LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La semana pasada, entre el murmullo del tráfico vespertino adyacente a la calle Main Norte y la avenida Boronda de Salinas, los niños jugaron en el pequeño parque que se encuentra detrás de los departamentos Boronda Manor como parte de una salida después del horario escolar en la comunidad del norte de la ciudad.

Se habían distribuido folletos y anuncios por el complejo de departamentos, así que los niños y sus familias llegaron a la “Fiesta en el Parque” que se lleva a cabo mensualmente y está organizada por Wonder Wood Ranch.

Wonder Wood Ranch, una organización sin fines de lucro de Prunedale que otorga a los jóvenes en riesgo y de bajos recursos la oportunidad de aprender acerca de los caballos y otros animales de rancho, no pudo llevar sus miniburros a Boronda Manor ese día, debido a que hubo unos cambios recientes en las políticas administrativas de los departamentos, pero en el pasado sí han llevado animales, dijo Marlo Schalesky, director ejecutivo de la organización.

En lugar de eso, organizaron juegos, rifas y actividades artísticas para los niños en sociedad con la Iglesia comunitaria del Valle de Salinas, la Iglesia Encounter y Studio 3:16.

“Estamos buscando a los niños que están en mayor riesgo, que han sido más afectados por las pandillas, y cuyas familias tienen bajos ingresos o son indigentes, para exponerlos a cosas que de lo contrario nunca tendrían oportunidad de hacer”, dijo Schalesky,quien inició el evento mensual en el parque en febrero pasado, después de consultar con la policía de Salinas acerca de los lugares en que los jóvenes necesitan servicios.

Este fue el último evento hasta el otoño, pero ella continuará ofreciendo programas en su rancho durante el verano.

A Schalesky le dijeron que, además de tener los niveles más altos de criminalidad, no había tantos servicios en el norte de Salinas, en particular en Boronda Manor. 

Richard Lopez, oficial de recursos escolares del distrito de escuelas primarias Santa Rita Union, dijo que existe una tendencia a enfocarse en el este de Salinas como un vecindario de inmigrantes de bajos recursos que está plagado de criminalidad, pero que eso con frecuencia deja fuera a otros vecindarios, como el del lado norte.

“Tenemos la misma combinación de problemas socioeconómicos que en el este de Salinas, así que sucederán los mismos problemas”, informó. 

Isaac Hernández, quien es ministro de Encounter, ubicada en la misma calle que Boronda Manor, organizó un juego de canastas de basquetbol. Esta fue la primera vez que se ha asociado con Wonder Wood.

El juego consistía en que los niños arrojaran pelotas de plástico en cajas etiquetadas con uno, dos o tres puntos según la distancia, y Hernández utilizó la línea divisoria entre el pasto y la acera de cemento como el punto para arrojar la pelota. 

La cerca de malla metálica que separa el estacionamiento de Fish & Chips de Boronda Manor fue su malla de protección. 

“Sé que en esta comunidad ambos padres trabajan duro”, dijo Hernández. “A veces, dar a los niños esa atención individual no es tan común ni tan fácil como nos gustaría. Así que este rato en verdad está solo dedicado a ellos”.

A unos pies de la acera de cemento, los dos hijos de Lily Dueñes, Dayanara y Giovanni, jugaron al boliche usando bolas y pinos de plástico.

“¡Mami, me gané un Jolly Rancher!” le dijo su hijo de ocho años después de anotar una chuza.

“Es muy sano para los niños”, dijo Dueñes. “Es un gran evento porque les ayuda mucho a hacer ejercicio y a divertirse, y eso es muy bueno”.

En la rifa, Vanessa Baez verificó los números de los boletos de sus hijos. Baez ha vivido durante menos de un año en Boronda Manor con su esposo y su familia de cuatro.

Actualmente estudia en Hartnell College y planea convertirse en trabajadora social cuando se transfiera a la Universidad Estatal de California en la Bahía de Monterey el próximo otoño.

“Creo que esto es bueno, ya que muchos de estos niños no tienen oportunidad de ir porque sus padres trabajan hasta demasiado tarde”, dijo Baez.

Victor Verdugo, de 14 años, y Jesús López de 12, quienes son vecinos y mejores amigos, observaban con preocupación cerca de la mesa de actividades artísticas, mientras una niña más joven que ellos rompía el récord de salto de cuerda de López. 

Los amigos han asistido a todos los eventos en el parque que ha organizado Schalesky. Verdugo fue porque vio el anuncio del evento al llegar a casa de la escuela y supuso que López estaría ahí.

Verdugo y López dijeron que han visto o escuchado cinco tiroteos en la zona y que los pandilleros tienden a vivir en el otro lado del complejo, aunque en los últimos dos años se ha vuelto más seguro. 

Al igual que otros niños mayores que estaban ahí, Verdugo y López no solo cuidan a sus hermanos y primos más pequeños, sino también a otros niños del complejo. 

“Les ayuda mucho, nadie tiene nada con qué jugar”, dijo Verdugo. “Aquí, de hecho tienen juguetes”.

Aunque este fue el último evento en el parque que Wonder Wood organizará hasta el otoño, Schalesky está trabajando con López y con el distrito Santa Rita para llevar a los estudiantes locales a su rancho que está a menos de 10 millas de Boronda Manor. El programa del campamento ecuestre, que normalmente cuesta $100 dólares por niño, se ofrecería sin costo, agregó. 

Visite www.WonderWoodRanch.org para obtener más información.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2018/05/24/invita-organizacion-sin-fines-de-lucro-ninos-jugar/643422002/