LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Después de que Barry Wilson y su esposa por 40 años se despidieran de sus hijos que partían del hogar, a principios de la década del 2000, decidieron irse de Throckmorton, Texas y recorrer el país en su vehículo recreativo (de los llamados RV). 

Ella trabajaba como “enfermera itinerante” realizando trabajos temporales por contrato en hospitales después de que él se jubilara de trabajar en los campos petroleros. 

De este modo, recorrieron el oeste de los Estados Unidos. 

Pero cuando llegaron a King City en 2003 y se estacionaron en un parque para vehículos recreativos, se percataron de que el costo del espacio de estacionamiento estaba afectando mucho su presupuesto. Cuando el Sr. Wilson fue a pagar la renta del segundo mes, un trabajador del parque le habló sobre un programa que podría ayudarles. 

“El hombre dijo: 'Bueno, me estoy boicoteando solo, pero... pueden ofrecerse para trabajar como voluntarios en San Lorenzo Park'”, nos comenta el Sr. Wilson. 

El Sr. Wilson llamó al departamento de parques del Condado de Monterey y preguntó por el programa.

“Me preguntaron cuándo podía estar allá y respondí: 'En una hora'”, dijo el Sr. Wilson, un viernes en Toro Park, donde había estado trabajando como voluntario durante los últimos 15 meses.

A cambio, el departamento de parques del Condado de Monterey les permite vivir sin pago de renta de espacio en un campamento aislado del parque que cuenta con agua, electricidad y drenaje, comentó Wilson. 

Es un programa que Wilson y su esposa han aprovechado en sus viajes a Wisconsin, Colorado y por toda California: su esposa trabaja em algún lugar cerca como enfermera por contrato y, al ser voluntarios, se ahorran el pago de la renta de un lugar de estacionamiento. 

“Necesito mantenerme ocupado y me ahorro dinero”, dijo Wilson. 

El Condado de Monterey ofrece este programa en el cual los voluntarios también pueden quedarse en tiendas en el campamento, en todos los parques del condado, dijo Jim Rodems, director de parques del condado. 

Atrae principalmente a personas jubiladas que quieren conocer el país sin quedarse en la ruina, comentó. 

“Para ellos es una opción y para nosotros es grandioso”, dijo. “Probablemente no podríamos operar nuestros parques sin ese tipo de voluntarios”. 

Y los parques necesitan de los voluntarios: dos terceras partes de los 46 sitios donde se puede vivir están desocupados, explicó. 

Una persona debe comprometerse a realizar al menos 20 horas de servicio voluntario a la semana, comentó. El plazo máximo es técnicamente de un año, pero el condado puede ofrecer extensiones si los parques no están llenos. 

Pero aún con cantidades más pequeñas de voluntarios, los voluntarios que viven ahí realizaron 15,398 horas de trabajo en los parques durante el año fiscal 2018-2019, dijo. 

La mayoría de los voluntarios eran de los parques San Lorenzo y Toro, comentó. 

“Probablemente trabajan más horas como voluntarios y lo hacen en su propio tiempo”, dijo el director Rodems. 

El Sr. Wilson dijo que los programas para vivir en los parques estatales que han aprovechado, por lo general están llenos. 

No obstante, el director Rodems dijo que hay ciertas características que buscan en los voluntarios, como experiencia manejando dinero en efectivo y en servicio al cliente.

Además, solo se permite que trabajen personas adultas debido a cuestiones de responsabilidad, explicó. 

Los días del Sr. Wilson tienen rutinas, como recolectar basura de los basureros los lunes, después del día más ocupado de la semana en el parque, el domingo. También ha ayudado con otros trabajos y está ayudando a construir otro espacio para acampar para un voluntario que viva ahí. 

Pero cada día es diferente: animales silvestres, como venados, pasean por el campamento y el Sr. Wilson disfruta de conocer a nuevas personas todos los días. 

Es también mucho más barato para él, quien al ver los precios de estacionamiento pensó para sí que debió haber ahorrado más para su retiro durante su trabajo de mantenimiento a bombas de varilla y otros equipos en los pozos petroleros del norte de Texas. 

Los precios de estacionamiento local para vehículos recreativos que vio en Marina iban desde $950 el más económico, hasta $2,500. 

Sin duda, un lugar para quedarse gratuitamente es invaluable en el Condado de Monterey. Hasta septiembre, la renta promedio de un departamento de dos dormitorios era alrededor de $2,140, de acuerdo con apartmentlist.com. 

El director Rodems mencionó que, aunque los voluntarios pueden indicar su parque preferido, el condado tiene la última palabra para decidir a dónde son asignados. 

“Si estás en los lagos, es un largo camino, es un lugar remoto”, dijo. “Puede llegar a ser un sitio extremadamente tranquilo”. 

Esa área incluye los lagos San Antonio y Nacimiento.

El Sr. Wilson también dijo que los voluntarios deben tener cuidado de concentrarse en las tareas que se les asignaron y no realizar otras tareas sin que se les indique. 

En cambio, traten de disfrutar el entorno, especialmente si tienen parientes que viven en climas menos cómodos. 

“(A veces) llamo a papá y le pregunto cómo está el clima y me dice: 'Estamos a 104 °F'”, dijo el Sr. Wilson. “Bueno (papá), no quería decírtelo, pero aquí estamos a 66 °F”. 

También existen oportunidades para voluntarios que desean vivir en los parques, en Laguna Seca y en los parques estatales. 

Para obtener más información sobre el programa de parques del condado, visite https://www.co.monterey.ca.us/ y visite la página de la Agencia de Gestión de Recursos de parques estatales o llame al (831) 755-4895.

Para apoyar este tipo de trabajo suscríbase.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/10/30/monterey-county-parks-offer-free-camping-for-volunteers/2460455001/