LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La fila se extendía desde una pequeña puerta entre los edificios de J.C. Penney y Hobby Lobby hasta la orilla del estacionamiento. En un lado de la acera se encontraban niños de escuelas primarias y sus padres, que trataban de mantenerlos tranquilos, mientras que los adormilados chaperones voluntarios con sus tazas de café se reunían al otro lado.

La Cámara de Comercio del Valle de Salinas organizó el Tour Anual de Compras para Niños a principios de este mes. Antes de que el Northridge Mall abriera al público, algunas de sus tiendas abrieron sus puertas a 250 niños, cada uno de los cuales recibió $100 dólares para comprar ropa de invierno.

Este fue el primer año que la Cámara organizó el evento en lugar de Jaycee’s de Salinas. El tour, que se ofreció por primera vez hace casi 70 años, se creó con el fin de adquirir ropa de invierno para niños de Salinas que de lo contrario no podrían comprarla.

De acuerdo con las más recientes cifras del censo de EE. UU., más del 17 por ciento de los residentes de Salinas viven en la pobreza, lo cual está cinco puntos por encima del promedio nacional. 

Los niños fueron seleccionados por sus maestros y escuelas para ocupar un puesto en el tour; muchos de ellos iban envueltos en sudaderas demasiado grandes o llevaban chamarras delgadas, debajo de las cuales vestían varios suéteres.

Kimberly Alexandra Loma, de 6 años, saltaba hacia arriba y hacia abajo tratando de mantenerse caliente, hasta que su madre Elvia Ramos sacó una manta de rayas azules y blancas del auto y se la puso como si fuera un chal. Ambas se levantaron el sábado a las 06:30 A.M. para tratar de estar entre los primeros de la fila, pero cuando llegaron, esta ya alcanzaba la orilla del estacionamiento.

Ramos se rio. Aunque estaban ansiosas por llegar temprano, dijo en español, no actuaron lo suficientemente rápido.

Enseguida de ellas en la fila estaba Teodoro Villegas con José Ángel Cuterez, de 9 años, quien estaba decidido a conseguir un par de pantalones con la imagen de Thor, su superhéroe favorito de la película Infinity Wars.

Un poco más adelante de ellos esperaba José Armando Méndez, de 9 años también, con sus padres Isabel Zárate y Rutilio Méndez y su hermano menor Carlos, de 7 años. José, quien es estudiante de la escuela Jesse G. Sánchez al igual que los otros 250 niños de la fila, había sido elegido por un maestro para el viaje de compras. Los hermanos permanecieron juntos, entusiasmados y un poco abrumados por el proceso de inscripción.

José pasó la mayor parte del tiempo con una gran sonrisa de oreja a oreja. Mientras que los demás niños de la fila marcaban artículos que esperaban comprar ese día y repasaban la lista de lo que habían soñado, para él solo había una cosa que realmente quería: un par de tenis azules.

Al otro lado de la fila, donde se reunían los chaperones para que se les asignaran niños, esperaba Ana de Castro, funcionaria de información al público de la Oficina de Educación del Condado de Monterey.

De Castro estaba ahí no solo para llevar de compras a un niño, sino también para coordinar a los estudiantes de un club de servicio local que se habían ofrecido como chaperones voluntarios. 

“Muchos niños de nuestro distrito no tienen oportunidad de pedir regalos”, dijo. “Lo único que pueden pedir es que haya comida en la mesa, y eso es todo. Creo que es magnífico que nuestros estudiantes vean eso y ayuden a los niños que se encuentran en esa situación.

“Cuando yo era niña, realmente no tuve la oportunidad de recibir regalos”, agregó. “Mis padres me mantenían y tenían múltiples empleos para que yo pudiera recibir una educación. Ahora siento que mi deber es ayudar”. 

El club de servicio de de Castro espera llevar un programa similar a Castroville, donde muchos le darían la bienvenida a esa ayuda, informó.

Los niños y sus chaperones se encontraron rápidamente. Como este fue el primer año que la Cámara se encargó del evento, solo pudieron invitar a 250 niños en lugar de los habituales 400, informó su presidente y director ejecutivo Paul Farmer. Esperan ampliar ese número para el próximo año, le informó a un grupo de voluntarios.

Una vez que José pasó por el proceso de inscripción, la concejal saliente de Salinas Kimbley Craig se lo presentó a de Castro.

Craig fue pasando por la fila mientras le agradecía a cada chaperón por haber asistido y le asignaba a sus niños, tratando de romper el hielo entre los dos lados hasta que casi quedó ronca.

“¿Tienes un superhéroe favorito?”, les preguntó a algunos niños. A otros les preguntaba cuál era su color favorito o si les gustaba “algo de brillo”, para que se sintieran a gusto al decirles a sus chaperones exactamente qué era lo que necesitaban o querían. José, que había estado esperando durante más de una hora en la fila, estaba ansioso por empezar una vez que él y de Castro entraron a las tiendas.

De Castro había llevado a su madre y a su padre para participar en el viaje de compras como chaperones extraoficiales.  Con la tarjeta de regalo de $100 dólares que le entregó la Cámara, José compró varias camisas de manga larga, algunos pares de pantalones y calcetines, y una sudadera forrada de lana.

Aunque el dinero de la tarjeta se terminó, los de Castro continuaron y le compraron algunas cosas más con su propio dinero, incluido un par de tenis altos que le robaron el corazón, ya que el atractivo de una calcomanía de Mickey Mouse resultó ser demasiado para competir con un simple par de tenis azules.

José se fue con una enorme sonrisa, un par de atuendos nuevos y ropa gruesa que lo mantendrá abrigado y seco en camino al escuela.

De Castro dijo que había esperado gastar algo de su propio dinero en el niño al que acompañara. Lo mismo sucedió el año pasado, explicó, y a ella le dio gusto comprarle algunos artículos adicionales, ya que ahora se encuentra en posición de hacerlo.

“El simple hecho de verle la sonrisa hace que valga la pena, ¿verdad?”, dijo de Castro.

 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2018/12/20/disfrutan-ninos-al-adquirir-ropa-de-invierno-durante-compras-de-navidad/2313398002/