SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Congreso aprueba proyecto de ley de residencia para trabajadores agrícolas con vía para la obtención del estatus legal, pasa al Senado

Kate Cimini
Salinas Californian

El Congreso aprobó la Ley de Modernización de la Fuerza Laboral Agrícola (Farm Workforce Modernization Act) a principios de este mes, votando una medida que daría a los trabajadores agrícolas indocumentados un camino hacia la obtención de la residencia permanente.

“Esta es una oportunidad para resolver un problema que aqueja a los Estados Unidos”, dijo la representante Zoe Lofgren, quien encabezó el proyecto de ley. 

La última vez que el Congreso abordó el asunto del trabajo agrícola fue en 1986.

“Este proyecto de ley... estabiliza a la fuerza laboral”, dijo Lofgren. “Tenemos trabajadores agrícolas que han estado aquí mucho tiempo sin sus papeles, viviendo con miedo y, en algunos casos, siendo arrestados y deportados. Necesitamos permitirles obtener una visa de trabajador agrícola que sea temporal y renovable de modo que puedan desempeñarse en el trabajo que nosotros y sus empleadores necesitamos que realicen”.

El Congreso aprobó la Ley de Modernización de la Fuerza Laboral Agrícola (Farm Workforce Modernization Act) a principios de este mes, votando una medida que daría a los trabajadores agrícolas indocumentados un camino hacia la obtención de la residencia permanente.

Si llegara a aprobarse por el Senado y el presidente Donald Trump la promulgara, la Ley de Modernización de la Fuerza Laboral Agrícola también cambiaría las normativas relacionadas con los trabajadores agrícolas temporales H-2A, modificando la forma en que se determinan los salarios y agregando visas nuevas y temporales con un periodo laboral más largo.

Los defensores de los agricultores dicen que esto los liberaría de una carga monetaria injusta, proporcionándoles al mismo tiempo trabajo durante todo el año. 

“La agricultura ha abogado por una solución precisa y quirúrgica frente a la crisis laboral agrícola”, dijo en una declaración preparada Tom Nassif, presidente y director general de Western Growers Association. “La justificación: que manos extranjeras cosechen nuestras frutas y verduras y realicen muchos otros trabajos cualificados que son necesarios en las granjas estadounidenses, ha sido aceptada desde hace mucho tiempo por ambos partidos políticos.

“Todo lo que queda por hacer ahora es que el Senado y el presidente Trump actúen”, dijo el Sr. Nassif.

La mayor parte de los trabajadores agrícolas en los EE. UU. se concentra en California, donde más de 420,000 trabajadores agrícolas cultivan y cosechan los productos que alimentan a todo el país. 

El 'Plan de Acción y Vivienda para los Trabajadores Agrícolas' de 2018 del Condado de Monterey, para los Valles de Salinas y Pajaro, muestra que más de 91,000 trabajadores agrícolas vivían y trabajaban en los condados de Monterey y Santa Cruz en 2016. 

La U.C. Davis calcula que hasta un 60 % de los trabajadores agrícolas de California son indocumentados. La cifra que da el Centro para las Familias de Trabajadores Agrícolas (Center for Farmworker Families) es incluso más alta: según sus cálculos casi 75 % son indocumentados, vulnerables a la deportación.

El Congreso aprobó la Ley de Modernización de la Fuerza Laboral Agrícola (Farm Workforce Modernization Act) a principios de este mes, votando una medida que daría a los trabajadores agrícolas indocumentados un camino hacia la obtención de la residencia permanente.

La edad promedio de los trabajadores agrícolas con documentos también está aumentando dramáticamente, por lo que esta profesión necesita una inyección de trabajadores más jóvenes y documentados. 

Nassif dijo que esto motivó a Western Growers a impulsar cambios en el programa H-2A para hacerlo más viable para los agricultores en todo EE. UU.

El programa H-2A permite que los empleadores agrícolas empleen temporalmente a trabajadores invitados de otros países durante seis meses cada vez, cuando exista una escasez de trabajadores dispuestos a aceptar los trabajos que ellos ofrecen.

El proyecto de ley crearía tarjetas de residencia legal permanente (green cards) adicionales para personas que trabajan en la agricultura y la horticultura, y se daría a los trabajadores H-2A, que han trabajado 10 años en el campo, la opción de solicitar una de esas green cards.

El proyecto de ley también cambia la manera en la que se calculan los salarios H-2A, haciendo que sea más asequible para los agricultores emplear a trabajadores H-2A. Esto sigue la iniciativa de la administración de Trump tras un cambio regulatorio propuesto para las visas H-2A durante el verano.

“Coincidir en una forma que sea uniforme tanto por parte de los trabajadores agrícolas como de los agricultores... representa el valor del trabajo, de reconocer la importancia de la comunidad agrícola... y el papel conjunto que desempeñan los agricultores y los trabajadores agrícolas en todo eso”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, quien convocó a una inusual votación del innovador proyecto de ley.

“Esperemos que de parte de todo el Capitolio podamos obtener una resolución para este tema y podamos enviárselo al presidente de los Estados Unidos”, dijo la Sra. Pelosi. “Este es un gran día”.

El proyecto de ley también crea visas temporales por tres años para trabajo agrícola. El programa está sujeto a un límite, el cual podría aumentarse por orden de los Secretarios de Agricultura y del Trabajo a través de este proyecto de ley.

El Congreso aprobó la Ley de Modernización de la Fuerza Laboral Agrícola (Farm Workforce Modernization Act) a principios de este mes, votando una medida que daría a los trabajadores agrícolas indocumentados un camino hacia la obtención de la residencia permanente.

Aquellos familiarizados con el mundo de la agricultura posiblemente recuerden el proyecto de ley Blue Card que también ofrecía una vía hacia la obtención de la ciudadanía para los trabajadores agrícolas indocumentados y prometía una fuerza laboral más estable para los agricultores. 

La senadora Dianne Feinstein, trabajando junto a otros demócratas, ha presentado varias formas del proyecto de ley Blue Card en la última década. Nunca se ha convertido en ley. 

El proyecto de ley Blue Card brindó un punto de partida para la Ley de Modernización de la Fuerza Laboral Agrícola.

El nuevo proyecto de ley ahora va al Senado. Su apoyo bipartidista facilita su posibilidad de aprobación en comparación con los proyectos de ley anteriores que han ofrecido vías similares hacia la ciudadanía para los trabajadores agrícolas indocumentados, dicen los legisladores.

“Este es un ejemplo de cómo puede lograrse una legislación”, dijo el congresista Jimmy Panetta. “Me honra poder estar aquí de pie con los demócratas y los republicanos. Resolvimos los detalles relacionados con esta legislación tan difícil. No es perfecta. Se requiere de compromiso, al igual que con nuestra democracia”.

Para apoyar este tipo de trabajo suscríbase