LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El ayuntamiento de la ciudad de Salinas sabe que las finanzas a futuro no lucen bien. 

Entonces, están tratando de averiguar qué pueden hacer al respecto.

Los gastos anuales de la ciudad están creciendo de manera no sustentable a un 2.9 por ciento, más rápido que el crecimiento anual de los ingresos que es del 2.4 por ciento, informó el administrador de la ciudad Ray Corpuz.

“No es cuestión de preguntarnos si vamos a tener problemas financieros”, le informó al ayuntamiento a principios de este mes. “La cuestión es cómo administrarlos. Ese es el problema, y la razón por la que la sesión de estudio se encuentra ante ustedes”.

Dentro de una rotonda casi vacía, el ayuntamiento llevó a cabo una sesión de estudio el pasado 25 de septiembre para analizar las preocupaciones presupuestarias y de pensiones, que amenazan con tener consecuencias a largo plazo sobre los servicios que la ciudad ofrece a los residentes, así como en los beneficios para sus empleados.

Los concejales escucharon tres informes separados, incluido uno del Sistema para el Retiro de los Empleados Públicos de California (CalPERS).

El déficit del año pasado fue de $7.4 millones de dólares. Aunque las proyecciones para los próximos años muestran disminuciones, el déficit podría aumentar a $10.5 millones de dólares en una década. 

Las pensiones son lo que más está provocando el crecimiento en los gastos de la ciudad y se proyecta que sigan haciéndolo, en gran medida debido a las pensiones de los empleados de seguridad pública.

Aumento en los costos

Los principales generadores de la brecha fiscal de la ciudad son las cuotas de pensión de CalPERS y los costos de atención médica.

Salinas tiene un presupuesto total de $278.5 millones de dólares, según el informe presupuestario adoptado por la ciudad para este año fiscal. El 80 por ciento de los gastos se destina a sueldos y beneficios, de los cuales los departamentos de policía y bomberos constituyen la mayoría.

Se proyecta que la ciudad tendrá un déficit de $2.8 millones de dólares en su fondo general este año.

Si no se cubre, dijo Corpuz, los desafíos aumentarán a medida que los costos de las pensiones y los beneficios de los empleados continúen aumentando.

David Teykaerts, gerente de estrategias para interesados de CalPERS, dijo que los empleadores, al igual que la ciudad de Salinas, han tenido que ayudar a sustentar el fondo estatal actual de Cal PERS, que contiene $360 mil millones de dólares, debido a que la tasa de retorno de las inversiones disminuyó.

Otros cambios de CalPERS, como las nuevas designaciones de las inversiones y los períodos más cortos para que los empleadores paguen las responsabilidades no financiadas, también han sido causantes de esto.

A pesar de la mejora en la economía desde el final de la gran recesión, CalPERS ha sido más cuidadosa con sus inversiones, agregó Teykaerts. Sin embargo, es probable que haya una recesión económica en el futuro cercano.

“CalPERS tiene que actuar como si estuvieran asustados”, dijo durante la conversación con el ayuntamiento. “Debemos jugar con la noción de que tenemos que contar con la capacidad de financiar estos beneficios para los retirados para siempre, literalmente para siempre”.

Sin importar esto, las pensiones de CalPERS aumentarán los costos de la ciudad.

Sin embargo, hay opciones que la ciudad puede tomar, le dijo Teykaerts al ayuntamiento.

Estas incluyen continuar por el camino en que los costos aumentarán durante un período más largo, o pagar más a corto plazo. Por ejemplo, informó que recientemente la ciudad pagó $11.3 millones de dólares al plan CalPERS del departamento de bomberos, lo que de alguna forma ayudó con los pagos a plazo más largo.

Por otro lado, sin perder las pensiones de los trabajadores, la ciudad podría dar por terminado su plan con CalPERS por más de $500 millones de dólares, lo cual pondría fin a las deudas actuales y futuras.

Marina Horta-Gallegos, directora de recursos humanos de la ciudad, presentó un informe detallando los costos anuales de compensaciones y beneficios, con un total de más de $111.3 millones de dólares.

Se contabilizó el sueldo base y los gastos adicionales de los empleados de la ciudad, además de los planes de 530 miembros activos y 631 retirados de CalPERS.

