LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El residente de Salinas Juan Ramón no ha buscado tratamiento para el cáncer de próstata desde que recibió su diagnóstico en noviembre de 2016.

En ese tiempo trabajaba en la agricultura de Illinois, cuando comenzó a bajar de peso y a perder el sueño. 

“No podía creer que lo tenía”, dijo Juan Ramón, quien prefirió no proporcionar su apellido. “Pero tenía la sensación de que tenía cáncer, y estaba en lo correcto”.

Juan Ramón regresó a Salinas para estar con su familia, lo cual provocó que perdiera el seguro médico que obtenía por medio de su empleo. No regresó a ver a un médico para recibir tratamiento, a pesar de saber lo importante que era.

Sin embargo, Juan Ramón podrá recibir tratamiento pronto, gracias a un nuevo recurso: la Alianza contra el Cáncer del Valle de Salinas (SVAC). Juan Ramón se enteró del servicio este verano, mientras veía la televisión. 

“Estoy muy, muy agradecido con ellos por ayudarme”, dijo, mientras estaba acompañado de Miranda Rodríguez, una gerente de campo de la alianza, en el Starbucks del Boulevard Constitution. 

Rodríguez informó que la alianza está acelerando los trámites para que pueda ver a un médico en cuanto sea posible. Aunque Juan Ramón dice que ahorita se siente bien, tiene antecedentes familiares de cáncer, ya que su madre murió de la enfermedad, y tres de sus hermanos también la padecen, incluido un hermano que falleció por esa misma causa.

Rodríguez, quien lleva a cabo entrevistas iniciales con los clientes, dijo que con frecuencia las personas no conocen sus opciones. Por ejemplo, es posible que el seguro rechace a alguien, pero posteriormente podrían ocurrir cambios en su vida que abran otras opciones de cobertura.

Resolución de disparidades

La SVAC ayuda a sus clientes a obtener acceso a servicios médicos, transporte, guardería, instrucciones para navegar por el proceso de los seguros médicos, servicios de traducción y ayuda con las cuentas médicas, entre otras cosas. También trabaja para ayudar a asegurar que los clientes reciban seguimiento médico después de terminar sus tratamientos.

Un representante de la alianza informó que desde noviembre ha ayudado a más de 120 pacientes de cáncer en el Valle de Salinas. En particular, lleva a cabo un acercamiento especializado con los latinos y los trabajadores del campo que tienen cáncer. 
La alianza es una iniciativa de la organización sin fines de lucro Alianza para Pacientes con Cáncer.

El Dr. Dale O’Brien, director ejecutivo de SVAC, dijo que el problema es especialmente importante aquí, ya que el cáncer es la principal causa de muerte entre los latinos.

“Es un problema especial en el Valle de Salinas, ya que los recursos han sido escasos y el acercamiento prácticamente ha sido inexistente”, agregó. “Con frecuencia, los pacientes son personas de bajos ingresos y bajos recursos”.

Por lo general, los latinos tienen una incidencia más baja de cáncer que el público en general, pero el cáncer no se detecta tan pronto y es mucho más agresivo”, informó.

Las razones por las que tienen una incidencia menor, y por las que no se diagnostica tan pronto, son principalmente especulativas, dijo.

Hace años, O’Brien comenzó a trabajar con los hospitales, las organizaciones sin fines de lucro, el Departamento de Salud del condado y otras dependencias de la zona, como la Clínica de Salud.

El Dr. Maximiliano Cuevas, director ejecutivo de la Clínica, explicó lo extrema que es la situación, agregó.

“Contó la historia de los bajos recursos, y al principio no le creí”, informó. “No creía que fuera posible que enviaran a las personas a sus países de origen tan solo para morir.

Era muy desalentador, pero las cosas han mejorado en los últimos tres o cuatro años”.

O’Brien, quien es profesor asistente de la Facultad de Medicina de la Universidad Stanford, ha estado trabajando de cerca con pacientes de cáncer en el Valle de Salinas durante 14 años.

 Funge como director ejecutivo de la Alianza para Pacientes con Cáncer, que fue fundada en 2001 por un grupo pequeño de médicos y miembros de la comunidad.

Cuenta con un consejo local de directores, así como un consejo de ciencias que se compone de líderes importantes en oncología, quienes supervisan las decisiones del consejo sobre qué aspectos de la oncología deben promover. 

“Al resolver las diversidades en cuanto a la atención de pacientes con cáncer en nuestra comunidad, trabajamos para ayudar a los pacientes a salvar la brecha de ser pacientes a ser sobrevivientes del cáncer”, informó O’Brien.

A través de los años, él y otros miembros de la alianza comenzaron a pensar en una solución más grande. Hace aproximadamente dos años, la alianza comenzó a realizar actividades de referencia para la creación de un programa de acercamiento y apoyo. 

Ese programa evolucionó hasta convertirse en la Alianza contra el Cáncer del Valle de Salinas, que ahora cuenta con cuatro miembros con goce de sueldo y varios voluntarios. 

