordenó los homicidios debido a la oposición de la víctima a las creencias de él en la poligamia.

Su oposición a un pelotón de fusilamiento fue manifestada el viernes en una petición ante una corte federal, en la que le solicitó a un juez que ponga su caso en espera para que pueda presentar inconformidades respecto al manejo de evidencia y testimonio. Sus abogados argumentaron además que la inyección letal es inconstitucional.

No se estableció una fecha límite para que el juez federal de distrito Dee Benson emita un fallo sobre la petición. Actualmente el estado no tiene fármacos para inyección letal.

El argumento de que la pena de muerte es inconstitucional es común en apelaciones a tal sentencia, dijo el abogado de Utah, Greg Skordas.

“Esas peticiones son presentadas en cada caso de pena de muerte en Utah que he visto”, comentó.

Pero en el caso de Lafferty, los abogados podrían llamar a expertos a testificar respecto al sufrimiento durante ejecuciones por fusilamiento.

Utah es el único estado en los últimos 40 años en aplicar penas de muerte por este método. Ha efectuado tres ejecuciones así desde que la Corte Suprema autorizó la reanudación de la pena de muerte en 1976.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2015 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: http://bit.ly/1J6nGum