LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El estado agrícola más productivo de la nación prohibirá un pesticida de amplio uso al que se le culpa de la producción de daños del desarrollo cerebral en bebés, dijeron funcionarios de California el pasado 8 de mayo.

La moción aclamada por grupos ambientalistas declararía ilegal al clorpirifós después de que científicos determinaran que es un contaminante tóxico del aire y descubrieran que es más peligroso de lo que se pensaba. El secretario de Medio Ambiente estatal, Jared Blumenfeld, dijo que es la primera vez que el estado busca prohibir un pesticida y que la moción estaba muy atrasada.

“Este pesticida es una neurotoxina e ingresó al mercado en 1965”, dijo Blumenfeld. “Ha estado en los anaqueles durante mucho tiempo y ya venció su fecha de caducidad”.

La decisión se toma después de que reguladores en varios estados tomaron medidas en años recientes para restringir el uso del pesticida, que actualmente es utilizado en unos 60 cultivos diferentes en California, incluyendo uvas, almendras y naranjas.

La nueva prohibición afectará poco a los agricultores del condado de Monterey, dijo el comisionado agrícola del condado de Monterey, Henry Gonzales.  

“Aquí en el condado de Monterey, el uso del clorpirifós ha disminuido en forma significativa”, dijo Gonzales. “En 2001 se aplicaron 140,000 libras de clorpirifós en todo el condado. En 2017, su uso disminuyó a 83 libras”.

Según explica Gonzales, la disminución en el uso local se debió a la imposición de regulaciones más estrictas en el tema de aguas superficiales a las que están sujetos los agricultores gracias a la Junta Regional para el Control de Calidad del Agua de la región, así como por un codiciado reconocimiento de sustentabilidad que los productores de uva estaban intentando obtener.

El impacto real será para los agricultores de cítricos y frutas de hueso en el Central Valley y el sur de California, que son los principales usuarios del clorpirifós, y el costo del cambio podría trasladarse al cliente, agregó.

Óscar Ramos, presidente del Consejo de Maestros de Educación Primaria de Salinas y maestro de segundo grado en la escuela Sherwood Elementary, no cabía de gozo al saber que el clorpirifós había sido prohibido en California. 

“Aquí en Salinas he dado clases durante 23 años y en esos 23 años he visto un aumento de estudiantes a los que se les diagnostica autismo y discapacidades de aprendizaje y que tienen más problemas de salud”, dijo Ramos. “Los estudiantes hispanos y latinos son los más afectados. Debido a que son hispanos y latinos, a nadie pareció importarle lo suficiente para prohibirlo, ni al comisionado de agricultura, ni al Departamento de Regulación de Pesticidas, ni al estado. Estaban poniendo a las compañías agrícolas por encima de nuestros niños”. 

“Nuestros niños ya empiezan con una gran desventaja y agregar algo que va a afectar su nivel de cociente intelectual y su capacidad para aprender, empeora esa desventaja”.

Hawái prohibió el clorpirifós el año pasado y los legisladores de Nueva York enviaron recientemente un proyecto de ley al gobernador para prohibir el uso del pesticida.

“Lo que realmente queremos es que se prohíba a nivel nacional”, comentó Ramos. “No solo los niños de la parte central de California están resultando afectados. También los niños en comunidades de todo Estados Unidos donde se usa el clorpirifós. La lucha continuará hasta que se prohíba a nivel nacional”.

DowDuPont, productor del pesticida, dijo que le decepcionaba la decisión y que esta afectaría a los agricultores que dependen de este producto para controlar a los insectos.

Blumenfeld dijo que el estado intervino en parte porque el gobierno federal permitió que el pesticida fuera usado después de que la administración Obama tratara de eliminarlo gradualmente.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) bajo el presidente Donald Trump revirtió ese esfuerzo después de reevaluar los datos científicos. Grupos ambientales y trabajadores agrícolas interpusieron recursos contra la decisión y un tribunal federal de apelaciones ordenó el mes pasado a la EPA que a más tardar en julio debía emitir una decisión acerca de prohibir o no el uso del pesticida.

“Esta es una victoria histórica para las comunidades agrícolas de California y para los niños en todo el país”, dijo Miriam Rotkin-Ellman, del Consejo en Defensa de los Recursos Naturales.

“Los datos científicos muestran claramente que el clorpirifós es demasiado peligroso para que sea usado en nuestros campos. Debido a que California usa más clorpirifós que cualquier otro estado, esta prohibición no solo protegerá a los niños que viven aquí, sino a los niños que comen frutas y vegetales que se cultivan aquí”.

