CLOSE

JG Larochette, founder and executive director of the Mindful Life Project, joined students at Monte Bella Elementary School for activities. Eduardo Cuevas, The Californian

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

En la clase de segundo grado de Mary Espinoza, en la Monte Bella Elementary School de Salinas, los estudiantes están sentados en silencio dentro de su salón de clases, con una luz tenue, mientras contemplan un barco anclado.

“Así que ¿dónde nos está manteniendo el ancla? En el presente”, dijo JG Larochette a los alumnos que están sentados a su alrededor con las piernas cruzadas. “¿Qué?”

“¡En el presente!”, responden en forma colectiva los estudiantes.

Larochette, fundador y director ejecutivo del Mindful Life Project (proyecto de la vida consciente), estuvo ahí instruyendo a los alumnos sobre cómo lidiar con sus sentimientos.

“Sí, así que el ancla nos está manteniendo aquí y ahora”, dijo.

“Una técnica que pueden usar para siempre”

En su primer día de regreso de las vacaciones de primavera, los estudiantes practicaron la conciencia plena para ayudar a aliviar el trauma y el estrés y para concentrarse mejor en la escuela.

Habían estado haciendo ejercicios de respiración, de escucha y de conciencia de su cuerpo durante el año, en su mayor parte a través de los altavoces por los que una vez a la semana hablaba la directora María Álvarez. Pero el evento, realizado todo un día en abril, buscaba incluir poco a poco los principios de la conciencia plena en la actividad diaria del salón de clases y fuera de ella, con miras a focalizar la presencia de uno mismo.

Monte Bella realizó asambleas, capacitaciones y demostraciones en asociación con el Mindful Life Project, una organización sin fines de lucro del área de la Bahía de San Francisco, que ayuda a las escuelas a enseñar técnicas para mejorar la autoconciencia, el control de los impulsos, la confianza y la resistencia.

“Al ser conscientes plenamente, tienen una herramienta que pueden utilizar, una técnica que pueden usar para siempre”, dijo Álvarez. “Creemos que si podemos hacer que empiecen a ser conscientes de cómo se sienten, entonces con suerte esto cambiará quiénes son y cómo reaccionan ante los demás”.

Varios estudiantes, dijo Álvarez, lidian en casa con el estrés y los traumas. Incorporó por primera vez los ejercicios de conciencia plena el año pasado cuando estaba en la Virginia Rocca Barton Elementary School, que también está en el Distrito Escolar Unido de Alisal.

Para los alumnos de sexto grado, Lily Jacobo e Isaiah Flores, ambos de 11 años de edad, los ejercicios que han realizado durante el año a través de los anuncios de Álvarez les han ayudado en la clase y en casa.

“Me ayuda a controlarme”, dijo Jacobo. “Si estoy enojada, ahora necesito saber relajarme y tranquilizarme, no enojarme con las personas, porque nunca sabes por lo que ellos están pasando”.

“A todos los tranquiliza”

Ambos dijeron también que han incorporado la conciencia plena en casa, particularmente con sus hermanos menores.

Al ser el hermano mayor, Flores ha ayudado a su familia a usar la conciencia plena en situaciones de estrés, como cuando su hermana pequeña tiene dificultades con la escuela.

Dice: “Me está gustando el tener conciencia plena porque a todos los tranquiliza, libera sus mentes y hace que todo se vaya y se pueda volver a empezar”.

Larochette dio clases de educación primaria en Richmond, una ciudad de la East Bay, que ha experimentado niveles de pobreza y de violencia similares a los de Salinas.

Mientras daba clases, se dio cuenta que las escuelas no estaban apoyando a los estudiantes con sus necesidades sociales y emocionales asociadas con el estrés y el trauma. Así que creó el programa para ayudar tanto a los alumnos como a los educadores como él.

“En los niños con estrés crónico y traumas, el cableado de su cerebro queda secuestrado por las nociones de huir, pelear, inmovilizarse”, dijo Larochette. “No son capaces de regular sus emociones, son reactivos, son violentos verbal o físicamente”.

Las capacitaciones en Monte Bella buscaban crear un plan de estudios para los maestros y los estudiantes. Los organizadores también planificaron un evento vespertino para los padres.

La meta del día era utilizar sesiones semanales de conciencia plena, apoyadas con habilidades diarias más breves que reducen el estrés y mejoran el estado de ánimo. Esperaban que los estudiantes pudieran usar todo esto fuera de la clase.

“Vemos que los estudiantes son capaces de autorregularse, realmente ser autoconscientes de lo que su cuerpo, su mente y su corazón están haciendo y realmente ser capaces de estar presentes en lo que generalmente es un tipo de mecanismo de sobrevivencia para tratar de protegerse ellos mismos”, comentó Larochette, agregando que esto ha generado una disminución de las suspensiones y un mejor desempeño académico.

La conciencia plena también se ajusta a la Whole Child Initiative (iniciativa infantil integral) del Distrito Escolar Unido de Alisal, que busca atender las necesidades sociales y emocionales de los estudiantes mientras se concentran en lo académico, de acuerdo con Álvarez. La iniciativa fue lanzada el año pasado, pero Monte Bella ya está incorporando la conciencia plena.

“Cuando un estudiante se sienta frustrado o estresado en clase, será capaz de usar esas técnicas para superar lo que está sintiendo”, explicó Álvarez. “Es posible que vengan a la escuela después de haber tenido un mal día, pero saben que este es un lugar seguro y que pueden usar la conciencia plena, ya sea en toda la escuela o dentro del salón de clases”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/05/01/salinas-monte-bella-elementary-school-students-mindfulness-meditation/3590095002/