LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Un arreglo de flores de múltiples colores con la forma del calendario azteca se erigió como altar central de las celebraciones por el 14.° siglo de la fundación de México-Tenochtitlán en el Northridge Mall de Salinas el fin de semana pasado.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

El espacio sagrado estuvo bajo el cuidado de los encargados del fuego del grupo cultural local Calpulli Yaocuauhtli, dirigido por su anciana Zipaktonal, cuyo nombre de pila es Stella Gloria Morado Nájera.

Para poder entrar al espacio, los encargados del fuego bendecían a las personas con humo para reconocer sus energías más altas que definen el universo. Para poder dejar el espacio era necesario caminar hacia atrás, dando la cara al altar para simbolizar reverencia.

Los bailarines, con trajes de aztecas y otras vestiduras mesoamericanas, llevaron a cabo su danza en un semicírculo, con los tambores al frente.

Zipaktonal, antigua maestra del Distrito Escolar Alisal Union, dijo que los indígenas no han sido reconocidos por sus contribuciones históricas. Sin embargo, este tipo de eventos tiene como objetivo cambiar eso, agregó.

“Lo estamos conservando para nuestra juventud, al enseñarles esta tradición espiritual, la tradición cultural, ya que se relaciona con su identidad y su propósito”, informó.

Zipaktonal agregó que el evento reconoció los sacrificios que hicieron las personas, no solo para crear la civilización azteca precolombina, sino también para mantener las tradiciones y la espiritualidad frente a los genocidios de los españoles y otros europeos. 

En medio de los centros comerciales, las luces del tráfico y un enorme estacionamiento, los bailarines y los tambores tocaron el sábado durante horas bajo el sol en el Northridge Mall, como parte de una celebración de tres días en honor de la fundación de México-Tenochtitlán, la capital del imperio azteca y la actual Ciudad de México.

Esta fue la 10.a celebración anual en Salinas, que anteriormente se llevó a cabo en el Parque Estatal Natividad Creek.

Los bailarines estuvieron supervisados por otros miembros del Calpulli, quienes, además de actuar en el centro comercial, también se presentaron en el California Rodeo de Salinas el domingo. 

Calpulli, que se fundó como un grupo de danza azteca en 2003, organizó a más de 30 vendedores y 150 bailarines para el evento de este año, que inició el viernes y terminó el domingo.

El imperio azteca se formó aproximadamente en el año 1325, cuando los mexicas llegaron desde el norte de México o el suroeste de Estados Unidos hasta el Valle de México y presenciaron la visión de un águila que sostenía una serpiente mientras se encontraba parada sobre un nopal, como se puede ver en la bandera mexicana.

Esa visión les señaló el lugar donde fundarían su civilización, misma que establecieron casi 200 años antes de la llegada de los colonizadores españoles.

La civilización precolombina se convertiría en una sociedad avanzada con innovaciones agrícolas y científicas, un calendario exacto y una burocracia compleja. Los aztecas expandieron su imperio por gran parte de lo que ahora se conoce como el centro de México, conquistando y subyugando a muchos grupos en su camino. 

Aunque los españoles y las recién establecidas clases altas mexicanas trataron de radicar la identidad indígena por toda América, posteriormente los mexicanos y los mexicoamericanos iniciaron movimientos para tratar de recuperar esa misma historia y cultura y hacerla suya, en particular durante el siglo XX.

Carol Ruvalcaba, cofundadora de la celebración de Salinas y de Calpulli, supervisó el evento a pesar de tener un pie enyesado.

La celebración representa un orgullo para la herencia de Ruvalcaba. Cuando era pequeña se avergonzaban de tener que traducir al español para sus padres, que eran trabajadores del campo. Ahora se pregunta si los niños que actualmente traducen las lenguas indígenas mexicanas como el triqui y el mixteco en la comunidad se sienten de la misma forma.

Sin embargo, ahora ella espera que los eventos como la celebración de la fundación de México-Tenochtitlán faculten a esos niños, incluido su propio hijo.

“Creo que la importancia de mantener este movimiento es poder tener ese impacto en los niños, en las familias, verlos asentir con la cabeza y reconocer que somos parte de esta historia”, dijo. “Eso es lo que hace que valga la pena”.

La celebración se ha expandido desde su fundación; originalmente, tenía una duración de un día en Natividad. En la actualidad, abarca un fin de semana completo en Northridge, una zona donde los organizadores querían estar para dar más visibilidad a sus vendedores.

Gabriela Torres, quien supervisa la compañía de ropa tradicional Pedacito de México, en San Diego, que es propiedad de su madre, dijo que el negocio de su familia ha asistido al evento de Salinas durante dos años.

Sus blusas y vestidos, muchos de ellos con diseños indígenas bordados, son lo que mejor se vende.

“Como muchas de las personas realmente no pueden ir a México, esto les recuerda la cultura de allá”, describió Torres.

Los Boinas Cafés de Watsonville también estuvieron presentes durante el evento; este es un grupo comunitario que se modeló en seguimiento de la organización original formada en el este de Los Ángeles en la década de 1960, la cual respondió con militancia en contra de la segregación, la brutalidad policiaca y los resultados educativos y socioeconómicos deficientes de los mexicoamericanos, y que al mismo tiempo llevó a cabo protestas contra la guerra de Vietnam. Los Boinas Cafés originales se basaron en el grupo de las Panteras Negras de Oakland, que respondieron a necesidades similares en las comunidades afroamericanas.

Como parte de un compromiso de cuatro años del evento México-Tenochtitlán, durante casi tres años los Boinas Cafés han proporcionado servicios generales, que incluyen seguridad.

Aunque no ha habido ningún problema importante de seguridad, en algunas ocasiones el grupo tiene que retirar a personas que están demasiado ebrias, ya que esto entra en conflicto con el evento que se promueve como una zona libre de drogas y alcohol.

En medio de las celebraciones del sábado, Marcos Vallejo de Salinas participó junto con otros veteranos del Indigenous Warrior Flag Group en una ceremonia de rendimiento de honores. Los bailarines y los tambores hicieron una presentación para los miembros del grupo, la mayoría de los cuales prestaron servicio militar en Vietnam.

“Esto le da más cultura a los niños”, dijo Vallejo acerca del evento.

Vallejo es descendiente de los apaches tejanos, y se unió a los mexica, los purépecha y otros grupos indígenas de Estados Unidos y México. Al evento asistieron veteranos de Fresno y hasta de Las Vegas.

“Esta es nuestra tierra, ¿sabes?”, dijo Vallejo. “Nos hacen sentir como extranjeros en nuestra propia tierra”.

Visite el grupo “Yaocuauhtli Danza Cultural” en Facebook para obtener más información acerca del grupo cultural local Calpulli Yaocuauhtli.

 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2018/07/26/celebra-salinas-la-fundacion-de-mexico-tenochtitlan/823886002/