CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Hace dos años, Dale Aliano comenzó a colocar conos en la calle para reservar un lugar para su camioneta de trabajo porque se había vuelto difícil encontrar lugares de estacionamiento cerca de su hogar en Eucalyptus Drive. 

Al mismo tiempo, empezó a estacionar su Ford Escape sobre el césped porque su entrada estaba ocupada con el Mazda Miata de su esposa y una casa rodante.

Aliano explica que ya no podrá seguir haciéndolo debido a una orden de Aplicación del Código de Salinas. Aliano se jubiló de su negocio, pero conservó la camioneta y ahora debe cumplir el código o pagar multas.

“Ahora que mi esposa ya no puede estacionarse sobre el césped es doblemente difícil estacionarme porque necesito dos lugares en vez de uno”, dijo. “Y ahora, la ciudad me dice que me infraccionará si coloco mis conos”. 

Los vigilantes de la aplicación del código han estado investigando más informes de vehículos estacionados en patios o jardines y emitiendo órdenes para retirarlos, dijo Lorenzo Sánchez, jefe de la división de vigilancia de aplicación del código de la ciudad.

Los funcionarios de la ciudad entienden que “hay varias personas que tienen más autos de los que caben de acuerdo con el diseño de sus casas”, dijo Sánchez. 

Sin embargo, indicó que estacionarse sobre el césped u otras superficies no pavimentadas puede causar problemas medioambientales. 

“Si uno se estaciona sobre el pasto y el coche tiene una fuga de aceite o de otro líquido, eso se escurre y filtra en la tierra y va al agua subterránea”, explicó Sánchez, agregando que lo mismo sucede en otras superficies no pavimentadas. 

No obstante, el mes pasado, la aplicación del código también le generó multas a la vecina de Aliano, Juana Velásquez: una multa de $100 por estacionarse sobre grava y después una multa de $200 por estacionarse sobre un área de cemento junto a la entrada, dijo su hija, Victoria Velásquez. 

“El informe decía que no hay acceso directo (a la calle) ... porque tenemos que rodear (con el auto alrededor de otro vehículo) para poder salir”, dijo Velásquez aludiendo a la segunda multa. 

Las multas empiezan en $100, pero pueden ir aumentando si se siguen cometiendo infracciones, dijo Sánchez. 

Estacionarse sobre grava también plantea las mismas preocupaciones medioambientales que para el pasto, explicó Sánchez. 

De acuerdo con el código de la ciudad, los vehículos deben estacionarse solo en la entrada que desemboca en la casa y que consiste en una franja de 10 a 20 pies de ancho que va hacia el garaje, de modo que se tenga acceso directo a la calle, comentó Sánchez. 

Aunque agregó que, a principios de mayo, los funcionarios de la ciudad empezaron a analizar el problema y a aplicar criterios más flexibles en los citatorios y multas de estacionamiento en patios.

En esencia, están relajando la aplicación del código si los vehículos están estacionados sobre una superficie pavimentada, siempre y cuando no estén frente a una vivienda. 

“Estamos tratando de ser menos estrictos, pero también tratamos de ser prácticos”, dijo Sánchez. 

Después de revisar la vivienda de Velásquez en un mapa satelital, dijo que la losa de concreto junto a su entrada probablemente cumplirá con el nuevo criterio menos estricto. 

Pero los funcionarios de vigilancia deben equilibrar esa flexibilidad: estacionar vehículos al frente puede hacer que otros residentes se quejen de que un patio delantero se ha convertido en un depósito de chatarra, agregó Sánchez. 

“A veces les das la mano y te toman el pie”, dijo.

Los vigilantes de aplicación del código realizan una investigación tras recibir una queja sobre el estacionamiento en patios o jardines, indica Sánchez. Si reciben muchas quejas en un vecindario, entonces salen y realizan una vigilancia proactiva para detectar infracciones.

A pesar de todo, Aliano y Juana Velásquez están muy molestos por las acciones de aplicación del código y apuntan a su calle saturada de autos, se llena de vehículos conforme las personas regresan a casa en las noches después del trabajo.

“Aquí hay muchos coches, muchas familias grandes”, dijo Victoria Velásquez. 

Aliano señaló que hay viviendas que las están transformando en propiedades para renta, en las que los dueños permiten más inquilinos de los que el diseño de la vivienda puede alojar.

La crisis de vivienda de Salinas es un problema muy real y Sánchez recomienda a los residentes a que se acerquen a los vigilantes de aplicación del código para hablar con ellos si consideran que son injustas las multas o avisos de infracción que han recibido o si creen que se han ignorado sus circunstancias particulares. 

También pueden solicitar una apelación, dijo. 

Aliano señala que la aplicación del código parece haber mejorado otros programas, como el control de vehículos abandonados. 

Por su parte, Aliano pasaré el fin de semana buscando un lugar para estacionar su casa rodante, y así lograr que quepan en su entrada dos de los tres vehículos que tiene. 

Su única otra opción, dijo, es mover su cerca más hacia atrás para ganar más espacio, cosa que no quiere hacer. Esto implicaría derribar un árbol en su patio trasero, dijo. 

“Necesitamos más árboles en el mundo… creo que no es correcto tirar un árbol solo por un lugar de estacionamiento”, comentó.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/06/27/salinas-drivers-cited-parking-yards-density-california-housing/1524942001/