CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Funcionarios de la ciudad de Salinas han otorgado un convenio conciliatorio en un litigio que alegaba que un oficial de policía (tras resbalar y caer durante una confrontación en enero de 2017) había matado por error a un joven de 16 años.

Ana Lorena Rodas demandó a la ciudad de Salinas, acusando a la policía de homicidio imprudencial y violación de los derechos civiles de su hijo Marlon Joel Rodas-Sánchez, quien fue fatalmente herido de bala mientras sostenía un cuchillo de 6 pulgadas el día 18 de enero de 2017, de acuerdo con documentos presentados ante el Tribunal del Distrito Norte de California en San José. 

“Este caso es un triste ejemplo de las tácticas excesivamente agresivas de las fuerzas policiales que conducen a la muerte innecesaria de un menor”, dijo Michael Haddad, abogado de Ana Rodas. 

La conciliación concluyó el 9 de abril, aunque los términos específicos del acuerdo no estuvieron disponibles en los documentos del tribunal. Haddad dijo que era una “conciliación sustancial”, pero declinó dar algún detalle específico. 

“Refleja la gravedad que implica para una madre la pérdida de su hijo”, dijo Haddad. 

A través de Haddad, Ana Rodas se negó a hacer cualquier comentario para este artículo.

El fiscal municipal Chris Callihan se negó a hacer comentarios sobre el caso. 

La policía acudió a un llamado en el domicilio de Rodas-Sánchez en la manzana 600 de Terrace Street después de recibir informes de que el adolescente estaba en la calle hablando consigo mismo y escuchando música a la 1 a.m. aproximadamente, dijo Haddad.

Rodas-Sánchez había consumido metanfetaminas y tomó un cuchillo de 6 pulgadas, explicó Haddad. 

Los oficiales llegaron al lugar, pero no pudieron llamar la atención de Rodas-Sánchez, dijo Haddad. 

“(Los oficiales) le dijeron que tirara el cuchillo, pero él estaba en su propio mundo”, dijo Haddad. 

Siguieron dándole órdenes, tanto en inglés como en español, para que tirara el cuchillo, pero no respondió a sus instrucciones.

La policía arrojó a Rodas- Sánchez una manguera contra incendios esperando derribarlo y quitarle el cuchillo de la mano, según indica la demanda por daños y perjuicios.

Cuando eso no funcionó, los oficiales usaron además proyectiles no letales de 40 mm, haciendo que Rodas-Sánchez corriera y se metiera a la casa, la cual ya había sido evacuada por la policía, comentó Haddad. 

Además, usaron una pistola paralizante dos veces, una vez a través de una puerta abierta desde la habitación contigua.

Entonces, el oficial Manny López Jr., armado con un AR-15, se acercó a casi un brazo de distancia de Rodas-Sánchez, reportó la Oficina del Fiscal de Distrito del condado de Monterey. López se resbaló en el piso que estaba mojado por el uso de la manguera contra incendios y se cayó.

Le disparó a Rodas-Sánchez, quien estaba parado con el cuchillo en la mano, informó la fiscalía. Un disparo le dio a Rodas-Sánchez en el muslo y otro alcanzó su abdomen, dijo Haddad. 

López dijo que pensaba que Rodas-Sánchez estaba a punto de atacarlo y clavarle el cuchillo. 

“Otro oficial (Jared Dominici) escuchó los disparos, dio vuelta en la esquina y, sin saber nada más, le disparó a Marlon tres veces con su pistola”, explicó Haddad.  

“Al escuchar los disparos, dio vuelta en la esquina y vio a López en el suelo”, escribió la oficina del fiscal de distrito en su análisis. “No sabía si le habían disparado a López o lo habían acuchillado”.

Rodas-Sánchez fue declarado muerto en el lugar después de cinco minutos de recibir cinco disparos, tres provenientes de la pistola calibre 45. López no recibió ningún disparo ni alguna herida con el cuchillo durante el incidente.

La madre de la víctima, Ana Rodas, presentó la demanda alrededor de un año después.

La oficina del fiscal de distrito del condado de Monterey decidió no presentar cargos contra los oficiales de policía en julio de 2017.

La fiscalía dijo que un oficial pensó que Rodas-Sánchez estaba acuchillando a López después de que cayó al piso y el adolescente representaba un “peligro claro e inminente”. El examen toxicológico encontró un alto nivel de metanfetamina en su organismo.

En junio de 2016, la oficina del fiscal de distrito asumió la investigación del tiroteo en el que se implicaba al oficial de policía de Salinas, por recomendación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos para mejorar la confianza del público y la transparencia. 

Rodas-Sánchez vino a los Estados Unidos proveniente de El Salvador en 2014 y asistió brevemente a El Sausal Middle School en Salinas. Se mudó después de una pelea entre el padre de Rodas y su tío en diciembre de 2014, pero regresó posteriormente. 

Había estado viviendo con amigos en ese apartamento después de vivir en las calles, dijo la fiscalía. Ambos padres le dijeron a la fiscalía que él no quería vivir con ellos. La fiscalía también dijo haber encontrado evidencia en las redes sociales que indicaba que Rodas-Sánchez tenía nexos con pandillas. 

Poco después de su muerte, un compañero de vivienda hizo un pequeño altar con velas y flores en el lugar donde el adolescente había fallecido. 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/04/24/salinas-deadly-police-shooting-2017-lawsuit-teen-settled/3521805002/