CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Los funcionarios que están trabajando en un contrato laboral de proyecto (Project Labor Agreement, PLA) para la construcción de la quinta preparatoria de la ciudad esperan que el lenguaje específico del contrato les ayude a mantener sus promesas de usar prudentemente el dinero de los contribuyentes, mantener el proyecto en manos locales, emplear a la fuerza laboral local y beneficiar a la economía local.

Sin embargo, esas promesas no tienen fundamento, dijeron los líderes empresariales del área de Salinas, si se va a utilizar un PLA para construir el proyecto de $90 millones de dólares. Afirmaron que los PLA que favorecen a los sindicatos con frecuencia obligan al uso de contratistas y trabajadores de fuera, y al mismo tiempo generan costos de construcción más altos a costa de los contribuyentes.

La batalla más reciente sobre los PLA se está llevando a cabo en el distrito escolar Salinas Union High. En mayo, el consejo escolar votó 5-1 en favor de utilizar un PLA para construir una preparatoria nueva en la zona norte de la ciudad.

En el pasado se han utilizado los PLA en algunos proyectos del distrito, dijo Lila Cann, presidente del consejo. Esta vez, Cann informó que el consejo quiere que el PLA cuente con un lenguaje específico para garantizar que el proyecto contrate a la mayor cantidad posible de trabajadores locales, y que por lo menos el 50 por ciento de ellos sean sindicalizados.

“Estamos tratando de asegurarnos de que los trabajadores sean locales. Ellos se encuentran entre los que votaron por el bono”, agregó.

Los votantes de Salinas aprobaron la Medida B en noviembre, que consiste en un bono de $128 millones de dólares, para financiar la construcción de la nueva escuela y hacer renovaciones en las escuelas existentes.

La quinta preparatoria del distrito se construirá en un sitio de 29 acres que se encuentra en la calle Rogge al norte de Salinas. El costo estimado del proyecto alcanza los $90 millones de dólares.

También se están negociando otros detalles del PLA, pero estos no se compartieron el martes. Los PLA normales no contienen cláusula en contra de huelgas, fechas límite y tampoco requieren contratos obligatorios por parte de los subcontratistas.

Mientras tanto, Paul Farmer, director ejecutivo de la Cámara de Comercio del Valle de Salinas, dijo que continuará dirigiendo a la oposición al uso de los PLA. Farmer apuntó a los estudios de la industria, así como a su propia investigación local, que demuestran que existe una relación entre los PLA y el aumento en los costos de la construcción en proyectos públicos.

Esos estudios de la industria están equivocados, según informó un funcionario del sindicato. La mayoría de ellos están prejuiciados contra los PLA porque están financiados por la misma industria, dijo Andy Hartmann, gerente administrativo y secretario de finanzas del Local 234 de la Hermandad Internacional de Trabajadores Eléctricos con sede en Castroville.

Hartmann respondió apuntando a un estudio de 2007 que llevaron a cabo tres universidades, y en el cual no se encontró ninguna correlación entre el aumento de los costos de la construcción y la presencia de los PLA. En lugar de ello, otros factores como las condiciones del mercado, la disponibilidad de materiales, el clima, etc., son lo que realmente afecta los costos. Un PLA bien elaborado puede garantizar trabajadores de gran calidad, mientras que se asegura la programación, las reglas laborales, la seguridad, la contratación de minorías, la capacitación, etc., según especifica el estudio que analizó 100 proyectos con PLA.

El año pasado, Farmer y otros líderes empresariales tuvieron éxito al hacer que el consejo de gobierno de Hartnell College revirtiera su decisión de utilizar PLA. El consejo aprobó inicialmente el uso de los PLA para la construcción de su complejo de ciencias y tecnología de $28 millones de dólares, pero posteriormente rescindió el voto después de encontrar fallas en parte de la información en la que basó su decisión.

Farmer dijo que un análisis que se llevó a cabo en cuatro proyectos de construcción recientes en Hartnell College, dos con PLA y dos sin ese tipo de contrato, demuestra su posición.

“Los números están claros: los proyectos que no tienen contrato laboral de proyecto permitieron que una cantidad más de cinco veces superior de dinero permaneciera con las compañías locales”, escribió Farmer en un boletín de la Cámara. “Si el... distrito de preparatorias decide continuar sin PLA, puede esperar inyectarle casi $34 millones de dólares más a la economía local”, según sus cálculos.

En una imagen más general, a nivel estatal, están en juego aproximadamente $20,000 millones de dólares en bonos para contratos de construcción de escuelas públicas, según la coalición para el empleo justo en la construcción, un organismo de control proindustria que monitorea la actividad de los PLA.

“Ciertamente planeamos continuar ejerciendo presión sobre este asunto”, dijo Farmer. “El distrito tiene más proyectos, y luego está la ciudad de Salinas y otros proyectos gubernamentales (con valor ) de más de $1,000 millones de dólares en los próximos años. Este (proyecto de preparatoria) es el inicio de ello. Si los sindicatos tienen éxito con este PLA se irán tras otros proyectos”.

Hartmann, quien participa en la negociación del PLA de la preparatoria, dijo que la prioridad es hacer que los trabajadores locales participen en el proyecto y asegurarse de que el dinero del mismo se gaste localmente. Agregó que tanto el sindicato como el distrito están de acuerdo en la mayor parte de las cosas que desean ver en el PLA.

En la junta del consejo escolar del 21 de julio se proporcionará una actualización acerca de las negociaciones del PLA. Se espera que ambos bandos asistan. También se espera que el proyecto salga a concurso para el 14 de agosto.

Siga a Roberto M. Robledo en Twitter @robledo_salnews #salinas. En Facebook, visite: Roberto Robledo community journalist. En Instagram: rrobledo69

Los números

La quinta preparatoria planeada para el distrito escolar Salinas Union High:

Terreno de 39 acres en el 1100 de la calle Rogge.

Edificio de dos pisos para 54 salones de clases, que incluye ocho laboratorios de ciencias, tres laboratorios de cómputo, biblioteca, centro de medios, sala de almacenamiento de libros de texto y oficinas administrativas.

Escenario al aire libre.

Gimnasio, gimnasio principal, gimnasio pequeño, gimnasio para lucha, sala de pesas, vestidores para niños y para niñas, y sala de entrenamiento.

Edificio para el servicio de alimentos con cafetería con 300 asientos, cocina y dos salones de clases.

Instalaciones atléticas que incluyen estadio iluminado, ocho canchas de tenis, seis canchas de basquetbol, campo de béisbol, tres campos de softbol y dos campos de fútbol soccer.

Estacionamiento para 453 vehículos.

Mejoras a la calle Rogge y cinco accesos a la escuela.

Costo estimado: casi $90 millones de dólares.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1MlQY72