CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Un hombre sospechoso de iniciar un fatal tiroteo en una fiesta de quince años en Salinas el año pasado, fue declarado culpable de todos los cargos el pasado 20 de septiembre.

Ángel Fabián Íñiguez, de 26 años, enfrentó cargos de asesinato e intento de asesinato relacionados con el tiroteo en el cual una persona de 19 años recibió un balazo en la cabeza el año pasado. 

El 20 de septiembre se le condenó en el tribunal por asesinato en primer grado, intento de asesinato y asalto con arma de fuego semiautomática, todo con agravantes por uso de armas de fuego. Además, se le declaró culpable de posesión de arma de fuego por un delincuente convicto y admitió haber perpetrado un robo anteriormente, siendo menor, en el Condado de San Benito.

Íñiguez enfrenta una pena de más de 100 años en prisión, dijo James Laughlin, asistente de la fiscal de distrito del Condado de Monterey.

El 26 de mayo de 2018, alrededor de 300 personas asistieron a una fiesta de quince años en la manzana 300 de San Juan Road.

Giovanni Solís, de 21 años, llegó a la fiesta con cerveza, pero debido a que era menor de edad en ese momento, los guardias de seguridad en la fiesta se la confiscaron. Sin embargo, Solís y sus amigos bebieron entonces en la barra libre de la fiesta. Michael Smith anteriormente testificó en el caso. 

Más tarde esa noche, Solís y sus amigos se pelearon con los guardias de seguridad, quienes los rociaron con gas pimienta y los expulsaron del lugar.

Un poco después, Íñiguez llegó a la fiesta y habló con Solís, dijo Smith. 

Entonces, Íñiguez condujo a medio camino de la entrada de vehículos hacia la fiesta y abrió fuego contra los guardias de seguridad. Un guardia resultó herido en los glúteos y otra bala le atravesó un brazo, testificó el ayudante del sheriff, Rodrigo López. Los guardias de seguridad respondieron a los disparos.

El pasajero y “mejor amigo” de Íñiguez, Josiah Márquez, de 19 años, recibió un balazo en la cabeza. Más tarde, la policía encontró a Márquez en un auto estacionado en Towt Street, poco antes de la medianoche. Fue llevado a Natividad donde posteriormente falleció. 

Los padres de Íñiguez, Esmeralda Vásquez Íñiguez y Fabián Casillas Íñiguez se habían reunido con su hijo poco después del tiroteo, de acuerdo con un testimonio dado ante el tribunal. 

Fabián Íñiguez sacó a Márquez de la camioneta y lo colocó en el Cadillac que Márquez había conducido y dejado en el hogar de Ángel Íñiguez, dijo Laughlin al jurado.

Fabián Íñiguez temía que, si llevaba al hospital a Márquez, quien estaba gravemente herido, se metería en problemas porque, aparte de sus antecedentes penales de varios años, “él no tenía papeles”, dijo la tía de Ángel Íñiguez, María Íñiguez. 

De acuerdo con los documentos del tribunal, María Íñiguez es acusada de ser cómplice tras el hecho, mientras que Esmeralda y Fabián Íñiguez son acusados de secuestro por presuntamente colocar al herido Márquez en su Cadillac y abandonarlo en Salinas.

Fabián Íñiguez dejó a Márquez en el Cadillac, el cual pertenecía a su madre. Fueron a la farmacia CVS que está en South Main Street para realizar una llamada telefónica anónima reportando la ubicación de Márquez. 

El juicio separado de Solís por los cargos de asesinato y asalto está pendiente. 

Se espera que el 19 de noviembre se dicte la sentencia de Ángel Íñiguez.

Para apoyar este tipo de trabajo suscríbase.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/09/25/hombre-declarado-culpable-por-fatal-tiroteo-en-fiesta-de-quince-anos/2392271001/