LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

LOS ANGELES (AP) â Todo el mundo le advirtió que no filmara al aire libre el concierto final de "Pitch Perfect 2". Era junio en Baton Rouge, Louisiana. El calor era abrasador. Era temporada de huracanes. Y tendrían que construir todo un escenario y contratar a cientos de extras para que luciera creíble. Pero Elizabeth Banks sabía lo que quería.

"Yo seguía diciendo, 'No me importa, se va a ver genial, tenemos que hacerlo''', dijo la actriz, productora y, ahora, directora debutante.

Tomó casi un mes construir el escenario inspirado en el Festival de Glastonbury. Y en cuanto a los extras, la producción emitió una invitación a un casting para los fans de "Pitch Perfect" y más de 3,000 personas se presentaron.

La tarea masiva tomó cuatro noches enteras de rodaje, múltiples cámaras, actuaciones elaboradas y una tolerancia para picaduras de insectos misteriosos. Banks incluso asumió la responsabilidad de mantener la energía de la multitud menguante y salió varias veces al escenario a animar al público con las propias Bellas de la cinta.

No es un secreto que "Pitch Perfect" tiene seguidores por montones. La modesta comedia de Universal Pictures del 2012 sobre un grupo universitario de cantantes a capella (las Bellas) facturó 113 millones de dólares a nivel mundial y 103 millones de dólares adicionales en ventas de videos.

Cuando los planes para una continuación empezaron a cuajar, el director del primer filme, Jason Moore, se había comprometido a rodar la comedia de Tina Fey y Amy Poehler "Sisters" y "Pitch Perfect 2" necesitaba un nuevo director.

Banks, conocida por sus papeles en "The 40-Year-Old Virgin" y "The Hunger Games", había estado pensando en dirigir. Dirigió obras teatrales en la Universidad de Pensilvania y había asumido proyectos pequeños en los últimos años para aprender tanto como pudiera. Además, como productora y actriz en la primera película, ya conocía el mundo a cappella y contaba con la confianza de las actrices Anna Kendrick y Rebel Wilson.

"Justo cuando iba a levantar la mano para hacerlo, el estudio dijo, '¿por qué no lo haces tú?''', relató.

Las Bellas, esta vez, intentan volver a la cima tras haber sufrido una sonada vergüenza.

"Ciertamente no había planeado debutar como directora con un musical gigante", expresó riendo. Pero accedió y se dispuso a hacer que todo fuera más grande: los vestuarios, las actuaciones, la inversión. Incluso hay un cameo de los superfans de "Pitch Perfect", los Green Bay Packers.

"Siento que tengo más que ofrecerle a este negocio y que estaba siendo infrautilizada", dijo Banks de su papel como directora y productora. "Sabía que probablemente esto iba a cambiar mi vida. También sabía que tenía que aceptar. Las mujeres no solemos recibir estas oportunidades".

Para los más de cuatro meses de rodaje, Banks se mudó a Baton Rouge con su esposo, el productor Max Handelman, y sus dos hijos y vivió "como un monje". Pasaba 12 horas en el plató, tanto tiempo como podía con los niños, y dormía.

"Soy una maravilla haciendo mil cosas al mismo tiempo... como todas las mamás que conozco. Eso ayuda", dijo.

También aprovechó las enseñanzas de los directores con los que ha trabajado: cómo Judd Apatow trabaja con improvisaciones, cómo Francis Lawrence filma a bailarines y cómo mantener la calma en el set. En "Catch Me If You Can" Steven Spielberg estaba "tan relajado".

"Uno se da cuenta que él tiene a los mejores de la industria en cada departamento trabajando para él. '¿De qué va a preocuparse?'", dijo, y se dio a la tarea de hacer lo mismo.

"Trabaja duro. Es extremadamente preparada. Se lo toma muy en serio", se maravilló Handelman. "No hubo una sola persona que preguntara '¿qué sabe esta directora debutante? ¿qué sabe esta actriz?'. Controló 100% a un equipo que era de hombres en un 90%".

Aunque Banks reconoce que probablemente superó las expectativas de muchos, también se apresura a poner las cosas en perspectiva.

"No estaba realizando una cirugía cerebral. Ninguna vida estaba en mis manos... No estoy esquivando balas en Afganistán. Sólo estamos haciendo una película. Tiene que ser divertido. Si no lo es, lo estás haciendo más difícil de lo que tiene que ser", dijo.

La actuación sigue siendo una prioridad para Banks, quien dijo riendo que tras el estreno del 15 de mayo no tiene trabajo a la vista. Las discusiones sobre una tercera entrega de "Pitch Perfect", para Banks, vendrán más adelante.

También está deseosa de volver a dirigir, aunque considera que las condiciones ideales de "Pitch Perfect 2" serían imposibles de repetirse.

"No me sorprendería que sea un poco inconformista con su próxima selección", dijo el coproductor Paul Brooks. "A ella le gusta subirse su propio listón".

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://bit.ly/1bSybU1