CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Matthew Alvarado, entrenador de lucha durante muchos años, réferi y líder comunitario que mantuvo a la lucha como parte esencial de la escena deportiva en Salinas Valley, falleció a finales de julio a la edad de 84 años.

Entrenadores de toda la ciudad a nivel preparatoria y juvenil fueron atletas, amigos o compañeros de trabajo suyos durante su larga carrera en el deporte.

Alvarado falleció de cáncer de hígado, prácticamente a un año de haber recibido su diagnóstico. 

Se graduó de Salinas High, donde fue campeón de liga de dos equipos en 1954, creó el Salinas Valley Freestyle Wrestling Club en 1981 y lo continuó hasta 2007, influyendo en miles de niños durante ese tiempo. 

“Entregó su vida a la lucha”, dijo Bonnie Alvarado, su esposa de 62 años. “Y ayudó a mucha gente a través de ella”.

Creación de oportunidades

El Salinas Valley Freestyle Wrestling Club (SVFWC) fue el proyecto más grande de Matt durante la mayor parte de tres décadas. Cerca de 100 niños participaron en la temporada inaugural del SVFWC con prácticas dos veces a la semana en Salinas y North Salinas High.

Se inspiró a fundar el club después de que se aprobó la Propuesta 13 en 1978, que ocasionó que “muchos profesores (perdieran) sus empleos en ese entonces”, dijo a The Californian en 1982.

“Los entrenadores que eran maestros se pusieron a hacer otras cosas”, continuó. “Ahora tienes entrenadores que no enseñan en la escuela y ya no tienen ese contacto constante con los estudiantes”.

Al crear el SVFWC, Matt propició que los chicos locales se iniciaran en la lucha mucho antes de sus años de preparatoria y evitó que el deporte desapareciera de Salinas Valley.

“Estableció la lucha para jóvenes y niños, de modo que pudieran empezar cuando tenían 6 o 7 años de edad”, comentó Terry Espinoza, quien ha sido director atlético y entrenador de lucha y softbol de Alisal durante mucho tiempo. “Se encargaba de la recaudación de fondos para que no se preocuparan sobre eso.”

Bonnie recuerda las muchas veces que llevó a sus hijas a practicar el esquí acuático mientras Matt recogía a niños para las prácticas y torneos de lucha.

“Iba y los llevaba a Denny's porque sabía que muchos de sus padres eran agricultores y no podían darles dinero”, dijo Bonnie.

Muchas veces se aseguró de que los chicos tuvieran la oportunidad de formar parte del equipo del SVFWC.

“No importaba si no tenías dinero o cualquier cosa, él buscaba la manera”, dijo Jessica López, nieta de Alvarado. “Quien quisiera practicar la lucha podía practicarla... él pensaba que era realmente importante que la gente tuviera algo que le hiciera sentir bien.”

A veces eso significaba hacer todo lo posible para derribar cualquier obstáculo potencial que se presentara a los niños y lograr que compitieran en los más altos niveles de la lucha juvenil.

Jason Márquez, amigo de la familia de muchos años, fue testigo de ello de primera mano.

“Literalmente vi que sacaba de su bolsillo y pagaba para que los niños estuvieran en los torneos”, dijo Márquez. “Solíamos reunirnos en Safeway (en Northridge, hoy cerrado) cada mañana a las 6; siempre encontraba la manera de hacer que participaras en ese torneo. Buscaba la manera de conseguirte el dinero para un torneo, para conseguirte calzado para la lucha; se las arreglaba para obtener trajes de lucha para los niños que no tenían dinero para comprarlo”.

Más allá de la colchoneta

“El amor era lo que lo motivaba”, comenta Espinoza. “No tenía que decirte que te amaba. Te lo demostraba en la forma en la que vivía.”

Espinoza entrenó a dos de los sobrinos de Alvarado durante su carrera en Alisal y el ex-Cowboy le dio la bienvenida cuando Espinoza acababa de mudarse. Después de comprar una casa en el área, Espinoza tuvo dificultades económicas.

Ahí es cuando Alvarado vino en su ayuda. 

“Sí, las 'entregas rápidas'”, recordó riendo su nieta. 