El pesticida pertenece a una clase de compuestos organofosforados químicamente similares a un gas nervioso desarrollado por la Alemania Nazi antes de la Segunda Guerra Mundial. Su uso intensivo con frecuencia ha dejado residuos en las fuentes de agua potable. Un estudio de 2012 de la Universidad de California en Berkeley reveló que 87 % de las muestras de sangre del cordón umbilical de recién nacidos sometidas a pruebas contenían niveles detectables del pesticida.

La Dra. Gina Solomon, profesora de medicina de la Universidad de California en San Francisco y exsecretaria asistente de Cal-EPA, dijo que el clorpirifós es un caso especial porque es uno de los pesticidas mejor entendidos ya que se ha estudiado ampliamente.

“Tenemos muchos datos sobre sus efectos en los niños en desarrollo y la ciencia es el fundamento de la medida que Cal-EPA está anunciando”, comentó. “Muchos pesticidas han sido bien estudiados en ratas de laboratorio, pero en este caso realmente sabemos lo que hace en los seres humanos”.

Estudios realizados en ciudades donde el pesticida se usó alguna vez para matar cucarachas (antes de que se prohibiera su uso en interiores en 2000) y en comunidades de trabajadores rurales demostraron que dañaba el desarrollo del cerebro en fetos y afectaba la capacidad de lectura, el cociente intelectual y causaba hiperactividad en los niños, dijo Solomon. Incluso el tamaño de la cabeza en los niños cuyas madres estaban expuestas al pesticida era más pequeño.

Aunque la prohibición, técnicamente conocida como cancelación, podría tardar hasta dos años en entrar en vigor, el Departamento de Regulación de Pesticidas estatal recomendó que los comisionados agrícolas de los condados adopten reglas más estrictas en cuanto a dónde y cómo se puede aplicar la sustancia química, y establezcan zonas de delimitación más grandes.

En California, el uso del pesticida se ha reducido en más del 50 % desde 2005, hasta llegar a menos de 1 millón de libras (450,000 kilogramos) usadas en los cultivos en 2016, de acuerdo con el estado.

Para ayudar a los agricultores a hacer la transición del clorpirifós a otros pesticidas, el estado está agregando $5.7 millones para financiar el desarrollo de alternativas más seguras, algo que el comisionado agrícola del condado de Monterey aplaudió.

“No queremos prohibir el clorpirifós para traer algo más peligroso”, dijo Gonzales.

“A fin de cuentas, ¿es más "seguro" si se tienen que realizar dos aplicaciones en vez de una?”, preguntó Gonzales. “Podría ser más peligroso para quien lo aplica. Tengo confianza de que este grupo de personas interesadas va a buscar entre todas esas opciones y encontrará algo que no solo sea más seguro, sino que (además) tenga otros tipos de impacto, incluso para la seguridad de los trabajadores y el costo agrícola general para el agricultor”.

Aunque la prohibición, técnicamente conocida como cancelación, podría tardar hasta dos años en entrar en vigor, el Departamento de Regulación de Pesticidas estatal recomendó que los comisionados agrícolas de los condados adopten reglas más estrictas en cuanto a dónde y cómo se puede aplicar la sustancia química, y establezcan zonas de delimitación más grandes.

En California, el uso del pesticida se ha reducido en más del 50 % desde 2005, hasta llegar a menos de 1 millón de libras (450,000 kilogramos) usadas en los cultivos en 2016, de acuerdo con el estado.

Para ayudar a los agricultores a hacer la transición del clorpirifós a otros pesticidas, el estado está agregando $5.7 millones para financiar el desarrollo de alternativas más seguras, algo que el comisionado agrícola del condado de Monterey aplaudió.

“No queremos prohibir el clorpirifós para traer algo más peligroso”, dijo Gonzales.

“A fin de cuentas, ¿es más "seguro" si se tienen que realizar dos aplicaciones en vez de una?”, preguntó Gonzales. “Podría ser más peligroso para quien lo aplica. Tengo confianza de que este grupo de personas interesadas va a buscar entre todas esas opciones y encontrará algo que no solo sea más seguro, sino que (además) tenga otros tipos de impacto, incluso para la seguridad de los trabajadores y el costo agrícola general para el agricultor”.

Kate Cimini de The Salinas Californian” contribuyó para este artículo.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/05/15/california-prohibira-pesticida-que-dana-el-desarrollo-infantil/1156615001/