LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Durante tres años, Kimberly Esquivel y su familia vivieron en un estudio en Oakland, con Kimberly y su hermana durmiendo en la habitación principal y sus padres y dos hermanos en un pasillo. 

El padre de Esquivel es legalmente ciego y tiene una enfermedad renal que le impide trabajar. Su madre vende joyas, pero no proporciona suficiente dinero para mejorar su situación de vida. No pueden pagar un automóvil y cada vez se requiere más para los alimentos. Kimberly, de 18 años, y su hermana de 20 quieren ir a la universidad, pero no pueden hacerlo hasta que las finanzas de la familia mejoren. 

La precaria situación de la familia Esquivel no es única. En California, más del 50% de los hogares latinos están en apuros financieros para lograrlo, a pesar del auge de la economía del estado y el fuerte mercado laboral, según un nuevo informe del Centro Insight para el Desarrollo Comunitario de Oakland. 

El estudio, publicado hace dos semanas, encontró grandes sectores del grupo étnico más grande del estado que viven en la inseguridad económica y que ganan significativamente menos que los californianos en general, incluso cuando muchos trabajan en múltiples empleos para pasar el mes. 

En todo el estado, el 52%, o 1.6 millones de hogares latinos tienen problemas para pagar los gastos básicos como alimentos, vivienda y electricidad, según el centro Insight, en comparación con el 49% en 2014.  

El ingreso medio para los hogares latinos en 2016 fue de $56,200, en comparación con los $78,000 promedio a nivel estatal y $100,000 para los hogares asiáticos, $96,400 para hogares blancos y $55,200 para hogares afroamericanos. 

Los investigadores encontraron que los latinos a menudo ganaban salarios más bajos.

El salario medio anual para los diez empleos más comunes para los latinos (agricultura, construcción, preparación de alimentos, transporte, ventas, producción, trabajo de oficina, cuidado médico a personas y jardinería) fue de $ 37,000, en comparación con los $72,000 que pagan los diez trabajos más comúnmente ocupados para trabajadores blancos y asiáticos. Los latinos que trabajan en puestos administrativos ganan alrededor $70,255 en promedio, según el informe, muy por debajo de los $123,051 que se pagan en promedio a los empleados blancos en puestos similares. 

El análisis del centro Insight se basó en datos de 2016 de la Oficina del Censo de los EEUU.  Y se midió a través de la Calculadora de Necesidades Familiares (FNC), una herramienta que calcula el costo de vida de familias de diferentes tamaños al observar el costo de la vivienda, el transporte, la alimentación, y otros gastos en cada condado en el estado. El FNC es una alternativa a las medidas federales de pobreza, que no tienen en cuenta el costo de la vivienda y otros gastos. 

En el Área de la Bahía, el 53% por ciento de los trabajadores latinos tienen problemas para pagar los gastos básicos, en comparación con el 30% entre los trabajadores de todos los grupos raciales y étnicos, según datos adicionales proporcionados por el centro. El análisis también encontró que el ingreso familiar promedio para los trabajadores latinos en esta misma zona es de $70,900 anuales, mientras que, para el resto de los otros grupos, en forma general es de $110,000. 

Este panorama económico es consistente con lo que, Armando Hernández, director de programas comunitarios del Consejo de Unidad, organización con sede en Oakland, dijo que regularmente ve en su trabajo con sus clientes de bajos ingresos. Agregó que la mayoría de las personas latinas a las que sirve la organización tienen empleos de bajos salarios y muchos tienen más de uno, lo que dificulta la búsqueda de oportunidades como programas de capacitación vocacional, laboral, o tratar de obtener títulos de secundaria y universidad, que podrían conducir a puestos mejor pagados. 

"La mayoría de las familias están trabajando entre dos y tres empleos", dijo Hernández. "Esa es realmente la trampa 22 (situación donde una persona no tiene alternativa) en la que nos encontramos. Los clientes entran y dicen: 'Necesito un trabajo mejor'. Pero cuando decimos: '¿Puedes tomar esta capacitación o podemos ayudarte de esta manera?', dicen que tienen otro trabajo en ese momento o que no tienen quién les cuide a los niños". 

Hernández agregó que, el desafío es realmente la falta de tiempo, particularmente para las personas con bajos ingresos y bajo nivel educativo. Ellos caen en un ciclo en el que se ven atrapados al no tener tiempo para nada porque tienen que trabajar tanto para obtener lo básico y terminar el mes. 

La crisis de vivienda del Área de la Bahía también ha afectado a muchas familias latinas de bajos ingresos, señaló Hernández. 

"Estamos viendo personas de la tercera edad, familias trabajadoras y jóvenes que están siendo desplazados, que viven en sus automóviles, que de repente llegan a vivir a casa de familiares, amigos o a refugios de emergencia", dijo, y agregó, que lo que hace la situación más difícil aquí es la falta de "vivienda –accesible- y el miedo a ser desplazado". 

El análisis de Insight no es el único en los últimos meses que ha analizado las desigualdades de riqueza entre los latinos en el estado. Un informe del mes de julio del Instituto de Economía Latina de California encontró que a los latinos les va peor que a la población en general aun para salir de la pobreza. Ese informe también encontró que los latinos están sobrerrepresentados en grupos de bajos ingresos y no tienen suficiente representación en grupos de altos salarios, quienes un 60% viven en una vivienda no adecuada a sus características. 

"Hay una combinación de múltiples retos establecidos que hace muy difícil para los latinos ingresar a la clase media", dice Mindy Romero, directora del Proyecto de Participación Cívica de California (CCEP) en la Escuela de Políticas Públicas de la Universidad del Sur de California y autora del informe 

 "Está claro que, sin importar cómo se expliquen los datos, hay un mensaje consistente para los latinos en California", dijo Romero. "Y ese mensaje es que las políticas en el estado claramente no producen un buen nivel de vida para la comunidad latina. Hay disparidades significativas que tienen un impacto real en las oportunidades de vida de las personas y están muy arraigadas". 

Hace unos meses, Kimberly Esquivel consiguió un trabajo en una organización comunitaria local, uniéndose a su hermana como principal sostén de la familia, y juntas ahorraron suficiente dinero para que la familia se mudara a un apartamento de dos habitaciones. Ahora Kimberly comparte una habitación con su hermana, mientras que sus padres y sus dos hermanos, de 14 y 17 años, comparten la otra habitación. Ya nadie duerme en el pasillo. 

Kimberly está más tranquila de que su familia esté en una mejor situación de vida y agradecida de haber seguido el consejo de su padre de no tomar un trabajo en un restaurante y mejor buscar una posición que se ajustara mejor a sus objetivos de vida. Le gusta su empleo, dijo, y espera seguir trabajando en su comunidad después de terminar la universidad, algo que, para Esquivel y para su hermana, todavía es parte del futuro. 

"Por ahora nos queremos asegurar primero que nuestra familia está segura", agregó. 

Erica Hellerstein es una reportera del periódico Mercury News. Este artículo es parte del proyecto The California Divide, una colaboración entre diferentes salas de redacción en el estado que examinan la desigualdad económica y de supervivencia en California. 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/10/14/mas-de-la-mitad-de-los-latinos-en-california-lucha-por-salir-adelante-con-lo-minimo-segun-informe/3976716002/