La iniciativa cuenta con el apoyo de la Fundación Harden, Monterey County Gives y unas 20 empresas agrícolas locales. También recibe apoyo no monetario de médicos como Cuevas, de clínicas, de la Sociedad Americana contra el Cáncer y de otras entidades.

“Las personas saben que esto es un problema y hasta ahora no han sabido qué hacer al respecto; para nosotros, es el comienzo del proceso para respaldar a las personas bien intencionadas que trabajan contra el cáncer en el Valle de Salinas y a casi todas las personas que hemos conocido en eso”, indicó. “Este proyecto ofrece atención individual dirigida en particular a los latinos y a los trabajadores del campo”.

Cómo sortear las barreras

Cada cliente tiene unas circunstancias únicas.

“Lo que tratamos de ayudarles a resolver es el problema inmediato que se les presenta cuando acuden a nosotros, y aproximadamente la mitad de estos problemas son por el costo; otros son debido al acceso... Están muy interrelacionados”, dijo.

Con la ayuda de un tutorial del funcionario a cargo de finanzas de Natividad, trabajan para obtener cobertura médica y financiera para las personas, utilizando recursos locales, informó. 

Aproximadamente 15 por ciento de los clientes de SVAC han sido asignados a Esperanza Care, un programa colaborativo entre Communities Organized for Relational Power in Action (COPA), el condado de Monterey y Natividad, que proporciona $2 millones de dólares para que los inmigrantes indocumentados de bajos ingresos del condado de Monterey tengan mejor acceso a la atención médica. 

Otros reciben ayuda con programas de tarifas deslizables, atención de caridad y otras formas de apoyo con ayuda económica. En algunas ocasiones, la alianza ha intercedido con los proveedores médicos para reducir o eliminar las facturas pendientes. 

No es tarea fácil ahondar en la situación económica y los problemas médicos de las personas. Con frecuencia, los clientes están abrumados, no están dispuestos a abrirse o no piensan que haya posibles soluciones, dijo O’Brien. Él y otros acuden directamente a sus casas para intentar ayudarles.

“Vamos a sus casas a hablar con ellos, a veces en varias ocasiones”, agregó. “Sus historias comienzan a revelarse lentamente, y es posible ver alguna forma en que puedan obtener cobertura. Los hospitales no tienen tiempo de ir a una casa tres o cuatro veces para tratar de dilucidar una posible solución”.

Más de la mitad de los clientes no habla buen inglés. Algunos de ellos hablan idiomas indígenas de México y necesitan ayuda de interpretación especializada mientras reciben atención médica. 

En un estudio reciente realizado por Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research, se determinó que casi seis de cada 10 adultos hispanos tienen dificultades para comunicarse con los proveedores de atención médica, debido a barreras culturales o del idioma. 

Parte del trabajo incluye ganarse la confianza de las personas que tienen miedo de buscar ayuda, como las personas que viven ilegalmente en el país. Cuando las redadas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. se publicaron prominentemente a principios de este año, el grupo tuvo una drástica disminución en la cantidad de clientes que atiende, dijo O’Brien. 

“Pensamos que la gente tenía miedo de vernos”, agregó.  

Defensa, no atención

O’Brien dijo que la alianza tenía dos preguntas importantes cuando comenzó con el proyecto: ¿La necesidad es tan grande como pensábamos? ¿Se puede satisfacer?

“Comencé con una idea realista... No estamos ofreciendo atención médica, sino defensa”, informó. “¿Cuál es el porcentaje de personas a quienes podemos ayudar de manera realista? Comenzamos diciendo que trataríamos de ayudar a la mitad, porque sabíamos que la mitad de los otros problemas prácticamente no tienen solución.

O’Brien agregó que han podido ayudar a más del 90 por ciento de sus clientes. 

Después de tener un inicio lento, el trabajo se ha ido acelerando a medida que las personas se enteran de los servicios. La alianza colocó carteles informativos, creó sitios web, publicó anuncios de servicio al público por radio, implementó una línea directa de ayuda y más, todo en inglés y español. Los hospitales y las clínicas locales también han referido a clientes.

En particular, la alianza ha estado trabajando de forma muy cercana con la Clínica de Salud en la prevención del cáncer al proporcionar acercamiento con la comunidad y análisis de detección, con la esperanza de detectarlo a tiempo.  

En semanas recientes, la alianza ha aumentado la cantidad de clientes mensuales que acepta, de 10 a 15 o 20.

Además, les gustaría ayudar a más personas como Juan Ramón.

“Es muy bueno”, dijo Juan Ramón. “Estoy muy, muy agradecido por el programa”.

Para obtener más información sobre la Alianza contra el Cáncer del Valle de Salinas, visite www.tofightcancer.com/SVAC, llame al 831-372-0900 o envíe un correo electrónico a raewyn@tofightcancer.com 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2018/09/12/ayuda-alianza-contra-el-cancer-del-valle-de-salinas-pacientes-mas-necesitados/1237078002/