LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La votación de una propuesta para acabar con el ruido excesivo en Salinas, la cual eleva las multas hasta $1,000, se demoró una segunda vez este 4 de junio debido a una ausencia. 

“Espero poder aprobar esta ordenanza en un futuro cercano”, dijo la concejal Christie Cromeenes en la reunión del ayuntamiento de la ciudad.

Ella y los otros cinco concejales expresaron su apoyo por la ordenanza, la cual castigaría a las personas que generen ruido excesivo por aparatos electrónicos y fiestas, y a quienes tengan mascotas que hagan ruido constantemente durante las horas de la noche en vecindarios residenciales.

Pero sucedió lo mismo que la primera vez que la ordenanza llegó ante el ayuntamiento el 16 de abril, el concejal John “Tony” Villegas estuvo ausente y, por ende, no pudo emitir un séptimo voto para hacer unánime la decisión, dijo Chris Callihan, fiscal municipal.

Villegas está de vacaciones, comentó Callihan.

La ordenanza necesita del apoyo unánime de los siete concejales para que sea aprobada durante su primera lectura, dijo Callihan.

La audiencia hubiera sido la segunda lectura, cuando solo necesita de una mayoría simple, explicó.

Sin embargo, dos añadiduras solicitadas por el concejal Scott Davis después de la reunión de abril, significaron que la ordenanza cambiara lo suficiente para reiniciar el reloj, dijo Callihan.  

Davis pidió a la ciudad el incremento de las multas por violaciones adicionales en el mismo domicilio y la capacidad de hacer responsables a los propietarios de las viviendas, como en el caso de los padres cuyos hijos hagan una fiesta ruidosa, dijo Callihan. 

La ordenanza incorpora ambas ideas: la primera violación se hace acreedora a una multa de $250, la cual se duplica por cada infracción subsiguiente por ruido excesivo, hasta un máximo de $1,000.

Un propietario preguntó por qué tendría que pagar una multa si no está enterado de que hay un problema por el ruido.

Los propietarios solo serían responsables después de que la ciudad les notifique la primera violación, dijo Callihan. 

Sin embargo, las personas que violen la ordenanza de ruido excesivo podrían enfrentar una doble multa: podría agregarse una infracción por ruido a una infracción de la ordenanza sobre fiestas ruidosas, lo cual equivaldría a $500-$1,500 en multas. El ayuntamiento aprobó esa ordenanza por unanimidad en marzo. 

La ciudad también puede recuperar los gastos que erogue por responder a múltiples infracciones, comentó. 

Aunque la ciudad ya tenía una ordenanza aprobada respecto al ruido, necesitaba aclararse, explicó Callihan. 

La nueva ordenanza “crea un equilibrio” entre los ruidos fuertes de rutina en un área urbana y los que son “tan excesivos y molestos para las personas de sensibilidad ordinaria que deben ser restringidos”, dijo. 

La ordenanza se aplica de las 10 p.m. a las 7 a.m. y pone ejemplos de ruidos inaceptables, los cuales no deben ser tan fuertes que crucen el límite de una vivienda o de una propiedad comercial, comentó. 

La ordenanza incluye una mascota que “en forma frecuente o durante tiempo prolongado aúlle, ladre, maúlle, grazne o emita otros sonidos que constituyan una molestia acústica”, escribió.

Pero también exenta a los ruidos que no salen de las propiedades ni irritan a alguien fuera de la propiedad, dijo.

Por otra parte, también exenta a los televisores, radios, estéreos y otros aparatos electrónicos que no hacen más ruido que el de una “conversación”.

Si la ciudad tiene que entablar una demanda para obligar a pagar al infractor, también podrá recuperar los honorarios de abogados, dijo Callihan. 

No obstante, también ofrece a los presuntos infractores una oportunidad de apelar una multa ante la ciudad, aunque esa decisión será definitiva, de acuerdo con la ordenanza.  

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/06/12/vote-salinas-excessive-noise-law-delayed-again-california-monterey-county-violation/1376845001/