LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Es 1 de agosto de 1986 en la pista de carreras de Watsonville. Doug McCoun va en primer lugar en la carrera sobre tierra Winston Racing Series Late Model Dirt de la copa Winston 100 NASCAR, con 10 vueltas por terminar.

La Feria de Watsonville cobra vida con un estruendo continuo de motores rugientes, anuncios del presentador por los altoparlantes y las porras del público.
Solo hay un problema: McCoun que quedó solo con tres neumáticos. Se le desinfló el neumático delantero izquierdo. 

“No tengo idea cómo terminé esa carrera y muchos menos cómo la gané”, dijo McCoun riendo. 

Tres décadas después, tras muchos recuerdos y victorias, el actual jefe de bomberos de Marina ha sido elegido para ingresar al salón de la fama West Coast Stock Car Racing Hall of Fame, para el año 2019, poniendo su nombre entre figuras de la costa oeste como Jeff Gordon.

Alcanzando velocidad

El originario de Prunedale comenzó a correr cuando era adolescente y se curtió en carreras de motocross antes de hacer la transición a cuatro ruedas. Esa transición no fue fácil y tuvo problemas para mantener el ritmo en su primer fin de semana de carreras en Watsonville. 

El padre de McCoun, Dick, era veterano del Ejército de los EE. UU. y era propietario de Dick's Arco y Dick's Towing and Auto Repair en Prunedale. Estuvo en los pits durante la primera carrera de McCoun cuando tenía 16 años de edad. 

Los dos discutían sobre la cantidad de "bite" o peso que la rueda trasera izquierda soporta sobre la rueda trasera derecha. McCoun quería más peso para ir más rápido. 

Su deseo se cumplió, pero las cosas no mejoraron mucho.

“Todo iba viento en popa, me dirigía a la vuelta tres y en vez de virar a la izquierda, me salí de la pista por la derecha”, dijo con una sonrisa.

Después su primer fracaso, logró darle la vuelta a su carrera y se ganó un nombre propio entre el polvo de las pistas de Watsonville, Merced y Bakersfield. Empezó a surgir su buena reputación.

“Realmente era un excelente competidor”, dijo Owen Kearns, oficial del West Coast Stock Car Racing Hall of Fame. “Quien alguna vez lo vio correr sobre tierra sabe que él era absolutamente impecable”.

Tiempo doble

Conforme avanzaba en las pistas, McCoun también iba subiendo de rango como bombero del condado de North Monterey. Inició como bombero de reserva y se convirtió en bombero de planta en 1988.

Repartir su tiempo entre el departamento de bomberos y la pista de carreras lo mantenía muy ocupado, pero no le causaba ningún problema. Sin embargo, las cosas se pusieron interesantes en la temporada 1985, ya que ese año McCoun tuvo una de las mejores temporadas en la división de autos de serie para un residente del condado de Monterey.

Un nuevo y ampliado sistema de puntos para la Serie Semanal de Carreras NASCAR significó que todo aquél que corriera en California, en el Campeonato de la Costa del Pacífico de la Serie de Carreras NASCAR Winston, como McCoun, podía acumular suficientes puntos para ganar el campeonato nacional.

“Hasta entonces, realmente se había recompensado a aquellos que pudieran correr en el este y en el sur”, recordó McCoun. “Después de oír sobre ello (en 1984) en el banquete de premiación en Nashville, sabíamos que teníamos una oportunidad”. 

McCoun con su padre y los miembros del equipo Bob y Bryan Taber, Ken y Susan Presridge, Skip Stephens, Carl Olmstead y Joan Holland ensamblaron un nuevo Pontiac Firebird amarillo y rojo que entró a la pista por primera vez el 19 de abril de 1985 en Watsonville. 

Terminó en el lugar 16 ese día, pero ganó tres de las siguientes cuatro carreras, y 14 de 18 carreras más entrada la temporada, entre el 8 de junio y el 16 de julio. 

Pero la posibilidad de conflictos de agenda relacionados con su trabajo de bombero dejó pendiente gran parte de la temporada. En ese entonces, uno de los mayores incendios en la historia estatal, el incendio de Lexington, se gestaba a unas millas al norte de la estación del condado de North y ocasionó una declaración de desastre.

Equipos locales de Santa Cruz, Los Gatos y San Jose llegaron para ayudar a sofocar el incendio que terminó quemando 13,800 acres. No se sabía con seguridad si se incluiría o no al condado de North.

“Gran parte de esa temporada no estaba seguro si sería llamado para ayudar”, dijo Kearns del Racing Hall of Fame. “Con todas las carreras que tuvimos esa temporada (53 en total), tenía que participar en tantas como pudiera”.

En última instancia, el fuego fue controlado sin necesidad de que McCoun tuviera que intervenir. Eso le dio libertad de obtener el título, ganando un total de 27 de las 53 carreras de esa temporada. Ganó el campeonato y para rematar, obtuvo el campeonato de la Región de la Costa del Pacífico de la NASCAR en 1986.

“En el lugar que iniciaba, definitivamente no era donde iba a terminar”, dijo Kearns.

Cimentando un legado

Esos años de campeonato fueron los mejores años de polvo para McCoun. Cuando hizo la transición a las pistas de pavimento, tuvo un buen desempeño, corrió durante 14 años en la Serie del Sudoeste de la NASCAR entre 1992 y 2005 y representó con orgullo a su ciudad natal durante su carrera.

“Estaba muy orgulloso por el hecho de ser de Prunedale”, comentó Kearns. “A pesar de que la mayoría de las personas ni siquiera sabían dónde estaba Prunedale”.

Participó en 207 carreras, se llevó nueve victorias y terminó en los primeros cinco lugares cuatro veces: 1995 (5°), 1998 (4°), 1999 (3°) y 2000 (3°).

Solo estuvo ausente en seis carreras en un lapso de 14 años a pesar de que seguía en ascenso en su trabajo hasta llegar a ser capitán del Departamento de Bomberos del condado de North.

Aunque nunca alcanzó los mismos niveles sobre el pavimento que cuando corría sobre tierra, el comportamiento relajado de McCoun continuó.

“Todos lo querían”, recordó Kearns. “Nadie se enojaba si ganaba la carrera. Simplemente fue mejor que ellos esa noche”.

Casi tres décadas de carreras brindaron incontables recuerdos a McCoun, pero los mejores fueron los momentos que pasó con su equipo de carreras.

“Trabajamos y vivimos juntos”, comentó. “Hoy en día seguimos en contacto, todos nosotros. Eso es lo que realmente destaca de toda mi carrera en las pistas: mucha gente realmente buena”.

Muchos de ellos estarán presentes en el Meritage Resort en Napa el día 20 de junio cuando McCoun ingrese al Salón de la Fama. Sin embargo, un miembro clave no lo estará: su padre que falleció en 2017.

“Él era la parte más grande (de las carreras)”, dijo McCoun.

McCoun es uno entre cinco galardonados este año, uniéndose a Gary Bechtel, Bob Bruncati, Jeff Gordon y Eric Norris (hijo del actor Chuck Norris).

“Es todo un honor llegar al Salón de la Fama”, dijo McCoun. “Mientras estábamos corriendo nunca pensamos que lo lograríamos. Me honra que mi nombre se asocie con algunas de estas personas”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/04/05/marina-fire-chief-west-coast-stock-car-racing-hall-fame-2019/3300018002/