SUBSCRIBE NOW
to get home delivery

Salinas es elegida en un estudio de Stanford sobre la pobreza

Kate Cimini
The Californian
Trabajadores indocumentados utilizan la sala de urgencias menos <137,2014/05/09,Mendoza/c Valentin1>frecuencia<137> que cualquier otro sub-grupo de California. | <137>Undocumented workers use emergency rooms far less often than any other subgroup of the California population, a new UCLA study concludes.<137>

Salinas es una de 200 comunidades que han sido elegidas como parte de un exhaustivo estudio de varios años sobre la pobreza en los Estados Unidos. 

El American Voices Project, un proyecto conjunto entre las universidades de Stanford y Princeton, pretende crear un censo cualitativo a fin de fundamentar mejor las políticas a nivel local, estatal y federal.

El próximo año, becarios de investigación entrevistarán a personas en direcciones seleccionadas al azar en todos los 50 estados, Puerto Rico, Washington, D. C. y reservas de indígenas estadounidenses, además de personas que viven en la indigencia.

En esta foto del lunes 3 de septiembre de 2018, un vendedor de comida pasa por un parque de casas rodantes, donde la mayoría de los inquilinos son trabajadores agrícolas, en Salinas, California. Pocas ciudades ejemplifican mejor la crisis de vivienda de California que Salinas, a una hora en coche de Silicon Valley y rodeada de campos agrícolas. Es uno de los lugares menos asequibles para vivir en Estados Unidos y muchos residentes consideran que los políticos ignoran la realidad de la crisis de vivienda de la región. (Foto de AP/Jae C. Hong)

El estudio usará 5,000 entrevistas para representar las vidas de 300 millones de personas. Los becarios de investigación visitarán 200 comunidades y ciudades para realizar las entrevistas.

“Justo ahora, en los Estados Unidos, están ocurriendo cosas de las cuales no conocemos su magnitud”, dijo Jordan Fieulleteau, un becario de investigación que actualmente se encuentra tocando puertas en Salinas, esperando obtener una imagen de la vida en áreas donde existe una gran pobreza.

“Realmente queremos estudiar las experiencias de las personas que viven en la línea de pobreza o cerca de ella”, dijo Fieulleteau. “Si el estudio se hubiera realizado en 2008, tal vez hubiéramos previsto la crisis de vivienda o la crisis de opiáceos”.

En esta foto del jueves 6 de septiembre de 2018, Lilia Coyt, en el centro a la izquierda, y la nuera de la Sra. Coyt, Araceli Núñez, alimentan a los bebés en su vivienda de cuatro habitaciones, donde tres generaciones y 15 miembros de la familia viven apretados, en Salinas, California. Pocas ciudades ejemplifican mejor la crisis de vivienda de California que Salinas, a una hora en coche de Silicon Valley y rodeada de campos agrícolas. Es uno de los lugares menos asequibles para vivir en Estados Unidos y muchos residentes consideran que los políticos ignoran la realidad de la crisis de vivienda de la región. (Foto de AP/Jae C. Hong)

Fieulleteau y los otros becarios de investigación invertirán hasta dos años en el proyecto, trasladándose de una comunidad a otra y realizando entrevistas. Ofrecen a los participantes $60 por entrevista, la cual dura entre dos y tres horas.

Las entrevistas son confidenciales y solo se llevan a cabo con personas que viven en las direcciones seleccionadas al azar. Los temas abordados incluyen: el acceso a la atención médica, la educación superior, la crisis de endeudamiento, encuentros con las fuerzas del orden, violencia sexual y otros.

Los becarios prevén pasar ocho semanas en cada comunidad y, en los meses posteriores, otro becario de investigación dará seguimiento a las personas con las que no pudieron comunicarse. 

“Cuando realizas 5,000 entrevistas a 5,000 hogares de todo el país, obtienes una fotografía instantánea de cómo es la vida”, dijo Fieulleteau. “Tratamos de lograr el cambio que se necesita, trayendo muchas de nuestras políticas al siglo XXI. La vida ahora luce muy diferente de cómo era incluso hace diez años”.

“La meta del proyecto/estudio es obtener una imagen de cómo es la vida de la persona común en los Estados Unidos, y poder ver las tendencias, problemas y circunstancias en las que viven, con la meta final de formular políticas más representativas que incluyan las voces de la gente. Esperamos fundamentar políticas a nivel local, estatal y federal que estén más en consonancia con las necesidades de la gente común”.

Para apoyar este tipo de trabajo suscríbase.