CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El verano acaba de empezar y sin embargo se siente como si la escuela está a la vuelta de la esquina. Para los niños que van al kínder o el kínder transicional, por primera vez, esto puede ser emocionante y también pueden sentir un poco de miedo. Las transiciones positivas al kínder pueden ser una parte importante del éxito escolar. Estos son algunos consejos que usted y su familia puede utilizar para ayudar a los niños a desarrollar la confianza y las habilidades para la escuela.

Reconozca las cosas que su niño puede hacer de forma independiente. Esto puede incluir las cosas cotidianas como lavarse las manos, cepillarse el pelo, y vestirse y desvestirse. Reconozca las crecientes habilidades de su hijo. "Fue muy útil el que haigas ayudado a poner tu ropa sucia en la lavandería. ¡Gracias!"

Anime a su hijo a seguir intentándolo incluso cuando sea difícil. Dígale que usted sabe que es difícil y usted cree que él puede hacerlo. No se ría o se siente frustrado cuando él no puede hacer algo. Muestre su apoyo, "Sé que es difícil abrochar el botón de tus pantalones. Respira profundo y vuelve a intentarlo. ¡Sé que puedes hacerlo! "

Lea. Vaya a su biblioteca local y alquile los libros prestados en su lengua materna. Pregunte por libros que tengan que ver con ir al kínder y busque otros libros que le interesen a su hijo. Libros como the Kissing Hand y Look Out Kindergarten, Here I Come (disponibles en español) pueden ayudar a facilitar la transición de su hijo al kínder. Sea creativo y haga su propia historia mientras miran libros ilustrados. Usted tome un turno y luego vea si su hijo quiere compartir su propia historia también. Muchas bibliotecas también ofrecen hora de cuentos que puede ayudar a su hijo a acostumbrarse a sentarse y escuchar con otros niños.

Haga tiempo para jugar. El juego es la forma en que los niños aprenden. A través del juego, los niños exploran y aprenden conceptos que ayudan a prepararlos para el kindergarten. Por ejemplo aprenden sobre formas y tamaños al explorar diferentes objetos o al apilar bloques. También organice tiempos para que su hijo juegue con otros niños. Lleve amigos o primos cercanos a la edad de su hijo al parque. El jugar con los otros niños le da a su hijo una manera de aprender a tomar turnos, resolver problemas, y ser creativo al mismo tiempo que está desarrollando habilidades importantes de lenguaje y comunicación.

Hable Sobre Ello. Hablar con su hijo es importante. Ayude a desarrollar la confianza de su hijo sobre la escuela al escuchar y responder a sus temores o dudas. A los niños les encanta escuchar historias positivas sobre cuando usted era joven. Comparta historias sobre sus días en la escuela o dígale al hermano mayor o amigo que hable sobre su experiencia en la escuela. También explíquele el cambio que va a suceder pronto. Las conversaciones sobre la escuela ayudan a que su hijo sepa qué esperar. Hable acerca de la clase, el maestro, y la rutina diaria.

Manténgase Sano. Su hijo necesita alimentos saludables, suficiente descanso, y visitas al médico y al dentista de forma regular. Recuerde que los niños ingresando a las escuelas públicas por primera vez en California deben estar al día con todas las vacunas. Traiga su tarjeta de vacunación amarilla a su médico o clínica para asegurarse de que su hijo tenga todas las vacunas que necesita para ingresar en la escuela.

Inicie la rutina escolar temprano. Antes de que comience la escuela, comience la nueva rutina. Facilite los nuevos tiempos de ir a la cama y termine la noche dejando que su hijo escoja su ropa para el día siguiente y leyendo un libro o compartiendo una historia.

Visite la escuela. Antes de que empiecen las clases, visite la escuela. Tome un paseo y vea los edificios y explore el patio de recreo. Muchas escuelas también ofrecen actividades para las familias del kínder antes del inicio de clases. Llame a su escuela para averiguar si algo está programado o si usted y su hijo podrían reunirse con su maestro antes del primer día.

Una vez que comience la escuela, conozca al maestro de su hijo y asista a las conferencias de padres y maestros. Si usted necesita un intérprete, pregúntele al maestro de su hijo o la secretaria de la oficina cómo solicitar uno. La participación de los padres ayuda a la escuela y a su hijo. Por lo tanto, no se preocupe si usted no habla el mismo idioma que el maestro; es importante que su hijo vea que usted está interesado en su maestro y su escuela. Si es posible, dese de voluntario en la clase o en las excursiones y participe en eventos de la escuela como noche de regreso a la escuela, actuaciones y casa abierta.

Los Primeros 5 del Condado de Monterey apoyan programas para ayudarle a usted. Para obtener más información acerca de los programas para los niños pequeños y sus familias, visite www.First5Monterey.org o llame al 2-1-1.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1MlPSrY