Las 'entregas rápidas' eran los sobrantes de cemento que Alvarado, quien trabajaba en la compañía contratista y de construcción Graniterock, llegaba a tener de algún trabajo y los llevaba a Espinoza para cualquier mejora en el hogar que necesitara. 

“Antes de devolverlo, venía y veía si yo podía usarlo”, dijo Espinoza. “Entonces lo descargaba, limpiaba el camión y regresaba para ayudarme a colocarlo.”

Historias como esa son algo muy común para muchas personas en su vida.

“Si eras uno de sus chicos, siempre estaba ahí para ayudarte”, comentó López.

Márquez, quien inició el torneo de lucha Matt Alvarado Invitational que actualmente se lleva a cabo en la Harden Middle School, vio el impacto que tuvieron las enseñanzas de Matt dentro de su propia familia.

“Tengo tres hermanos mayores y dos de ellos se metían y salían de problemas toda su vida”, dijo Márquez. “Si no fuera por Matt, hubieran tomado una dirección diferente”. 

También hay un recordatorio muy cercano dentro de la familia de Matt. Víctor, el esposo de su nieta, fue uno de los atletas de Matt cuando era niño.

“(Víctor) dijo: 'Tu esposo me recogía, me llevaba a los torneos, me traía el almuerzo y me compró la primera camiseta nueva que tuve'”, recordó Bonnie. “Debido a que Víctor tenía hermanos mayores, nunca tuvo ropa nueva. Pero Matt cambió eso”.

Un legado duradero

El respeto y la disciplina estaban entre los preceptos básicos del estilo de entrenamiento de Matt.

“Queremos desarrollar buenos ganadores”, le dijo a The Californian en 1982. “Pero también queremos buenos perdedores... Deseamos que nuestros luchadores muestren la cara y den la mano como caballeros después de cada encuentro.”

“Solía decir: 'Si no ganas, no significa que perdiste'”, dijo Márquez. “'Solo significa que tienes la oportunidad de ir a ganar nuevamente'”.

Gracias a él, los luchadores del área tuvieron oportunidades para ganar en cada ocasión. Uno de los luchadores con los que trabajó más recientemente fue Jesse Delgado.

“Matt realmente ayudó (al padre de Jesse) a dar un giro en su vida”, dijo Bonnie. “Quería que Matt ayudara también a Jesse a mantener el rumbo”.

Delgado, originario de Salinas que creció en Gilroy, ganó un campeonato estatal de preparatoria en 2009 y logró ganar los campeonatos de la División I de la NCAA en 2013 y 2014 en la Universidad de Illinois en Urbana–Champaign.

La influencia de Matt va más allá de la comunidad de Salinas donde muchos de los entrenadores locales de secundaria y preparatoria trabajaban con él o eran algunos de sus atletas. Ingresó al Salón de la Fama de la Lucha de California (California Wrestling Hall of Fame) en 2011 en reconocimiento de su trabajo como entrenador, réferi y comisionado de diferentes ligas y organizaciones.

Cuando visitó la Matthew Alvarado Invitational a principios de este año, muchos a los que enseñó a ser réferis y atletas vinieron a saludarlo.

“Es asombroso ver a todos estos jóvenes que se le acercan y le agradecen por todo lo que aprendieron de él”, dijo Bonnie. “Algunos de ellos ya están jubilados.”

Ese tipo de reconocimiento fue más allá de los eventos en la arena de lucha.

“Cuando salía con él, la gente se le acercaba para saludarlo y me decían: 'Tu abuelo fue muy importante para mí'”, expresó López.

Bonnie, la familia y los amigos no se lamentan por los últimos años de la vida de Matt y disfrutan los recuerdos que compartían con él dentro y fuera de las colchonetas de lucha en Salinas Valley.

“Moldear el carácter de los jóvenes de la manera en la que él lo hizo fue muy noble”, dijo Márquez. “Fue un honor formar parte de la vida de Matt.”

Sus cenizas fueron dispersadas en la Bahía de Monterey, ya que su otro amor aparte de la lucha era la pesca.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/07/31/salinas-wrestling-icon-california-hall-famer-alvarado-leaves-legacy-cif-ncaa-cowboys/1885623001/