CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El atleta se inclina hacia atrás y busca equilibrar la garrocha, que mide el doble de su estatura; tras unos segundos, Vicente Jordan "VJ" Vanderlipe exhala rápidamente y se impulsa con zancadas determinantes que lo acercan a su objetivo.

La garrocha hace contacto con el suelo y el cuerpo de Vanderlipe levita hasta alcanzar la cúspide sobre la barra transversal, girando suavemente para caer y aterrizar limpiamente sobre el colchón.

Correr a toda velocidad para saltar sobre una barra colocada a mayor altura que una canasta de basquetbol, usando tan solo una garrocha (o pértiga) de menos de dos pulgadas de diámetro no es para cardiacos. Sin embargo, para Vanderlipe es una rutina que ejecuta para las Eagles, a un ritmo rompe-récords cada temporada que ha estado en la escuela.

Habilidades transferidas

La familia Vanderlipe ha formado parte importante de la comunidad de Salinas durante años. Han administrado el estudio de artes marciales mixtas Kugtar MMA desde 1995. Jiu Jitzu brasileño, artes marciales mixtas, Muay Thai, kickboxing y Tang Soo Do son algunas de las clases que se ofrecen en el estudio que está en North Main Street frente al Salvation Army.

Vanderlipe empezó a entrenar múltiples artes marciales cuando era niño. Empezó a practicar el salto con garrocha en la preparatoria por sugerencia de su hermana Anesa, quien fue campeona divisional de salto con garrocha de la Monterey Bay League-Gabilan y ahora compite para el Hartnell College en múltiples eventos de carrera corta, carrera con obstáculos y de campo.

"Después de intentarlo, estaba muy emocionado", explicó Vanderlipe. "No dormí esa noche por estar viendo videos de salto con garrocha en YouTube".

Algunos de los aspectos más fundamentales de las artes marciales, concretamente, la fuerza mental y el control del cuerpo, estas ayudan a Vanderlipe como garrochista.

"Hay que ser fuerte mentalmente para el salto con garrocha", dijo Isaac Rapoport, entrenador de salto con garrocha de Everett Alvarez. "Él lo es y tiene mucha concentración. Después de cada sesión, lo más importante es analizar cómo puede mejorar".

Torcer su cuerpo sobre la barra transversal era más fácil para él por su experiencia anterior, por lo que pronto absorbió la técnica y los resultados no tardaron en llegar.

Trabajar desde abajo

Vanderlipe ingresó al equipo universitario desde su primer año y se puso a trabajar rápidamente. 

"Rompí el récord de la escuela en mi primer año", comentó. "Era de 11 (pies), yo logré 11 (pies) seis (pulgadas) y he ido subiendo desde entonces".

Al final de su primer año había librado los 12 pies y medio en las pruebas de la liga y calificó a las semifinales de la Central Coast Section (CCS), donde quedó en el lugar 14, siendo el único alumno de noveno grado en el campo.

La siguiente temporada dio otro brinco en los resultados cuando Vanderlipe cerró la temporada librando los 14 pies con tres pulgadas en las finales de pista y campo de la CCS, llegando al tercer lugar y logrando un puesto en las pruebas del campeonato estatal.

"Siempre tuvo ambición y siempre le gustó, pero realmente le estaba echando todas las ganas", dijo Rapoport. "Ese segundo año se concentró más en ganar altura".

Llegar tan arriba y tan lejos requirió de trabajo adicional, algo que comenzó a hacer fuera de la temporada. Amplió su entrenamiento para incluir carreras cortas y también participó en un evento en esta disciplina.

"Solía dar zancadas realmente pequeñas, lo cual es malo", mencionó Vanderlipe. "En los últimos tres años he trabajado en mis bloqueos para ser mejor y mi entrenador me ha ayudado con prácticas en las mañanas".

Acabó corriendo el tercer tramo del relevo 4x100 durante gran parte de la temporada además de correr los 100 y los 200 metros. Finalmente, en la temporada 2018, Vanderlipe libró los 14 pies, tres pulgadas en los campeonatos estatales.

Tomando un nuevo papel

La compañera garrochista Alissa Castillo realiza el ejercicio. Corre, planta la garrocha y queda atrapada en la banda elástica que se usa para practicar en vez de la barra transversal.

Después de caer y salir de los colchones de aterrizaje, Vanderlipe hace una pausa para hablar con ella y ofrecerle algunos consejos. 

Con un par de años compitiendo a nivel universitario, el alumno de segundo año se ha convertido en uno de los líderes del equipo, ofreciendo ánimo y consejos a los otros atletas. 

"Realmente ha asumido más un papel de liderazgo", comentó Rapoport. "Es grandioso porque ha pasado de ser alumno de primer año a uno de los jóvenes de mayor edad y experiencia que hay aquí".

Ayudar a sus compañeros no es una idea nueva para Vanderlipe. Está acostumbrado a enseñar, aunque a chicos mucho más jóvenes en Kugtar MMA. 

Mientras enseña en el estudio y asume un papel de liderazgo en el equipo, Vanderlipe ha alcanzado alturas aún mayores a principios de esta temporada. Durante la segunda sesión de la temporada contra San Benito ganó dos eventos para las Eagles: los 100 metros y el salto con garrocha. En el salto logró establecer una nueva marca personal: 15 pies.

Esa marca lo habría colocado entre los primeros 10 en la temporada estatal pasada, pero él está listo para más.

"Quiero saltar mi edad", dijo con una sonrisa. "Si alcanzara los 16 (pies) sería realmente grandioso".

Con este grado de progreso, habilidad y determinación, tiene una excelente oportunidad de pasar esa marca para los campeonatos estatales en junio.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2019/03/13/everett-alvarez-rompe-record-en-el-salto-con-garrocha/3108741002/