CLOSE

The annual march focused on building support for federal legislation that would provide a pathway to citizenship for immigrant farmworkers. Eduardo Cuevas, The Californian

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Los trabajadores agrícolas de temporada verán disminuir los salarios si se produce un cambio en la regla de visa propuesta el verano pasado por la administración Trump; además, los activistas defensores de los trabajadores temen que esto también pueda conducir a recortes salariales para otros empleados en la industria.

Mientras que los expertos dicen que la disminución de los costos proporcionará un alivio muy necesario para los productores. El programa de visas H-2A permitirá a los empleadores agrícolas contratar temporalmente a campesinos invitados de otros países si hay escasez de mano de obra.

No obstante a los posibles decrementos, algunos trabajadores de H-2A dijeron que seguirían participando en el programa incluso si veían bajar sus salarios. A pesar de eso, ellos argumentaron que ganarían mucho más en seis meses como trabajadores de H-2A de lo que ganarían por el mismo trabajo en México.

Orlando, quien prefirió no dar su apellido por temor a perder su trabajo, llegó al Valle de Salinas con una visa H-2A para recoger fresas. Él explicó que ese trabajo era difícil ya que requiere que el recolector pase el día doblado por la cintura y girando suavemente las fresas maduras de cada arbusto.

En español, Orlando dijo que envió la mayor parte de su dinero a su familia en Michoacán, para que sus hijos pudieran comprar ropa y libros para la escuela. Apoyó a toda su familia, dijo, e incluso si los salarios en los EEUU bajaran, aún así volvería a solicitar un trabajo como trabajador H-2A. El dinero es demasiado bueno para dejarlo pasar, enfatizó.

Su compañero de cuarto, César, quien igual, prefiere conservar el anonimato, estuvo de acuerdo con Orlando. "Esta es la razón por la que venimos", agregó en español.

Los cambios propuestos por la administración Trump a la visa H-2A se produjeron poco después de que aumentara la Tasa de Salario por Efecto Adverso (AEWR, por sus siglas en inglés). En los EEUU Los cambios alterarían la forma en cómo se calcula dicha tasa salarial, bajando el salario por hora a los trabajadores temporales para beneficiar a los productores.

El Departamento del Trabajo calcula el AEWR anualmente, y cada estado tiene uno diferente que los empleadores deben cumplir. Los productores que emplean trabajadores H-2A tienen la opción de pagar a los campesinos el que sea más alto: el AEWR, la cantidad acordada en una negociación colectiva o el salario mínimo estatal o federal. En algunos estados, esa lista también incluye el salario vigente, basado en encuestas de empleados en puestos similares dentro del mismo campo.

De 2018 a 2019, California experimentó un aumento del 6% en su AEWR, según Farm Bureau, lo que llevó el salario por hora de $13.18 a $13.92. Otros estados, como Colorado, vieron aumentar su AEWR hasta en un 23%.

Los defensores de los agricultores dicen que los productores y los empleadores no pueden mantener el ritmo de crecimiento salarial, que rara vez cae. Entre 2009 y 2014, el AEWR aumentó de $10.16 a poco más de $11, según muestran los datos del Departamento de Trabajo. Hoy, se ubica en poco menos de $14 en California. Otros estados, incluido Washington, pagan poco más de $15 por hora.

"Esto continuará erosionando la rentabilidad de los agricultores domésticos, mientras continúan expresando que el alza de los salarios de los empleados domésticos es insostenible", dijo el presidente y CEO del Consejo Nacional de Empleadores Agrícolas, Michael Marsh. "Verá a los agricultores expandiendo la producción de frutas y verduras en Canadá y México, donde las tasas salariales son significativamente más bajas de lo que tienen que pagar en los Estados Unidos. Aproximadamente la mitad de la fruta fresca en los Estados Unidos se produce en un país extranjero, y también un tercio de las verduras".

Otros críticos dicen que la tasa salarial no solo es insostenible, sino que se calcula injustamente y necesita urgentemente una solución.

CLOSE

Monterey County is made up of about 82,000 farm workers, and many of the workers are struggling to find affordable housing in Salinas Valley. Photos and clips provided by Amy Wu/The Salinas Californian. Wochit

"Creemos que el AEWR está mal establecido, porque se basa en diferentes regiones de los Estados Unidos", dijo Sara Neagu-Reed, directora asociada de política federal de la Oficina Agrícola de California. "Por un lado estás comparando a un conductor en Idaho con un recolector de arándanos en el Valle de Salinas. Por eso creemos que es defectuoso, y es mejor seguir la regla propuesta, por lo que estás viendo cálculos por categorías de trabajo e individuos que están todos en la categoría de recolección de uva o de bayas".

En el área conocida como el "Salad Bowl of the World", el Director Ejecutivo de la Oficina Agrícola del condado de Monterey, Norm Groot, argumentó que renovar el modelo de cálculo AEWR, que resultaría en un salario por hora más bajo para los trabajadores H-2A, ayudaría significativamente a los agricultores.

"Hay trabajadores temporales a los que se les paga más y trabajadores domésticos a los que técnicamente se les podría pagar menos, pero se les paga lo mismo por la inflación salarial que se incluye", dijo Groot. "Lo que estamos tratando de hacer es vincular los salarios no solo con el índice de inflación, sino también con la economía. Si la economía baja, entonces la tasa salarial adversa también baja. Actualmente, no se ajusta a la baja, entonces tienes una economía que se desploma, mientras sigues pagando esos altos salarios".

