El invicto boxeador de Salinas Justin Cardona está listo para el campeonato en el ring

Marvin Green IV
Especial para El Californian
Justin Cardona's boxing match.

Justin Cardona es boxeador.

Esa es la declaración más simple en la vida de Cardona. Desde los 7 años, su vida ha girado alrededor de ponerse los guantes. Golpear sacos, levantar pesas y correr son parte del programa.

Cardona es nacido y criado en la ciudad de Salinas, graduado en el 2018 de la preparatoria Everett Alvarez y tiene la apariencia de una estrella de cine. Tal vez sea la combinación de sus raíces italo-hispánicas, un mentón fuerte y una sonrisa burlona lo que alimenta su mística.

Un martes por la mañana de finales de septiembre pasado, Cardona llegó a entrenar a un gimnasio de Gilroy propiedad de su entrenador, Rubén Guerrero.

Guerrero tiene el aspecto de un entrenador de boxeo: ropa deportiva holgada, sombrero de pescador y cadenas de oro forman parte de su personalidad.

"Con el poder que tiene", dijo Guerrero del joven boxeador, "va a terminar por lastimar a estos tipos".

Guerrero sabe de lo que habla, entrenó a su hijo, Robert "The Ghost" Guerrero, en una carrera profesional ganadora (37-6-1) de 16 años, que incluyó una pelea contra Floyd Mayweather.

Cardona va a cumplir 22 años a fin de este mes y ha sido un boxeador profesional desde los 18, peleando por el Campeonato de Boxeo Profesional. Conocido coloquialmente como "The Stallion", o semental, nunca ha perdido una pelea profesional y tiene marca de 6-0-0 con tres nocauts.

Cardona es muy reservado y, aunque está muy orgulloso de lo que ha conseguido, nadie lo sabrá hasta que alguien se lo pregunte.

“Quiero ser campeón mundial en varias divisiones de peso”, afirmó.

Su último combate fue el primero en seis episodios y llegó hasta el último para ganar por la decisión de los jueces. Cardona sintió que estuvo en control toda la pelea y se siente confiado de volver a subir al ring.

"Soy una persona diferente en el vestidor, divertido y hasta bromista", aseguró. “Pero al subir al cuadrilátero, no siento piedad. Pienso en que tengo que superar al rival".

Entrenamiento para el ring

¡Uno, dos, golpe! ¡Uno, dos, golpe!

Cardona conecta un puñetazo en el saco del gimnasio, mientras Guerrero lo observa. El joven boxeador está bailando alrededor de la bolsa, con movimientos ligeros de sus pies, manteniéndolo la distancia mientras al mismo tiempo lanza golpes contundentes en algún rival imaginario.

El entrenamiento y la familia fuera del ring, definen la vida de Cardona. Él es muy joven. A primera hora de la mañana, Cardona sale a correr y luego vuelve a casa para preparar el café y el desayuno de su padre.

“Mi vida es el gimnasio”, aseguró Cardona. "Boxeo, las pesas y mi familia".

Esto es evidente si se observa con atención la cuenta de la red social Instagram de Cardona. Fotos de grandes platillos de comida casera saludable se entremezclan con otras tomas de entrenamientos de boxeo del peleador, además de algunos patrocinadores de artículos de nutrición.

Hay poco tiempo para actividades fuera de lo que hago, señaló Cardona.

"No quiero distracciones en este momento", apuntó. "Quiero ser exitoso."

El entrenador Guerrero anima a su pupilo, dentro y fuera del cuadrilátero.

“Le digo que use su cabeza”, afirmó Guerrero. “Que sea un boxeador inteligente. Así es como te ganas la vida".

Una rutina saludable

Al joven boxeador le gusta pasar el tiempo con sus cinco perros y cocinar para su familia y amigos, en el tiempo entre sus dos o tres entrenamientos al día.

Es una vida discreta y equilibrada que parece mantener a este "semental" bastante domesticado cuando está fuera del ring. Si no estuviera boxeando, dijo Cardona, que piensa que estaría compitiendo de alguna manera.

"Probablemente en el CrossFit", afirmó. "Me encantaría abrir un gimnasio si no estuviera en el mundo del boxeo".

Por ahora, Cardona parece contento entrenando y preparándose para su próxima competencia, aunque todavía no tienen a nadie definido con quien pelear.

“Queremos estar peleando por ese título mundial en un año y medio”, afirmó Guerrero. “Soy un gran creyente y sé que Dios me está cuidando".

Cuando concluyó el entrenamiento de aquel día, dijo sentirse fuerte y confiado, listo para cualquier desafío.

"Si no tienes confianza, qué haces en esto", finalizó Cardona. "Estoy listo para manejar mi negocio".

Justin Cardona's boxing match.