Los costos continuos incluyen más de $182.6 millones de dólares, tan solo para la responsabilidad de CalPERS que no está financiada.

Horta-Gallegos también resaltó las pensiones de los retirados de CalPERS, incluido un jefe de bomberos que se retiró hace una década después de casi 35 años de servicio y que ahora recibe $193,534 dólares.

“Estos retiros constituyen un beneficio de por vida, que como podrán ver, es una de las cosas que motiva la situación en la que estamos en este momento con CalPERS”, agregó.

En busca de una salida

Como parte de una subvención de investigación de $300,000 dólares, la Red Nacional de Recursos ha estado efectuando un análisis sobre la sustentabilidad fiscal de la ciudad y la asequibilidad de la vivienda.

Hasta ahora, la red ha identificado cuatro tendencias a largo plazo de problemas en el presupuesto, que han continuado desde la gran recesión de hace una década. A medida que la población de Salinas ha aumentado, los servicios del gobierno local han disminuido.

“Seguimos viendo esa lucha por recuperar los niveles de servicio, y eso es en parte de lo que estamos hablando y enfrentando en este estudio”, dijo Russ Branson, un consultor de la Red Nacional de Recursos.

Estos problemas se complican debido a tendencias mayores, como la pobreza y la crisis de la vivienda.

Salinas alcanzó el índice más alto de pobreza infantil de la región, además del segundo lugar en el índice de pobreza en general, informó Branson. Santa Cruz ocupó el primer lugar en esta última cifra, pero solo porque los datos incluyeron el campus de la Universidad de California en el índice de pobreza.

Los problemas de vivienda están llevando a otros problemas derivados, como el aumento en el gasto de policías y bomberos debido a las respuestas generadas por condiciones inseguras, especialmente en el Barrio Chino. Desde 2014, la ciudad ha gastado $5 millones de dólares en la indigencia.

Durante los últimos 25 años, Branson dijo que las rentas en Salinas han aumentado un 13 por ciento, mientras que los ingresos solo aumentaron un 1 por ciento.

De manera menos visible, sin embargo, la crisis de la vivienda ha obligado a las personas a no gastar tanto, lo cual ha llevado a una reducción en los ingresos generados por los impuestos a las ventas, que constituyen la mitad del fondo de la ciudad. Los impuestos a las propiedades constituyen aproximadamente una quinta parte de los ingresos de la ciudad.

Los ingresos actuales no se equiparan con los gastos. El pago de $18.8 millones de dólares, que se espera que la ciudad tenga que hacerle a CalPERS el próximo año, podría aumentar hasta $31.3 millones de dólares en una década, dijo Branson.

Sin ninguna intervención, se proyecta que la ciudad tendrá un saldo negativo en el fondo general de $50 millones de dólares en 10 años.

“Eso no es posible”, dijo Branson. “Si no tienes el dinero, no puedes pagar las cuentas. Sin embargo, esto solo muestra el impacto inicial que nos dice dónde nos encontramos en este momento; a futuro, algo se tiene que hacer. Si no hacen algo, lo que va a pasar es que no podrán proporcionar servicios”.

La Red Nacional de Recursos está estudiando posibles oportunidades de ahorros e ingresos para la ciudad, con el fin de mejorar las condiciones fiscales actuales. Pronto se generará un informe, informó.

Sin embargo, en las otras situaciones hipotéticas no se toma en cuenta ninguna recesión. Si hay otra recesión, Branson dijo que una proyección a 10 años podría colocar el déficit en $18.9 millones de dólares.

Aunque ha habido 111 meses continuos de crecimiento desde 2009, la tendencia histórica de las recesiones es de 58.4 meses. Es difícil predecir cuándo habrá otra.

Sin embargo, de acuerdo con Branson, “deberíamos asegurarnos de poder tener un presupuesto equilibrado y sustentable ahora, para que eso nos ayude a sobrevivir una recesión cuando esta ocurra”.

Puede comunicarse con el escritor del personal Eduardo Cuevas al (831) 269-9363 o escribir a ecuevas@thecalifornian.com. Sígalo en Twitter @eduardomcuevas.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2018/10/03/analiza-salinas-futuros-desafios-presupuestarios/1459858002/