Sin embargo, las directrices propuestas en la H-2A tampoco tienen en cuenta la agricultura durante todo el año, como ocurre en el Valle de Salinas, dijo Groot, quien agregó que el problema podría resolverse simplemente aumentando el número de tarjetas verdes con preferencia agrícola y a la industria de la horticultura, o agregando una disposición a voluntad para que los trabajadores H-2A estén atados a un área y no a un productor específico. Eso ayudaría a los productores y trabajadores agrícolas, dijo Groot, ya que los productores no siempre tienen campos que necesiten ser cosechados y los trabajadores H-2A solo reciben un pago por los días que trabajan.

Si los salarios bajan, podría ejercer una presión adicional sobre una población que ya está en dificultades.

Salinas encabeza la lista de lugares en los EEUU con la mayor concentración de trabajadores agrícolas. Según el Departamento de Trabajo, 31,700 personas trabajaron como trabajadores agrícolas en Salinas en 2018. En los valles de Salinas y Pájaro combinados, un poco más de 4,000 campesinos eran trabajadores H-2A en 2017.

El salario medio de un trabajador agrícola en Salinas en 2018 fue de $28,940, según mostraron las estadísticas del Departamento de Trabajo.

Salinas también es uno de los lugares más caros en los EEUU para vivir, con precios de alquiler de aproximadamente el doble del promedio nacional.

La gran mayoría de los trabajadores agrícolas son latinos, y un nuevo informe del Insight Center for Community Development de Oakland encontró que el 52% de los hogares latinos tienen problemas para pagar los gastos básicos, como vivienda, comida o electricidad. El número de hogares latinos con dificultades aumentó del 49% en 2014, mostró el informe.

Esto se debe, en parte, a que los latinos a menudo ganan un salario más bajo. El ingreso medio para los hogares latinos en 2016 fue de $56,200, muy inferior al promedio estatal de $78,000.

Los defensores de los trabajadores agrícolas temen que la propuesta de la administración Trump de reducir los salarios pagados a los trabajadores H-2A afecte negativamente a los trabajadores agrícolas nacionales. 

"Lo que busca hacer la regulación propuesta es cambiar la fórmula de cómo se calcula", dijo Marichel Mejia, coordinadora nacional de campo de la United Farm Workers Foundation. "Una de las formas en que están ajustando esta fórmula es basando los salarios en una encuesta sobre los contratistas independientes de trabajo agrícola y los salarios que pagan. Los contratistas de trabajo agrícola pagan notoriamente menos que los trabajadores agrícolas que son empleados directos de la empresa".

La remuneración de los trabajadores agrícolas domésticos está vinculada legalmente a la remuneración H-2A; El salario por hora que reciben los trabajadores poseedores de esta visa debe ser mayor que el salario que reciben los trabajadores domésticos. No obstante, algunos productores compensan a los trabajadores domésticos a la misma tasa que los trabajadores H-2A, o les pagan una tarifa por pieza, además del salario, y eso puede ayudarlos a ganar sueldos más altos en general.

Defensores como la United Farm Workers Foundation temen que cuando los trabajadores no ciudadanos reciban un pago menor, según la propuesta de la administración Trump, todos los trabajadores agrícolas probablemente verán disminuir sus ganancias.

Los productores pueden contratar contratistas independientes de mano de obra agrícola, en lugar de contratar trabajadores, directamente para reducir su papeleo, reducir los esfuerzos de reclutamiento de trabajadores, reducir la responsabilidad legal, evitar conflictos de sindicalización o gestión laboral y reducir sus propios costos, mostró un informe de 2010 del Instituto de Estudios Rurales de California.

Sin embargo, el mismo informe muestra que se han denunciado abusos contra contratistas de trabajadores agrícolas desde los primeros días del sistema en 1928.

Esos abusos continúan hasta el día de hoy como violaciones salariales y laborales, así como acciones de represalia, como despedir a trabajadores por quejarse de ser rociados con pesticidas

La propuesta de la administración Trump también requeriría que los empleadores paguen menos por el transporte de los trabajadores agrícolas H-2A desde su país natal a su lugar de trabajo, así como disminuir las inspecciones anuales de viviendas H-2A, realizadas por inspectores federales, a una vez cada dos años.

Los empleadores también tendrían la opción de autocertificar que la vivienda cumple con los estándares H-2A en lugar de someterse a una inspección gubernamental.

Esto en particular sonó las alarmas en el UFW, expresó Mejía.

"Los trabajadores agrícolas son personas trabajadoras que hacen algunos de los trabajos más difíciles en este país y traen comida a todas nuestras mesas", dijo Mejía.

"Es un trabajo duro, difícil, digno, por lo que no deberían bajar sus salarios. Hay trabajadores agrícolas que han estado trabajando en este país durante décadas y su seguridad laboral no debería verse amenazada potencialmente por los trabajadores invitados H-2A".

"El programa de trabajadores H-2A es conocido por tener muchos abusos de estos campesinos invitados porque no tienen muchos derechos laborales. Nosotros estamos contra la idea de eliminar algunas de sus garantías de vivienda".

Se espera una decisión sobre la propuesta en unos meses.

Kate Cimini es periodista multimedia para The Californian. Este artículo es parte del proyecto California Divide, una colaboración entre diferentes salas de redacción que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

Para apoyar este tipo de trabajo suscríbase.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/10/30/could-federal-h-2-a-visa-proposal-mean-lower-wages-farmworkers/4079121002/