LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Tenoch Ortiz Jr., originario de Salinas, tenía mucho a su favor cuando era estudiante y atleta de la preparatoria Alisal High.

Sin embargo, sus malas decisiones le costaron caro.

“Un solo error cambió mi vida para siempre", dijo Ortiz.

El joven de 18 años fue un prominente estudiante y atleta de la preparatoria Alisal High, donde jugó en el escuadrón de fútbol americano interuniversitario y esperaba tener un buen futuro en el fútbol americano colegial, agregó.

Sin embargo, tuvo que poner esos sueños en espera.

Cuando aún se encontraba en preparatoria, informó, hizo amistad con quien no debía y eso lo llevó a la cárcel a los 17 años de edad. Ortiz no quiso decir por qué razones lo detuvieron.

Eso sucedió tan solo una semana después de ser aceptado para el juego de estrellas de fútbol americano de la Bahía de Monterey.

Antes de ser detenido, Ortiz dijo que en una ocasión había sido suspendido por una pelea, pero que se consideraba un buen chico y que mantenía su GPA para permanecer en el equipo.

Después de ser detenido, analizó lo que había logrado y decidió cambiar su vida.

“Pensé que tenía 17 años y que aún quería ir a la universidad, jugar en alguna parte los sábados por la mañana y obtener mi educación”, dijo. “Quería regresar y convertirme en un modelo para estas generaciones más jóvenes. Me senté a pensar en lo que quería hacer y en cambiar mi vida”.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Sin embargo, Ortiz dijo que no logró regresar a Alisal y tuvo que buscar una nueva escuela para continuar sus estudios.

Fue entonces que encontró el programa Silver Star Youth de Rancho Cielo. Este programa ayuda a los estudiantes en edad de preparatoria que se encuentran en libertad condicional o tienen problemas de ausentismo a obtener su diploma de preparatoria. A veces, también admite a estudiantes que no están en libertad condicional, pero que han enfrentado otras dificultades para obtener sus diplomas.

“Me dieron una segunda oportunidad”, dijo Ortiz. “No me veían como delincuente. Me veían como otro joven que estaba tratando de encarrilar de nuevo su vida”.
Ortiz recibirá su diploma de preparatoria por medio del programa.

“Este es un reconocimiento a todo el esfuerzo que he estado haciendo en estos últimos meses” dijo.

Ortiz espera asistir a Hartnell College el próximo año escolar para enfocarse en estudios étnicos o en estudios chicanos. Posteriormente, espera transferirse a la Universidad Estatal de California en San José, agregó.

“Voy a continuar jugando fútbol americano, y espero que con trabajo y dedicación pueda obtener un ofrecimiento de beca”, informó.

La meta a largo plazo para Ortiz es obtener un doctorado, agregó.

Él fue uno de cinco graduados que recibieron un reconocimiento durante la 17.a ceremonia de premiación de fin de cursos del programa Silver Star Youth, que se llevó a cabo en el Campo Juvenil Rancho Cielo.

La ceremonia de premiación también reconoció a los estudiantes por sus diferentes logros en áreas como arte, historia y educación al aire libre. También permitió resaltar a los estudiantes sobresalientes de los programas de enriquecimiento como campo traviesa, pesca y golf.

El orador invitado fue Pete Delgado, presidente y director ejecutivo del Salinas Valley Memorial Healthcare System.

Susie Brusa, directora ejecutiva de Rancho Cielo, dijo que algunos de los estudiantes trabajan para salir de la libertad condicional, pero deciden permanecer hasta su graduación.

El programa se realiza en sociedad entre Rancho Cielo, el Departamento de Libertad Condicional, el Departamento de Salud Conductual y la Oficina de Educación del Condado de Monterrey, así como Turning Point Job Services.

El Departamento de Libertad Condicional dirige y coordina el programa, y gasta de $1.2 a $1.5 millones de dólares al año en supervisar a los estudiantes, transportarlos, hacerles análisis de drogas y demás, mientras que al mismo tiempo mantiene la seguridad en el campus, dijo Brusa, y agregó que el programa Silver Star es el más antiguo de Rancho Cielo. Actualmente, el programa tiene inscritos a 41 estudiantes y espera contar también con la misma cantidad en el programa de verano que está por empezar.

Aunque el programa ha tenido éxito, Brusa ha notado que su tamaño también ha disminuido a lo largo de los años, debido a la despenalización de diferentes actividades.

“En 2014 tuvimos 800 jóvenes en libertad condicional, y en 2018 tuvimos 449”, informó.

“Damos servicios aproximadamente al 10 por ciento de ellos durante el año”.
Rodrigo Guzmán, de 18 años, fue otro graduado que recibió un reconocimiento el viernes. Guzmán no estaba en libertad condicional, pero se le permitió entrar al programa después de retrasarse seriamente en sus créditos escolares.

“Pasé de no ir a la escuela y quedarme en casa a jugar videojuegos y flojear durante los primeros dos años, a ir a la escuela todos los días para tratar de completar todo lo más rápido posible”, dijo.

Guzmán dijo que su familia tuvo una enorme influencia en su deseo de cambiar.

“Yo no quería ser como mi papá. Mi papá se la pasaba entrando y saliendo de la cárcel por robar cosas, y estaba ebrio todo el tiempo”, agregó. “Mi abuela me dijo que no fuera como él, que fuera a la escuela e hiciera algo”.

Brusa dijo que el programa permite que los estudiantes tomen decisiones, como elegir el deporte que quieren jugar, y agregó que todos merecen dar su opinión.

“A muchos de nuestros jóvenes les han dicho que no pueden elegir o nadie les dan opciones”, agregó. “Quiero que Rancho Cielo sea el lugar donde los jóvenes sienten que son escuchados porque tienen voz”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2018/05/30/se-redime-antiguo-atleta-de-alisal-high/658212002/