LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Mientras Julissa Portillo, residente de Salinas, será la primera de su familia en asistir a la universidad este año, ella y otros 700 estudiantes de Hartnell College recibirán gratuitamente la matrícula de su primer año de educación universitaria a través de una nueva iniciativa de educación comunitaria.

“Es una ventaja muy grande porque cada familia y cada estudiante contará con ello (apoyo) y no cualquiera está dispuesto a ofrecer asistencia a la universidad de forma gratuita durante un año”, dijo Julissa, quien está estudiando biología y quiere ser patóloga forense.

Julissa, de 18 años, forma parte de Salinas Valley Promise, un programa que también brinda a estudiantes universitarios de tiempo completo capacitación en liderazgo, tutoría y materiales escolares, independientemente de cuál sea el monto de sus ingresos familiares.

El programa fue anunciado el 8 de agosto en Hartnell, aunque los padres de Julissa no pudieron asistir debido a su trabajo. Se lleva a cabo en asociación con la universidad comunitaria del Valle de Salinas, gobiernos locales y fondos estatales.

El programa Promise la conecta con un mentor de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés). También hace sus prácticas en la oficina del alguacil/forense del Condado de Monterey. Tiene clases los martes y jueves, por lo que tiene tiempo para trabajar y asistir al programa y a sus prácticas profesionales.

“No existe esa constante preocupación de ‘ay, ¿cómo conseguiré seguir pagando por mi educación’”, dijo. “El solo hecho de tener esta oportunidad nos permite ahorrar para los próximos años”.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Se espera que el año gratuito les ahorre a los estudiantes al menos $1,400, incluyendo la colegiatura y otros gastos. Se prevé que el programa continúe el año próximo para los estudiantes participantes, y los funcionarios proyectan extender aún más el programa Promise.

Siguiendo el modelo de dos programas existentes de Hartnell, Promise aumenta enormemente la cantidad de estudiantes a los que se beneficia.

En contraste, el año pasado hubo 1361 estudiantes inscritos en Hartnell provenientes de las preparatorias del Valle de Salinas. Sin embargo, no todos asistieron en la modalidad de tiempo completo.

El nuevo programa requiere que los estudiantes tomen un curso completo de 12 unidades, alrededor de cuatro materias, y que mantengan un GPA superior a 2.0. Los funcionarios indicaron que los estudiantes tienden a seguir en la universidad y, eventualmente, a graduarse cuando asisten tiempo completo.

Salinas Valley Promise también se basa en la subvención California Promise Grant, un programa a nivel estatal que reduce los gastos universitarios, pero tiene requisitos de elegibilidad por ingresos.

Un programa Promise anterior otorgó matrícula gratuita a unos 100 estudiantes el año escolar pasado, pero a decir del superintendente/presidente de Hartnell (por jubilarse), Willard Lewallen, la iniciativa actual, que cuesta $1.1 millones, va más allá de una beca: es un programa de finalización. 

“A través de los beneficios combinados de asistir en la modalidad de tiempo completo con matrícula gratuita, recibiendo capacitación y la orientación de mentores, confiamos en que estos estudiantes tendrán éxito tanto en Hartnell como fuera de Hartnell”, comentó.

Alrededor de $400,000 provienen de fondos de Hartnell y de la subvención estatal del programa Promise. Y a través de medidas adoptadas por el consejo, los supervisores del Condado de Monterey aprobaron $200,000 para el nuevo programa de Hartnell, y las ciudades del sur del Valle de Salinas también contribuyeron.

Además de su campus principal en West Alisal Street, Hartnell cuenta con instalaciones en el este de Salinas, King City y también hay planes para que se terminen futuros centros de difusión en Castroville y Soledad en unos dos años.

La mayoría de los funcionarios electos que estuvieron presentes el jueves tienen una relación directa con Hartnell, ya sea porque se graduaron en la universidad comunitaria o tienen familiares que asistieron.

El supervisor Chris López, quien representa a una parte del este de Salinas y del sur del condado, formó parte del comité del programa Promise y mencionó que la iniciativa ayuda a que los estudiantes superen los obstáculos para acceder a una educación, incluso si son de tipo psicológico, como estar pensando en cómo pagarán la matrícula, o por ser los primeros de su familia en asistir a la universidad.

“Si podemos eliminar algunos de esos obstáculos y facilitar las cosas, eso es lo que deberíamos de hacer, así mostramos a nuestros estudiantes que estamos invirtiendo en ellos, y que creemos en su futuro”, dijo López.

Los estudiantes calificaron para participar en el programa por ser graduados de preparatoria o tener un diploma de equivalencia general (GED) dentro de los límites del Distrito de Escuelas Universitarias Comunitarias de Hartnell, el cual incluye a la mayor parte del Condado de Monterey, y por ser estudiantes de primer ingreso a la universidad. Los no ciudadanos también fueron elegibles para presentar su solicitud, siempre y cuando asistieran a la escuela en el Valle de Salinas.

Los estudiantes dentro del programa Promise tuvieron hasta junio para presentar sus solicitudes y asistieron a sesiones de liderazgo durante el verano. Se espera que más adelante se reúnan con asesores y participen en talleres de desarrollo, en donde se les asignarán mentores que son profesionales locales en el área.

“Tenemos confianza en las habilidades de nuestros estudiantes para sobresalir y convertirse en nuestra futura fuerza laboral”, dijo Margaret D’Arrigo-Martin, directora general de Margaret. Inc. (una iniciativa de empoderamiento para mujeres) y vicepresidenta de desarrollo comunitario de Taylor Farms. Exhortó a otras personas a que ayuden como mentores de los estudiantes de Promise este año.

“La formación en habilidades para la vida y el componente de tutoría, junto con los beneficios obtenidos por los estudiantes al compartir su experiencia personal unos con otros en un entorno con grupos pequeños, han probado ser notablemente exitosos”.

Junto a Justin, su hijo de 17 años, a quien le interesan las ingenierías, la enfermera de cuidados neonatales, Raquel Ferrales, dijo que el programa Promise es una gran ayuda para la familia.

Al haber asistido ella misma a una universidad comunitaria, la Sra. Ferrales había escuchado acerca del programa de enseñanza gratuita de San Francisco y le emocionó enterarse de la iniciativa del Valle de Salinas. Se alegra porque él también podrá quedarse en casa.

“Para mi familia, en el aspecto financiero, es una ayuda enorme. No quiero que se gradúe con una gran deuda”, dijo. “Sé de muchos graduados que tienen deudas porque es mucho muy costoso obtener un título universitario de cuatro años”.

Aun así, pese al ahorro que representa la matrícula gratuita durante el primer año en Hartnell, le preocupa lo que va a pasar después respecto al pago de la educación de su hijo. Justin dijo que no reunía los requisitos para obtener ayuda financiera al solicitar el ingreso a las universidades, lo cual fue un motivo por el que eligió a Hartnell. 

“Nos (va) bien, pero no es suficiente”, dijo su madre.

Para obtener más información sobre el programa Salinas Valley Promise de Hartnell, visite https://www.hartnell.edu/salinas-valley-promise-2019-2020

Contacte al reportero Eduardo Cuevas en ecuevas@thecalifornian.com o al teléfono 831-269-9363. Para apoyar este tipo de trabajo suscríbase.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/08/14/hartnell-makes-promise-salinas-valley-students-education-free-college-california-financial-aid/1963962001/