LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Los cuernos y las cuerdas de la pieza “Round-Up”, del compositor Sam Spence, se escucharon en la cámara del Consejo de Supervisores del Condado de Monterey el 1.° de mayo por la mañana.

En las pantallas se proyectó una recopilación en video de los juegos en los que participaron los Vikingos de Minnesota a finales de la década de 1960, donde resaltó el número 11, Joe García Kapp.

El antiguo mariscal de campo de Salinas High lanzó anotaciones desde el otro lado del campo, se escapó de los defensores y motivó a sus compañeros desde las bandas laterales. 

Debido a su trabajo dentro y fuera del campo de juego, el Consejo de Supervisores honró a García Kapp al entregarle la llave del Condado de Monterey y a partir de ahora, por decisión unánime, el 1.° de mayo se reconocerá en el Condado de Monterey como el “Día de Joe García Kapp”.

Un vaquero y un oso

García Kapp se mudó a Salinas cuando estudiaba el tercer grado; posteriormente, asistió a la secundaria El Sausal antes de pasar sus primeros dos años de preparatoria en Salinas High.

“Me acuerdo de haber pulido zapatos con Everett Álvarez” dijo con una sonrisa el martes. “Solo para ganar un par de dólares”.

García Kapp se transfirió de Salinas a la preparatoria William S. Hart en Newhall, en las afueras de Santa Clarita. Después de su última temporada, García Kapp se dirigió a la Universidad de California en Berkeley para jugar como mariscal de campo y guardia en los equipos de fútbol americano y básquetbol de los Osos.

Logró llevar a los Osos a dos títulos de la Conferencia de la Costa del Pacífico de fútbol americano (1958-59) y de básquetbol (1957-1958). Los Osos hicieron su última presentación en el Tazón de las Rosas en 1959, cuando él era mariscal de campo.

Posteriormente, García Kapp regresó como entrenador de los Osos y estuvo a la cabeza de “La Jugada” en el juego Cal-Stanford de 1982, una de las jugadas más memorables del fútbol americano colegial.

Fue inducido al Salón de la Fama Deportivo del Valle de Salinas por el tiempo que pasó con los Vaqueros, y en el Salón de la Fama Atlético de Cal en 1992. 

“El chicano más duro”

García Kapp continuó su carrera en la Liga de Fútbol Americano de Canadá (CFL), donde comenzó con los Stampeders de Calgary y, después de su primera temporada, pasó seis temporadas más con los Lions de BC. Decidió regresar a EE. UU. después de la temporada de 1967 y jugó cuatro años en la NFL con los Vikingos y con los Patriotas de Boston (ahora de Nueva Inglaterra).

Durante el tiempo que pasó en la CFL y en la NFL, García Kapp obtuvo la reputación de ser un corredor duro que quebrantaba a los tackles y luchaba por obtener más yardas en cada jugada. Esta reputación le consiguió un icónico reportaje de portada en Sports Ilustrated en 1970, donde le dieron el apodo de “el chicano más duro”.

La historia de portada de García Kapp está llena de inspiración, ya que fue el primer mariscal de campo mexicoamericano que jugó en un Supertazón y el segundo en la NFL.

“Recuerdo haberlo visto en ese reportaje”, dijo el supervisor Simón Salinas. “Y usted demostró que podía lograrlo”.

García Kapp sigue siendo el único mariscal de campo de la historia que jugó en el Tazón de las Rosas, en el Supertazón y en el Tazón Grey.

Más allá del campo

El hijo de García Kapp, JJ, también asistió a la reunión para honrar a su padre y representar a la familia.

“Es un tremendo honor”, dijo. “Este es un lugar especial. Creo que muchos de los valores inculcados en la crianza de mi hermano y de mis dos hermanas provienen de haber crecido aquí en Salinas. Trabajo duro, resistencia, salir de la adversidad, y recibir una bienvenida tan generosa es muy especial”.

El supervisor Luis Alejo habló también acerca del impacto que tuvo en las comunidades locales después del fútbol americano.

“También trabajó por la justicia y la igualdad de la gente pobre de todo el país”, dijo.

“Apoyó a varias organizaciones, como el Sindicato Unido de Trabajadores del Campo y LULAC”.

“A medida que crecía, me fui dando cuenta cada vez más del impacto que tuvo”, dijo JJ.

“Siempre permaneció activo en diversas organizaciones y programas enfocados en tratar de ayudar a la juventud latina y en dar oportunidades a los jóvenes marginados y desfavorecidos”.

García Kapp, quien tiene 80 años, vive actualmente en Palo Alto, un lugar extraño para un Cal Bear. Al recibir el certificado por sus logros de manos del senador estatal Bill Monning, el antiguo mariscal de campo no pudo evitar decir un chiste.

“¿Por qué es roja?”, preguntó acerca de la carpeta que contenía el certificado. “Por favor, eso es de Stanford”.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elsoldesalinas.com/story/inicio/2018/05/10/el-chicano-mas-duro-honra-salinas-joe-kapp/599597002/